"Aquí está en juego el prestigio de los 32 legisladores y de la gente que realmente trabaja"

La turbulenta transición legislativa llevó al desde hoy presidente de la Cámara de Diputados Juan José Bergia a ratificar la decisión de revisar y suspender contratos llevados adelante durante este recambio, estudio que entiende podría llevar por lo menos sesenta días. Asimismo manifestó que está no solamente en juego el prestigio de todos los legisladores sino también del personal que realmente trabaja.
El diputado en ningún momento ocultó su malestar con las autoridades salientes (Alicia Mastandrea) quien comprometió una transición ordenada, algo que --manifestó-- no cumplió, y más allá del anuncio de la auditoría de corte que está llevando adelante, Bergia anticipó que está conversando con todos los bloques políticos y que pedirá la realización de una auditoria desde la Nación.

"Demostré que no se me puede tildar de levanta manos, pero tampoco quieran manejarme y dejarme todo ocupado, Quiero suspender las cosas que se hicieron y empezara revisar. Vamos a sentarnos arriba de la caja para ver qué tenemos, lo que se pagó y lo que se debe".

También hizo saber que junto a los diputados que finalizaron su mandato, se deben ir el personal de gabinete y los contratados. "Los que estaban bajo la órbita de esos diputados --salvo que sean necesarios para los nuevos diputados-- deberán irse".

Cuidar la caja

El legislador reconoció que la decisión que tomó fue muy difícil pero que era el único camino que quedaba. Producida esta circunstancia entendió que lo más correcto era empezar a conversar con cada bloque político y sector de trabajadores con quienes se comprometió a ser eficiente en el gasto y la inversión. "Vamos a cuidar la caja para analizar con qué contamos en la Legislatura. Más allá de los dos últimos nombramientos de personas a las que respeto muchísimo, manifesté --antes de que sucediera-- que no era lo correcto ni la oportunidad de hacerlo, el tiempo. Además que nadie me consultó ayer (por el miércoles), se seguían haciendo notificaciones con ascensos".

Criticó la existencia de largas listas en distintos sectores del personal al que se le certifica funciones y no trabaja. "No podemos permitirlo, por eso tomé una decisión de suspender y revisar todo". Recordó que la Legislatura tiene un puntaje asignado a cada diputado de 325 puntos con los que puede tener seis empleados, pero además un monto asignado para contratos de 15.600 pesos. "En las conversaciones dije que iba a respetar esto; pero uno acuerda cuestiones de transición y transparencia que luego generan sorpresa".

Al igual que lo hizo en la sesión, pidió el acompañamiento de los trabajadores para conducir el Poder; lo mismo hizo con sus pares diputados, sosteniendo que los quiere hacer partícipes de todo".

Consultado sobre el tema de las revisiones que de antemano comenzó a llevar adelante, dijo que "estoy preocupado, no puedo entender algunos gastos que son sorprendentes. A su debido tiempo los vamos a informar a la sociedad porque no hay nada que esconder y tampoco quiero llegar con las manos atadas o compromisos que no puedo asumir. Hay gente del Poder, dispersa en distintos organismos, a la que estoy convocando a que me ayuden para poder mirar esta Legislatura con una visión distinta".

"Quiero llevar tranquilidad al personal que trabaja que vamos a seguir buscando soluciones, y los que nunca trabajaron tengan en cuenta que está en juego el prestigio de los 32 legisladores y de los empleados del Poder.

Comentá la nota