Aranguren justificó el aumento de combustible: "Subió por debajo del promedio de los precios"

Aranguren justificó el aumento de combustible:

Tras la presentación del nuevo acuerdo laboral para Vaca Muerta, el ministro aseguró el fin del barril criollo.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, relativizó este miércoles la suba de precios de los combustibles que entre mañana y el jueves tendrían un incremento que se estima en 8% promedio. Al respecto aseguró que "el año pasado aumentaron 31 por ciento cuando el índice promedio de precios del país estuvo por encima de ese valor".

El año pasado había defendido la suba del gasoil y las naftas porque sus precios estaban atados a la cotización oficial del dólar, cuya cotización había trepado 40%. Aquella vez había desautorizado a su par de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat Gay, quien antes había asegurado que los precios ya estaban alineados con el precio del dólar “contado con liqui”.  

Además, el funcionario destacó que el Gobierno acordará "un periodo de transición" para alcanzar una paridad con los precios internacionales, lo cual dará "una cierta previsibilidad para que todos sepan qué es lo que se puede esperar". De lograrse esta paridad, los precios de los combustibles deberían bajar. Precisamente por esta baja es que los gobernadores  petroleros insisten en la defensa del precio interno del crudo, también conocido como “barril criollo”.

Acerca de la convergencia de precios internos con los internacionales, el ministro comentó que "lo van a escuchar cuando las empresas acuerden cuál es el mecanismo gradual para alcanzar tales precios, de alrededor de 60 dólares el barril", agregó. Por estos días el barril de crudo WTI ronda los 53 dólares y se lo proyecta a hasta los 57 dólares para mediados de año.

"Lo importante es que Argentina, gradualmente, ha ido acercándose a los precios internacionales, aunque todavía falta un poco", aseguró Aranguren anticipando el fin del barril criollo.

"Vamos a ir hacia esos precios y, al mismo tiempo, dar previsibilidad y gradualismo al precio de los combustibles", señaló, Aranguren para concluir que "en un mercado libre, es decisión de los actores económicos el precio".

La suba de precios, sostienen en el equipo del ministro, es necesaria para que aumenten las inversiones y crezca la oferta. Sin embargo, como adelantó LPO, YPF no tiene definido un plan de inversiones, solo planificado un recorte, y las demás petroleras también están reduciendo sus planes de inversión.

El ministro Aranguren explicó que "la nafta, como cualquier otro producto de nuestra economía, está sujeta a la variación de sus costos, y sus costos tienen que ver con el precio del petróleo crudo y la evolución del tipo de cambio".

Respecto del precio de los combustibles, Aranguren indicó que "seguramente mañana o pasado habrá novedades" sobre el aumento del combustible, y eludió confirmar si será del 8%, al indicar que "todavía no hubo un acuerdo entre las empresas". Originariamente se esperaba para el incremento de precios para el fin de semana pasado, pero el acuerdo con los productores sigue demorado.

Con un incremento promedio de 8% los precios de referencia para las principales marcas comercializadas en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires serán de 18,50 para la nafta súper, $21 para la nafta premium, $17 para el diesel común y $19 para el diesel premium.

El ministro explicó en declaraciones realizadas a la prensa tras acompañar al presidente Macri en el acto por Vaca Muerta en la Casa de Gobierno que "la nafta, como cualquier otro producto de nuestra economía, está sujeta a la variación de sus costos, y sus costos tienen que ver con el precio del petróleo crudo y la evolución del tipo de cambio".

"Cuando decimos las naftas aumentan, sí, aumentan. El año pasado aumentaron por debajo de lo que ha sido el aumento promedio de los precios en la economía", indicó Aranguren a la prensa tras participar del acto por Vaca Muerta en la Casa de Gobierno.

Comentá la nota