Apuestan a los gobernadores para avalar el uso de reservas

Apuestan a los gobernadores para avalar el uso de reservas
El oficialismo busca votos que le permitan ratificar el polémico DNU; ofrece fondos a las provincias
El oficialismo ya da por superado el caso de Martín Redrado, cuya salida del Banco Central se definirá la semana próxima, y empezó a trabajar en la que será su próxima batalla en el Congreso: conseguir el número de legisladores necesario para liberar el uso de reservas que quiere destinar a pagar deudas y gastos. Con ese objetivo, apuesta al apoyo que pueda obtener de los gobernadores.

"En temas como éstos, que no son tan ideológicos sino más bien de gestión, es más factible alcanzar acuerdos con los sectores que tienen responsabilidades de gobierno", reflexionó ayer una fuente del bloque de diputados kirchneristas. Cerca del jefe de los senadores oficialistas, Miguel Pichetto, coincidieron en que las negociaciones se iniciarán la semana próxima.

La estrategia es la misma que trazan en la Casa Rosada, donde, pese a que el uso de reservas del Banco Central está trabado por la Justicia, se descarta una convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso. "Necesitamos este mes para negociar con los gobernadores", explicó a La Nacion un funcionario con despacho en Balcarce 50. Entre los responsables de delinear la estrategia legislativa del oficialismo cayeron muy bien las declaraciones que ayer hicieron tres gobernadores no alineados con la Casa Rosada, todos ellos con grandes urgencias financieras. Aunque con matices, Ricardo Colombi (Corrientes), Juan Schiaretti (Córdoba) y Hermes Binner (Santa Fe) apoyaron la posibilidad de usar reservas del Banco Central por parte del Gobierno y dieron esperanza al oficialismo.

Un recurso que usaría la Presidenta para acercar posiciones será el anuncio de que el Fondo del Bicentenario se aplicará también a obras de infraestructura e inversión pública (ver aparte).

"El objetivo planteado en el Fondo es el más eficiente desde el punto de vista económico-financiero", sostuvo el radical Colombi, el más decidido defensor de la medida oficial, por medio de un comunicado.

Schiaretti se mostró abierto a la posibilidad del uso de las reservas. Pero reclamó que la medida resuelva también las necesidades de las provincias. "Si se crea el fondo, tiene que contemplar la situación de las deudas de las provincias, porque el gobierno nacional tiene que pagar 2500 millones de dólares, pero Córdoba tiene que pagar 90 millones de dólares", expresó.

Algo menos entusiasta fue el socialista Binner. El gobernador santafecino se opuso al uso de reservas para el pago de deuda pública, pero reivindicó la facultad del Gobierno de acudir a esos recursos. "Nosotros pensamos que no hay que utilizar las reservas para pagar deuda, pero tenemos una mirada diferente en cuanto a la autonomía del Banco Central: creemos que hay un partido que ganó las elecciones, un partido que tiene el derecho de gobernar", dijo.

Los números

La sesiones en las que ambas cámaras tratarán los DNU están previstas para el 1° de marzo. Ese día la Presidenta abrirá el período de sesiones ordinarias con el tradicional discurso ante la Asamblea Legislativa.

En la Cámara baja, para el oficialismo la empresa será más compleja que en el Senado, donde, entre propios y aliados, el Frente para la Victoria está a sólo dos votos de llegar a la mayoría. Para que el decreto presidencial que destinaba las reservas al pago de la deuda mantenga vigencia sólo basta con el apoyo de una de las dos cámaras.

El presidente del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi, ya comenzó las conversaciones con los distintos sectores, con la intención de revertir el último antecedente en el recinto: la votación del 3 de diciembre pasado en la que la oposición logró arrebatarle al kirchnerismo el control de las comisiones.

Ese día el oficialismo reunió 115 legisladores, 14 menos que los necesarios para ser mayoría. Pero las cosas pueden ser diferentes en marzo. "El Fondo del Bicentenario puede llegar a ser bueno, siempre que se cumplan con algunas condiciones importantes", dijo a LA NACION el diputado cordobés Francisco Fortuna, integrante del bloque peronista, que en diciembre votó con la oposición. "La medida tiene que contemplar los intereses de las provincias. Además, hay que ponerle límites institucionales, definir bien su finalidad y no desproteger el valor de la moneda", agregó el diputado, y detalló que la deuda de la Nación con su provincia supera los 1200 millones de pesos.

En el bloque que integra Fortuna también están los diputados Oscar Currilen y Manuel Morejón, que responden al gobernador de Chubut, Mario Das Neves, quien aún no se pronunció sobre el uso de reservas del Banco Central. La presidenta del bloque, sin embargo, es Graciela Camaño, de claro perfil opositor.

En el Senado, las miradas apuntan al senador pampeano Carlos Verna y a su compañera de bloque, María Higonet, cuya declamada "neutralidad" los convirtió en piezas clave para la definición del control de la Cámara alta. La correntina Josefina Meabe (que responde a Colombi) también está en la lista de posibles apoyos que elabora el oficialismo.

Un adelanto fidedigno de la votación en la Cámara alta será la sesión preparatoria, en la que se definirán las autoridades del cuerpo, prevista para el 24 de febrero. "Será parte de la misma negociación", explicaron en el bloque que conduce Pichetto.

Comentá la nota