Por el apuro electoral, hacen 15.000 DNI por día sin verificar identidad

Por el apuro electoral, hacen 15.000 DNI por día sin verificar identidad
Usualmente se hacen unos 6.000 ejemplares diarios. El Gobierno aumentó el ritmo de producción saltándose normas elementales de seguridad. No se revisa si la persona está viva
El apuro del Gobierno por apuntalar las chances de Néstor Kirchner y de los candidatos del oficialismo en las elecciones del 28 de junio no deja lugar para las sutilezas. Desde hace diez días, por órdenes de las máximas autoridades del Registro Nacional de las Personas (RENAPER), se imprimen unos 15.000 DNI por día sin verificar la identidad de los solicitantes ni chequear si los titulares de los documentos están vivos o muertos, dos normas elementales de seguridad que nunca se habían vulnerado de forma masiva en el país desde que existe el documento único. La gravedad de la situación motivó la presentación de un Pedido de Informes al Poder Ejecutivo y un reclamo de acceso a la información pública impulsados por el senador Gerardo Morales, presidente de la UCR.

Dos empleados del RENAPER confirmaron a El Cronista que en los últimos días en ninguno de los trámites para la obtención del DNI se revisa si las huellas dactilares impresas por los solicitantes en los nuevos documentos son las mismas que las que existen en las bases de datos y en los archivos del organismo, que conserva los originales de las impresiones digitales de los ciudadanos. La comparación de huellas es el único modo fehaciente de comprobar la identidad de una persona.

"Lo que están haciendo ahora es un desastre. Yo he visto varias irregularidades a lo largo de los años en el Registro, pero nunca se dejaron de chequear las huellas. Así cualquiera puede hacerse de un DNI legal pero con las huellas de otro, sin que exista forma de comprobar que es falso", explica uno de los empleados del RENAPER.

Para decirlo de otra manera, cualquier persona que tenga problemas judiciales o que, por ejemplo, permanezca prófugo, puede tramitar hoy mismo un duplicado de su DNI en cualquiera de las más de 3.000 oficinas habilitadas por el RENAPER, y pedirle a cualquier otra persona que imprima sus huellas digitales en la cartilla del documento. Así obtendrá un DNI legal y con un beneficio adicional: las fuerzas de seguridad que escanean las impresiones digitales para verificar la identidad no podrán comprobar a quién pertenecen.

¿Por qué se ordenó saltear ese paso esencial? La clave está en la velocidad. En tiempos de normalidad, el RENAPER confecciona entre 6.000 y 7.000 DNI por día. Eso no alcanza a satisfacer las necesidades electorales que tiene el kirchnerismo hoy. Obediente con ese objetivo, la Directora del RENAPER, Mora Arqueta, consiguió acelerar ese proceso hasta lograr que el organismo que conduce imprima 15.000 ejemplares al día.

El ‘milagro‘ de eficiencia, según explicaron fuentes de ese organismo, se consiguió evitando el chequeo de las huellas. Hasta hace pocos días: el procedimiento habitual dentro del edificio de Perón 664 indicaba que cada expediente pasaba ante la vista de uno de los más de cien dactilóscopos que trabajan en el organismo, quienes cotejaban en su computadora que la huella impresa en la cartilla en blanco por el solicitante del DNI se correspondiera con la que existe en la base de datos del RENAPER y verificaba en el sistema que el solicitante estuviera vivo. Luego de esos controles, el dactilóscopo imprimía su sello sobre el trámite.

Luego de la verificación del dactilóscopo, un ‘confeccionista’, así los llaman en la jerga del RENAPER agujereaba la cartilla en blanco para ponerle el número de DNI perforado. Ahora se omite el paso de la verificación de las huellas, con lo cual cada uno de los cerca de 200 confeccionistas saca unos 100 DNI por día sin el sello de los dactilóscopos.

En los pasillos del Registro, la nueva práctica se convirtió en el comentario que más circula: los empleados obligados a poner su firma temen ser acusados por falsificación de documento o de supresión de identidad.

La cuestión se vuelve más compleja ahora, cuando el RENAPER se integra a la maquinaria electoral del oficialismo y los DNI que se hacen en primer término son los que provienen de distritos en donde la intención de voto de los candidatos de la Casa Rosada es más alta. Según admitió a este diario un funcionario que trabaja en la campaña del oficialismo, los punteros e intendentes del conurbano bonaerense suelen mandar cajas de trámites con unos 200 ó 300 DNI cada una. Todos esos documentos salen a velocidad récord, pero sin que se cumplan las medidas de seguridad.

Según Morales, "se han comprobado irregularidades en tramitaciones de DNI". "Por ejemplo, en algunos casos se cumple la norma de solicitar la entrega del antiguo ejemplar pero otras veces no", dijo el senador jujeño en diálogo con este diario.

Comentá la nota