Apuran la llegada de recursos en auxilio de la vitivinicultura

Son parte de los $ 54 millones prometidos para todo el año por el reintegro de 2,5 puntos de las retenciones.
El Gobierno provincial se esperanza con que arriben antes de que concluya 2009 la primera partida de $ 10 millones para asistir a productores y bodegas pymes con subsidios o créditos blandos. Estos fondos son parte de las retenciones a las exportaciones de vino que en la última Vendimia la presidenta Cristina Fernández anunció que devolvería y aún adeuda.

Por medio de este plan atrasado de asistencia a la producción, para todo 2009 se preveía la llegada, por el reintegro de 2,5 puntos (50%) de lo que el sector paga de retenciones, de un total de $ 54 millones a distribuir entre las provincias vitivinícolas de país. Pero como el año prácticamente ya pasó, desde las provincias vitivinícolas se está intentando avanzar para lograr que la Nación adelante al menos $ 10 millones de estos fondos y que el resto ($ 44 millones) sea entregado en 2010.

"Lo previsto para este 2009 son $ 54 millones, de los que adelantarán antes de fin de año unos $10 millones para comenzar a trabajar. Mientras que en 2010 se completará lo de este ejercicio ($ 44 millones) más otros $ 56 millones", explicó Javier Espina, subsecretario de Promoción Industrial de Mendoza.

En Mendoza este dinero se destinará para que los productores y bodegueros pymes incorporen tecnología e incrementen sus estándares de calidad.

"Nos hemos reunido con representantes de La Rioja y San Juan para comenzar a diagramar de manera conjunta los proyectos vitivinícolas que se desarrollarán con estos fondos", dijo Espina.

Las provincias vitivinícolas coincidieron en plasmar como marco general del proyecto cuatro ejes temáticos para orientar la asistencia: mejora en la calidad de los productos; especialización de la uva que se destina a jugo de uva concentrado; el apoyo a la promoción de las exportaciones de pequeñas y medianas bodegas; y el desarrollo del vino artesanal.

En Mendoza, tomarán mayor relevancia aquellas propuestas de productores y bodegueros que se inclinen por aumentar la calidad de sus productos y que tengan iniciativa para especializarse o incrementar la producción de uva para mosto concentrado.

La carpeta con esta propuesta que incluye los 4 ejes temáticos será enviada a la Secretaría de Agricultura de la Nación a fines de noviembre, para que una vez que este organismo oficial le dé el visto bueno puedan comenzar a transferirse los fondos a las provincias.

"En una primera etapa se concederán unos $ 5 millones para los proyectos de pequeños productores y los otros $ 5 millones para la promoción de los productos vitivinícolas en el mercado interno y externo", acotó Espina.

Los fondos se distribuirán de acuerdo a un índice que ponderará la cantidad de hectáreas vitivinícolas y el monto de las exportaciones por jurisdicción.

Luego, cada una de éstas hará extensivo los fondos a los beneficiarios a través de aportes no reintegrables o con financiamiento para capital de trabajo a bajo costo. En el caso de Mendoza, aunque aún no está definido, podrían ser ventanilla para recibir las iniciativas de los beneficiarios ProMendoza, el Instituto de Desarrollo Rural, el Idits o hasta el propio Fondo para la Transformación y Crecimiento.

Uno de los requisitos para acceder a esta ayuda es que los productores beneficiados no podrán superar las 20 hectáreas de producción y su ingreso monetario principal deberá provenir de la vitivinicultura. En el caso de las bodegas, aún no está definido cuáles serán los criterios que se tomarán. Según Espina, con estos fondos se apuntará a lograr cambios estructurales para el mediano y largo plazo en la vitivinicultura nacional.

Comentá la nota