Araceli Saavedra estuvo en el municipio esta mañana

Esta mañana la ex titular de la polémica "financierita" estuvo en el municipio pagando deudas de servicios urbanos, tras cumplir definitivamente su condena, el pasado 21 de octubre.
Lució un cabello negro, brilloso y largo y unos enormes lentes oscuros. Mientras esperaba su turno, habría comentado lo linda que veía a la ciudad bajo el mandato de José Eseverri y a un hombre que la compañaba, le habría dicho que quería tener todo al día.

La semana pasada, el 21 de octubre, se cumplió la totalidad de la condena de Araceli Saavedra, titular de la llamada "financierita", donde se volatilizaron millones de pesos de ahorristas de Olavarría y de muchas otras ciudades. La mujer ya había accedido a la libertad condicional, el 21 de junio de 2008, tras estar dos años y ocho meses presa y cumplirse los dos tercios de la condena que se le impuso. El beneficio le había sido concedido por no estar firme la pena. Finalmente, Araceli Saavedra saldó definitivamente sus cuentas con la Justicia hace apenas 5 días y esta mañana se la vio en el municipio pagando deudas de servicios urbanos.

Araceli Saavedra comenzó atender a sus clientes en 2006, en lo que hasta entonces era su humilde local de ropa en Berutti al 2900. Por esos días, centenares y centenares de olavarrienses y personas de la región se aprestaban durante madrugadas y noches enteras a esperar que la suerte estuviera de su lado. El negocio funcionaba bajo el clásico sistema piramidal que asegura los abultados pagos a los primeros inversores pero el resto no ve una moneda. Eso es lo que ocurrió con la "financierita" tras lo que las protestas encarnizadas se transformaron en demandas judiciales y el 22 de octubre la mujer fue detenida, cuando intentaba huir del escándalo, en un motel de las afueras de Azul.

La casa de Berutti fue ocupada por varios de sus custodios que permanecieron allí a pesar de que Araceli Saavedra había elegido otro destino para esa vivienda. El inmueble tiene importantes deudas de servicios urbanos por lo que la mujer habría estado esta mañana en el municipio, pagando cuentas. Quienes pudieron advertir su presencia, admitieron que no fue fácil reconocerla; tiene ahora el pelo largo, lacio y de un negro brillante y detrás de unos lentes grandes que tapaban gran parte de su cara, habría comentado lo linda que veía a la ciudad bajo el mandato de José Eseverri.

Comentá la nota