Aramburu aseguró que el Gobierno “no va tolerar" que pretendan imponerle funcionarios.

El ministro Coordinador, Guillermo Aramburu, desestimó la amenaza del personal de la Dirección Provincial de Puertos de llevar adelante medidas de fuerza si no se accede a la designación de Salvador de Gaetano como vicepresidente del organismo. El titular de la Cartera política observó que el planteo “de ninguna manera condicionará el accionar del Gobierno”. Es como respuesta al reclamo de delegados y empresarios vinculados a la actividad portuaria quienes resolvieron dar plazo hasta el jueves para que el Ejecutivo confirme a Salvador de Gaetano como vicepresidente de la repartición. En ese sentido, remarcó que “los planteos de llevar adelante medidas de acción gremial por esta situación son absolutamente ilegales”.
Luego de que Rubén Hibauza rechazara el cargo de vicepresidente de la DPP que le había ofrecido Fernando García Carral, los trabajadores de la entidad portuaria determinaron, en asamblea, esperar hasta el jueves para que el Ejecutivo confirme a Salvador de Gaetano como vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos (DPP).

La decisión fue consensuada con representantes de la actividad turística, comercial y con empresarios del sector, debido al arribo del buque Mariner of the Seas, previsto para el mismo día, que traerá 3500 personas a nuestra ciudad, entre tripulantes y pasajeros.

Si bien Aramburu señaló que “el Ejecutivo es absolutamente respetuoso de todos los espacios democráticos, como en el que los trabajadores eligieron a una persona para proponerla como Vicepresidente de Puertos”, el funcionario observó que “de ahí que su designación sea una obligación por parte del Estado, me parece que hay un trecho bastante grande y que se están confundiendo las cosas”.

“Una cosa es la expresión democrática de los trabajadores, al decir quiénes les gustaría que sea el Vicepresidente, y otra la facultad constitucional que tiene la Gobernadora de definir quiénes serán las autoridades del Estado”, señaló, para advertir luego que “no vamos a tolerar ninguna intimación de este tipo”.

En ese sentido, remarcó que “los planteos de llevar adelante medidas de acción gremial por esta situación son absolutamente ilegales”.

Aramburu anotó que “de las propias actas labradas por los trabajadores portuarios surge que la elección que hicieron fue para poder proponer a una persona al Ejecutivo”, por lo que rechazó “el reclamo que hacen luego para que el Gobierno se encuentre obligado a aceptar esa supuesta proposición, porque, justamente, dejaría de ser una proposición y pasaría a ser imposición, incurriéndose en una ilegalidad”.

El Ministro reiteró que “desde esta Gestión no se va tolerar que se pretenda imponer a un funcionario”, toda vez que “eso es absoluta competencia de la Gobernadora”.

Comentá la nota