ARBA le apuntó a desarmaderos de Mar del Plata para combatir la evasión

En el marco de un operativo conjunto con el Ministerio de Seguridad bonaerense, la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) realizó este jueves verificaciones en 10 comercios dedicados a la venta de autopartes, en los que se constató mercadería sin documentación que avalara su procedencia legal, además de irregularidades en el pago de impuestos provinciales y en la presentación de declaraciones juradas..
El operativo, que se desarrolló en el marco de un programa aplicado en distintos puntos del Conurbano en estos últimos meses, fue coordinado y efectuado por personal de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires y efectivos policiales, quienes procedieron a allanar comercios de venta de repuestos y autopartes ubicados en las calles Rodríguez Peña, avenida Juan B. Justo y San Juan, en Ruta 88, y en 180 y 11 de Septiembre.

Los inspectores de ARBA trabajaron en base a información satelital y al entrecruzamiento de datos para detectar los depósitos clandestinos y a los responsables de comercios dedicados a la venta de autopartes usadas y de dudoso origen.

ARBA se basó en imágenes satelitales y apeló al cruce de información para efectuar la verificación presencial y remota de la totalidad de los domicilios asociados a los sujetos involucrados; las titularidades de todos los inmuebles involucrados -incluyendo su relevamiento catastral-, y las relaciones contractuales que posibilitan la explotación de dichos inmuebles.

También se analizó la registración y utilización de los nombres comerciales de los “desarmaderos”, la titularidad y consumos de los servicios de luz, gas, telefonía y electricidad, y su forma de pago; las declaraciones juradas de IVA y Ganancias; las declaraciones juradas y pagos del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, la titularidad y valuación de vehículos automotores, la titularidad de las terminales de tarjetas de crédito y sus movimientos, y la titularidad y consumos de cuentas bancarias a nombre de los sujetos involucrados.

Por último, se determinaron la titularidad y consumos de tarjetas de crédito emitidas por bancos del país y del exterior, los viajes registrados al exterior, las personas asociadas a los sujetos involucrados -relaciones personales, laborales y societarias-, y las vinculaciones con los proveedores y con los clientes -garantías, avales, forma de pago-.

El permanente cambio en las razones sociales y el “ocultamiento” de los titulares, sumada a la conducta de incumplimiento fiscal, obstacualizaban cualquier tarea de verificación y control que se quisiera realizar. Sin embargo, con la aplicación de herramientas de inteligencia y la coordinación de acciones con distintas áreas del Estado provincial permitieron avanzar sobre este núcleo duro de la evasión.

A partir de estas estrategias, ARBA accedió al efectivo control y verificación de contribuyentes sumamente emblemáticos que han evidenciado históricamente una conducta fiscal altamente irregular, y se pudieron establecer los reales niveles de actividad económica de dichos establecimientos.

Además, se determinó al verdadero sujeto responsable de los mismos, se aseguró el ingreso de las diferencias que surgen por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, y se controló y regularizó el pago del Impuesto Inmobiliario de partidas de alta valuación.

DETALLES DE LOS OPERATIVOS EN MAR DEL PLATA

En declaraciones a 0223.com.ar, el Jefe de Departamento de Inspecciones Sedatarias de ARBA, Gerardo Salvioli, explicó este jueves que para realizar esas tareas se trabajó con información previa obtenida por la Agencia de Recaudación mediante la utilización de imágenes satelitales.

“En esas imágenes se pudo constatar el movimiento no habitual de mercadería de autorpartes, por lo que se hicieron tareas de inteligencia y se logró registrar mercadería de procedencia presuntamente ilícita”, amplió el funcionario.

Según detalló más adelante, “ARBA también se ocupó de todo lo que refiere a impuestos provinciales, a la verificación de la declaraciones de impuestos y la presentación de declaraciones juradas” de los propietarios de los locales inspeccionados.

“En todos los casos se detectaron irregularidades, ya que la mercadería que poseían se hallaba sin documentación de respaldo y por lo tanto no se podía verificar la procedencia de la misma”, agregó.

“Los propietarios fueron identificados, aunque no detenidos, y se les labraron actas de infracción que desvirtúan o no la clausura, la que va a depender de los descargos que formulen”, indicó Salvioli, y advirtió que “en caso de que no puedan justificar el origen legal de los productos, se va a proceder a la clausura de los comercios en un plazo no mayor a 10 días”.

Comentá la nota