El PJ apura cierre de una difícil lista de unidad

El peronismo buscará en 30 días que el Congreso provincial esté aprobando las candidaturas fruto del consenso. Afirman que no hay tiempo para una interna.
El Partido Justicialista (PJ) de Córdoba pisará el acelerador esta semana para buscar cerrar una difícil lista de unidad para los comicios del 28 de junio, que integre a todos los sectores enfrentados en la actualidad y asegure una elección con chances (frente al juecismo) basadas en la recuperación del piso histórico que lo sitúa en el 35%.

La futura lista de candidatos a senadores y diputados deberá estar “más o menos consensuada en un mes” para que cuando se reúna el Congreso provincial esté todo “premascado” y tienda a evitar una interna calificada como “inconveniente” y a “contrapelo de los acotados tiempos que median entre el 28 de junio”.

Una lista de “unidad” o “consenso” significa que se profundizarán las conversaciones entre el “schiarettismo” con los sectores liderado por el ex gobernador José Manuel de la Sota, con el de Olga Riutort, con los kirchneristas Eduardo Accastello, Ricardo Jaime y Alberto Cantero, y con el del defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino.

De allí deberán surgir los candidatos a senador y a diputados nacionales, siempre y cuando el PJ no encuentre un candidato extrapartidario que quiera sumarse en una especie de pacto similar al que experimentó De la Sota cuando formó la Unión de Fuerzas Sociales (UFS).

Sin embargo no será tarea fácil, ya que hay un ala del gobierno provincial que no quiere en sus listas a kirchneristas como el caso de Cantero, Jaime, Accastello o Ricardo Moreno.

En este sentido, Cantero aseguró que su intención no es ir por fuera de las estructuras del PJ, y declaró su organicidad, al igual que Accastello, cuyos dirigentes firmaron que el intendente de Villa María no será candidato pero jugará en el esquema del Partido Justicialista.

“No los podemos correr, pero la campaña que tiene planificada Schiaretti enarbolará tres reclamos que no caen bien en la Casa Rosada, como son la rebaja de las retenciones, la defensa del Polo Productivo provincial y la urgente sanción de una nueva ley de coparticipación”, temas que serán difíciles de defender a peronistas K, adelantó una alta fuente al ser consultada.

En menos de un mes, el peronismo tendrá que tener una lista que tenga el siguiente perfil:

1-El gobernador no quiere de-sarmar el Gabinete, sabe que va a tener que pilotear una crisis y no quiere experimentar con nuevos ministros, por lo que si hay, van a ser muy pocos. (La alusión parece un traje a medida para el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei).

2-La lista se podría nutrir con figuras que no sean de la estructura del gobierno o del Gabinete, y que provengan del sistema productivo agropecuario o industrial, aunque los nombres que más se repiten en los despachos de la Casa de las Tejas sean los de Héctor Campana o Eduardo Mondino. Muchos, incluso, admiten que en este contexto de una campaña corta De la Sota debería ser considerado, aunque el ex gobernador reiteró que no será candidato en esta campaña.

3-Se trabajará mucho con los referentes regionales del peronismo, porque se realizará una campaña fuerte tanto en Capital como en el interior.

Para casi todos los dirigentes peronistas consultados, la mayor debilidad electoral del PJ es la falta de integración, y de allí surguen las posturas diferentes.

Accastello en Villa María, quien reclamaba internas, consideró que en el actual contexto es mejor buscar la unidad, mientras que Olga Riutort, la titular del Consejo de la Capital es imprescindible realizar lo antes posible las internas para cargos partidarios.

La «unidad» para Riutort podría habilitar un reclamo en la lista de diputados o para el concejal Miguel Siciliano o para su hija Victoria Flores.

Desde el grupo de Accastello se afirmó que “si se integra el PJ vamos por dentro, pero no participaremos de una lista por afuera con Daniel Giacomino».

El “accastellismo” no postulará directamente al intendente villamariense para un lugar en una posible lista de unidad, pero cree que podría ir Fernando Boldú, Marcelo Pascual o Gustavo Magrin.

Igual postura tiene Cantero, quien dijo a este matutino que irá por dentro del PJ, aunque en el caso del diputado nacional este termina su mandato en 2009 y podría repetir ya sea en la Cámara alta como en la baja.

Cantero trabaja en Córdoba Capital con partidos de Unión por Córdoba entre los que se anotaron la Democracia Cristina de Juan Carlos de la Peña y Unión Popular de Hugo Ruarte.

¿Dos listas?

La negativa de los peronistas K en no ir por fuera del PJ da por tierra la posibilidad de una segunda lista peronista, en este caso kirchnerista, que se contraponga a otra de sello “schiarettista” donde se englobaría al delasotismo, al riutortismo, y a Campana o Mondino.

Un grupo de dirigentes e intendentes del interior, más sectores delasotistas de la Capital, se reunieron el fin de semana y arribaron a la conclusión que en caso de que De la Sota no sea candidato a gobernador, ya que el ex gobernador -de viaje por El Salvador- se autoexcluyó en reiteradas oportunidades, podrían postularlo al intendente de Oncativo, Osvaldo Vottero. Vottero es el actual titular del bloque de intendentes de Unión por Córdoba y dirigente con buena llegada al sector ruralista (todavía el PJ no encontró un dirigente agrario para incluir en las listas).

La nómina podría completarse con las candidaturas de Daniel Passerini, el titular del bloque de legisladores de UPC; y los híperdelasotistas Marcelo Falo o Carlos Alesandri.

Las posibles candidaturas a senador de De la Sota o la de Mondino, aparte de los inconvenientes señalados, tienen en contra el veto del kirchnerismo. En el caso del defensor del Pueblo de la Nación, éste deberá además renunciar a su cargo para poder hacer campaña política.

Hay quienes consideran que estos escollos podrían zanjarse con algún grado de razonabilidad, pero todo sigue estando aún en el plano de la ingeniería política.

Otros referentes del riñón K hablan de una reunión con Néstor Kirchner en el transcurso de esta semana, donde se podría definir algún tipo de armado cordobés ya sea por dentro del PJ (o eventualmente y con muchas menos posibilidades, por fuera).

Se contrapone la preocupación de algunos dirigentes cercanos a Schiaretti que afirman que “nosotros haremos nuestra lista sin pedirle permiso a nadie, y no es que nos estemos peleando, sino que estamos buscando plebiscitar la gestión del gobernador”.

El titular provisiorio del PJ, Carlos Caserio, habló de “generosidad con todos los sectores y las regiones”, y expresó que hasta el momento “no hay ningún veto de Kirchner”.

Así las aguas aparecen revueltas, al menos por ahora. El dirigente K, Ricardo Moreno, del sector híperkirchnerista de Jaime, expresó que esta semana comenzarán las tareas para “ordenar y compaginar con Schiaretti la participación del Frente para la Victoria dentro de Unión por Córdoba”.

Los intereses al menos parecen entrecruzados entre dos sectores del PJ, divididos por el grado de aproximación o distanciamiento a la Casa Rosada.

Comentá la nota