Por apurar los pagos de la deuda, Boudou choca con el Banco Central

Por apurar los pagos de la deuda, Boudou choca con el Banco Central
El Fondo del Bicentenario sigue bajo análisis de abogados aquí y en Nueva York. Pero el ministro insiste en que alcanza la decisión política para usar US$ 6.569 millones de reservas.
El ministro de Economía, Amado Boudou, decidió en las últimas horas apurar la implemantación del cuestionado decreto de necesidad y urgencia (DNU) 2010/09 que creó el Fondo del Bicentenario que permitirá pagar deuda con las reservas del Banco Central y así hacer frente al grueso de las obligaciones del año que se inicia, que vencen en febrero.

Pero el apuro le juega en contra ya que deberá ofrecerle al Central una letra que tiene que ser aprobada por el directorio de la autoridad monetaria, una propuesta que, al menos, es considerada desprolija en el mercado, por las ambigüedades del DNU y del discurso de los principales referentes del Palacio de Hacienda en cuanto al uso de las reservas.

Esa vaguedad podría abrir las puertas a futuros juicios por parte de los acreedores externos y que hasta los directores más kirchneristas del BCRA (mayoría en la mesa de nueve miembros) dudarán en poner la firma para la habilitación de las reservas por US$ 6.569 millones ya que la redacción del DNU no fue tan prolija como cuando se utilizaron los dólares de la entidad para pagarle al Fondo Monetario Internacional. En ese caso, hubo una ley que aclaraba que el efecto monetario debía ser neutro. En esta ocasión, no hay nada que lo garantice.

A su vez, el gobierno de San Luis presentó una demanda ante la Corte por el DNU (ver aparte). Ya sea que se expida a favor o en contra, el máximo tribunal no se expedirá hasta febrero.

Paralelamente, el Congreso debe decidir quiénes serán las autoridades de la comisión que revisará los DNU. Esto no ocurrirá antes de marzo.

Aunque Boudou considera que la utilización de las reservas es una decisión política, sin alguno de los dos dictamenes, el del Congreso o el de la Corte, es poco problable que el directorio del BCRA se arriesgue a liberar un pago "flojo de papeles" de más de US$ 6.500 millones.

Parte de las tensiones entre el Ministerio de Economía y el Central fueron explicitadas en las últimas semanas. Cuando San Luis fue a la Corte, Boudou dijo que "ésta no es una decisión judiciable, es una decisión política".

El líder de los senadores K, Miguel Angel Pichetto, fue más allá sobre el tema: "El Banco Central ya no tiene la autonomía de la época de la convertibilidad, si no sería más importante presidir el BCRA que ser elegido por el voto popular".

Lo que vendrá. A pesar del apuro de Boudou, la implementación de la operación, que no se conoce cómo se realizará, al menos pasaría a marzo.

En el sector financiero la pregunta es si la Argentina tiene posiblidades de salir al mercado voluntario de crédito antes de esa fecha sin hacer esta ingeniería, que fue presentada por la Presidenta y Boudou como una herramienta que busca agregar certidumbre a la economía argentina.

Aunque la decisión de lanzar el Fondo del Bicentenario fue apoyada por el mercado con una suba en la cotización de los bonos, la incertidumbre parecen darla las ambigüedades de los discursos de Boudou y el viceministro de Economía, Roberto Feletti. Mientras que el primero aseguró en un encuentro con los periodistas de fin de año que el fondo se agotará en 2010 ya que se usará para pagar capital e intereses de la deuda, horas después, Feletti le dijo al diario Crítica en un extenso reportaje: "No es algo firme que se vayan a usar (los fondos)".

Ratificó lo que critica la oposición: "Se liberan recursos para otros gastos". Claudio Lozano, entre otros legisladores, cree que con el Fondo del Bicentenario el Gobierno podrá reasignar partidas del presupuesto sin pasar por el control del Congreso, por más de $ 20 mil millones.

Los abogados del BCRA, que comanda Martín Redrado, están estudiando el decreto para emitir su dictamen.

También lo hacen sus abogados de Nueva York. A pesar de las consultas de PERFIL, el BCRA no informó sobre la marcha del expediente de Economía. Tampoco opinó sobre las declaraciones de Boudou y Pichetto.

Comentá la nota