Apuntan a desarmaderos para prevenir el dengue

La Capital y Buenos Aires buscan anticiparse a otra posible epidemia
La gripe A dio una tregua en los últimos días. Pero las autoridades sanitarias consideran que habrá que convivir bastante tiempo más con el virus H1N1, incluso cuando se eleve la temperatura. Y, en ese momento, podría reaparecer otra epidemia: el dengue, que espera su nuevo turno después de ser vencido por el invierno. Sorprendió su violenta irrupción en el primer trimestre del año. La Capital y la provincia de Buenos Aires empiezan ahora a prepararse con más tiempo.

El ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, y su par porteño, Jorge Lemus, explicaron ayer el plan conjunto que desarrollarán para atacar al mosquito que transmite esa enfermedad. Uno de los puntos vitales del proyecto es retirar algunos desarmaderos de automóviles, por ser estos lugares reservorios para la cría de estos insectos.

Zin detalló que, en la provincia de Buenos Aires, comenzarán en los próximos 15 días a compactar y a enterrar más de 10.000 carrocerías de vehículos abandonados con especial atención en uno de esos depósitos de chatarra ubicado en Ciudadela. En esa localidad se produjo el mayor brote de dengue autóctono. En un corredor epidemiológico detectado entre Ciudadela y Liniers, donde existe un cotidiano intercambio de viajes con Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, circulan varias de las cepas de la enfermedad.

Por ahora, en la región metropolitana fue detectada la cepa D1 del dengue. El peligro aparece cuando una persona que fue contagiada con ese tipo de virus es picada también por un mosquito portador de alguna de las otras tres cepas.

Las labores de descacharrado se completarán en ambos distritos con un plan de contingencia para que, un día a la semana, los vecinos saquen los trastos de sus casas y éstos sean recolectados por el servicio público. Además, se enviarán biolarvicidas a escuelas y hospitales para combatir el hábitat de los mosquitos.

Zin y Lemus se reunieron anteayer con el ministro de Salud, Juan Manzur, para adelantar las medidas del plan nacional contra el dengue. El Ministerio de Salud había anunciado el 14 del mes pasado que ese día se pondría a disposición de la presidenta Cristina Kirchner una iniciativa para contener la transmisión de enfermedades por los mosquitos, pero aún no se dio a conocer ese proyecto. Se estima que pasado mañana, durante una reunión del Consejo Federal de Salud, se definirán los pasos por seguir.

Por lo pronto, la Capital y la provincia de Buenos Aires presentaron sus líneas de acción durante un encuentro con la prensa en el que los ministros de Salud de ambos distritos ratificaron su convencimiento de que los contagios de la gripe A están en una etapa de descenso. Una complicación adicional se daría en caso de que se superpongan estas enfermedades de similares síntomas (ver infografía).

Esperan los funcionarios que las medidas de prevención contengan la transmisión del dengue, que este año causó cinco muertes y unos 25.000 afectados. "La intención es estar un día antes de la aparición del mosquito adulto", dijo Lemus para graficar el sentido de las medidas de control. "Creemos que el brote se va a producir mucho más temprano que el anterior", agregó Zin para adelantar el porqué de empezar ahora los trabajos de prevención.

Según el director de Epidemiología del Ministerio de Salud bonaerense, Mario Masana Wilson, la única complicación se daría si circula un tipo de dengue diferente del que atacó hace unos meses.

Comentá la nota