Apuestan a frenar el éxodo de médicos en el sistema de salud

El Concejo Deliberante analizará desde la semana que viene el proyecto de carrera profesional. Prevé concursos para acceder a los cargos. También se estudia un aumento de sueldo para el 2009.
Cuando el Concejo Deliberante comience a debatir la semana que viene el proyecto oficial para la reimplantación de la carrera médica en el distrito, el gobierno estará dando un paso hacia dos objetivos trascendentes: poner fin al conflicto con los médicos del Hospital Central, que ya lleva más de dos años, y frenar el éxodo de profesionales hacia otros distritos en busca de mejores sueldos y condiciones laborales más prometedoras.

Para alcanzar esta última meta, el gobierno tiene una carta adicional, que se jugará también en los próximos días: un aumento salarial que equipare los ingresos de los médicos locales con los de la región e incluso los haga más atractivos.

El proyecto de carrera médica ingresará al Concejo Deliberante el lunes próximo para su análisis. Será luego que el intendente Humberto Zúccaro lo analice por última vez durante el fin de semana e introduzca, si lo cree necesario, alguna modificación final.

Zúccaro recibió el texto definitivo ayer a las 6.30 de la mañana en su despacho del palacio municipal de manos del secretario de Salud, Jorge Del Río.

Horas antes, el expediente había sido revisado por un consejo de médicos a los que, hace ya más de un año, Zúccaro les había encargado esa tarea. El grupo está integrado por el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Castillo; el ex director del Hospital Central, Miguel Rosso, y los médicos Carlos Olivieri y Néstor Gómez.

Cambios

Del Río le explicó ayer a El Diario que el texto de la propuesta establece los mecanismos para los concursos de ingreso a la carrera y para acceder a los diferentes puestos jerárquicos, además de introducir una modificación sustancial en uno de los aspectos más polémicos del sistema: la captación de profesionales mediante contratos de locación de obra, por los cuales deben facturar por sus servicios y cobran mucho más que los que forman parte de la planta municipal.

Del Río señaló que, desde el año que viene, ese tipo de contratación seguirá sólo para casos puntuales y por tiempo limitado.

"El sistema se conserva por tiempo limitado y para cuestiones especiales, cuando falte algún especialista puntual", explicó Del Río.

De todos modos, el secretario de Salud señaló que, aunque seguirán cobrando más que los de planta, los médicos que se contraten desde ahora por el sistema de locación ya no facturarán "por producción" como lo hacían hasta el momento, un sistema que Del Río comparó con "un taxi".

Otra de las novedades que incluirá la carrera médica será la figura del "médico consultor". Ese lugar estará reservado para los profesionales que cumplan 60 años.

"Hasta ahora, los médicos que llegan a esa edad en el hospital se quedan afuera. Ahora, seguirán activos hasta la jubilación, cobrando su sueldo como consultores", señaló del Río.

La base de la nueva carrera médica, sostuvo el funcionario, es la que regía en Pilar desde la década de 1970, modificada en los 90 mientras Ernesto van der Kooy fue secretario de Salud.

"Para modificarlo se usaron la lógica y el sentido común para incorporar pautas de modernidad", señaló Del Río. Y destacó que, por primera vez, la carrera no sólo contemplará a los médicos sino también a las licenciadas en enfermería y a los técnicos universitarios, kinesiólogos, fonoaudiólogos entre otros.

Para quedarse

Uno de los principales objetivos de la instalación de la carrera médica es revertir la tendencia al vaciamiento de profesionales que viene padeciendo el sistema de salud local desde hace varios años.

De hecho, uno de los principales reclamos de los médicos nucleados en la Asociación Médicos por el Arte de Curar (AMPAC) -duramente enfrentada con la administración Zúccaro- es la falta de profesionales para cubrir puestos clave.

Guardias pediátricas prestadas por clínicos, ausencia de traumatólogos y de otros especialistas son situaciones denunciadas con frecuencia desde la entidad sindical, sumada a la alta rotación de profesionales, que no se afincan en el sistema local.

La falta de una carrera que genere expectativas de largo plazo y los sueldos hasta ahora inferiores a los de la región son las explicaciones que se dan para el fenómeno. Dos falencias que el gobierno buscará subsanar desde el 2009.

"Con la carrera y el aumento de sueldos que anunciará el intendente creemos que será más atractivo para los médicos venir a Pilar. Aunque no queremos hacer una competencia salarial con otros municipios, creemos que vamos a quedar a la misma altura o mejor que otros de la región", señaló Del Río.

Para la semana que viene

Seguridad y presupuesto en la agenda del Concejo

La creación de una tasa de Seguridad que se cobraría a partir del año próximo y el presupuesto 2009 serán, junto a la carrera médica (ver nota central) los grandes temas que el Concejo Deliberante encarará desde la semana próxima. Con la certeza de que el período ordinario de sesiones se extenderá hasta bien entrado diciembre, la comisión de seguridad del cuerpo avanzará el martes con el análisis del proyecto para la creación del nuevo tributo. El presidente de la comisión, el oficialista Carlos Olivera, le confirmó ayer a El Diario que citarán para la semana que viene a representantes de la Sociedad de Comerciantes de Pilar (SCIPA) para analizar el tema. Por otro lado, antes del próximo viernes, la Secretaría de Hacienda deberá remitir al Concejo el proyecto de presupuesto municipal para el 2009. El presidente de la Comisión de Hacienda del deliberativo, el oficialista Miguel Saric, recordó ayer que el plazo vencerá el domingo 30 y que aún falta establecer el número definitivo de la coparticipación provincial para terminar el cálculo de recursos que, se estima, rondará los 250 millones de pesos.

Comentá la nota