Una apuesta en la que todos pierden

Lejos de solucionarse, el conflicto en el IPRA continúa agravándose. Los trabajadores se encuentran llevando adelante medidas de fuerza en reclamo de un aumento acordado en noviembre de 2008 a lo que se sumó la falta de pago del aguinaldo; ni siquiera se le pagó la primera cuota como al resto de los estatales. Los agencieros y vendedores de bingo se están viendo perjudicados a pesar de ser ajenos al conflicto
RÍO GRANDE - El conflicto entre el Gobierno provincial y los trabajadores del Instituto Provincial de Regulación de Apuestas (IPRA) parece no tener fin, y ahora se ha sumado un nuevo actor: los agencieros.

Ayer al mediodía, en las instalaciones del IPRA de Río Grande se desarrolló una reunión entre trabajadores del Instituto, agencieros y dirigentes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) para poder discutir un problema que está afectando directamente a quienes venden juegos de azar.

Durante el encuentro, los dirigentes sindicales entregaron a los agencieros una copia del acta que fuera firmada por las autoridades del IPRA y representantes de los trabajadores, mediante la cual se acordó la forma de pago del aumento salarial. Desde ATE le remarcaron a los dueños de agencias de juego que el Gobierno provincial está incumpliendo el acuerdo, razón por la cual, aún se mantienen las medidas de fuerza en el Instituto, con un acatamiento total en toda la provincia.

Por su parte los agencieros aprovecharon la reunión para exponer las urgencias que deben afrontar debido a que el IPRA, desde el pasado 23 de diciembre, resolvió que las agencias no tomen apuestas debido a las acciones gremiales que realizan los trabajadores.

Los trabajadores aclararon cuál era la situación y brindaron a los agencieros detalles del reclamo, a la vez que hicieron saber que a pesar del tiempo que ha transcurrido, las autoridades no se han acercado a dialogar y a buscar una salida al conflicto. En este sentido los trabajadores recalcaron que el reclamo no es sólo por el incumplimiento de las actas firmadas, sino también por el pago del adelanto de la primera cuota del aguinaldo que el IPRA no pagó a los trabajadores.

Sin diálogo ni soluciones

Al respecto, el Secretario Adjunto de ATE Marcelo Córdoba aclaró que "el conflicto se da porque no cumplieron los acuerdos firmados en el año 2008; las autoridades firmaron un acta el 16 de noviembre pasado y tampoco la cumplieron" pero además remarcó que "por realizar las medidas de fuerza los compañeros han sido castigados con el no pago del aguinaldo. Los compañeros del IPRA son los únicos que no han cobrado la primera cuota del aguinaldo".

El dirigente estatal señaló que todo esto lo único que hace "es potenciar los conflictos y perjudicar a otros sectores como los agencieros, los trabajadores que venden los bingos. Parece que a este Ejecutivo no le interesa absolutamente nada".

Córdoba remarcó que "el Ministerio de Trabajo brilla por su ausencia; ha hecho caso omiso al planteo que realizamos, no ha emitido ni un solo dictamen, y parece que en la administración pública esto es tierra de nadie con las actitudes que tienen estos funcionarios".

Con respecto al inicio de un diálogo o visos de solución el gremialista aclaró que "la única respuesta que hemos tenido han sido las amenazas, como por ejemplo decirles a los trabajadores que si no levantan las medidas no les pagan el aguinaldo, o que va a haber represalias cuando se supere el conflicto. Nosotros como sindicato no podemos estar ajenos al reclamo de los trabajadores y es por eso que ya estamos trabajando en las presentaciones judiciales".

En el mismo sentido se expresó Sergio Reyes, delegado de los trabajadores del IPRA ante la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - el otro gremio presente en este conflicto - quien aseguró que en las últimas reuniones mantenidas con representantes gubernamentales no se pudo avanzar nada. "Estuvimos reunidos con Raimbault, Ravaglia y funcionarios del IPRA, y nos hicieron saber que no iban a hacer frente al compromiso que asumieron las autoridades en noviembre del año pasado". Al respecto Reyes remarcó que "nos adelantaron que van a sacar un decreto reconociendo lo que ya está liquidado, pero no así lo que resta pagar. Hemos agotado todas las instancias de diálogo, hace más de un año que venimos negociando y esperando que se cumpla con la palabra empeñada".

Al ser consultado sobre los fundamentos esgrimidos por las autoridades para no cumplir con lo ya acordado, el representante de los trabajadores dijo que, "es una actitud tonta y caprichosa" y explicó que "las pérdidas que hoy está sufriendo el IPRA son muy superiores a los 60 mil pesos, entre aportes y contribuciones, que significan incorporar los 150 pesos a los salarios de cada trabajador".

Sin comerla ni beberla

En la jornada de ayer además los integrantes de la Cámara de Agencias de Apuestas de Tierra del Fuego dieron a conocer su postura, y plantearon que están atravesando una situación crítica a raíz del paro de actividades que llevan adelante los trabajadores del IPRA.

Al respecto Alberto Gortan, integrante de la Cámara, en declaraciones a FM del Sur, aseguró que "estamos en una situación crítica porque la mayoría de los agencieros deben enfrentar gastos de alquileres y salarios y no tienen la plata" a la vez que aclaró que "Nosotros vivimos del juego mas allá de que alguno pueda tener un respaldo u otro rubro para mantenerse pero la mayoría no lo puede hacer".

El representante de los agencieros además informó que si bien se habían reunido con el presidente del IPRA no habían obtenido una respuesta satisfactoria porque "nos dijo que está fuera de su alcance arreglar con los empleados dado que la Gobernadora no autorizó el aumento".

Asimismo Gortan explicó que acá se está dando no sólo un problema con los trabajadores sino también con los agencieros y con los apostadores los que "no pueden cobrar los premios hace 25 días", por lo que va a tener que verse "quiénes se van a hacer cargo del déficit del IPRA por este parate" ya que "van a tener que enfrentar un montón de demandas".

En el mismo sentido el agenciero señaló que "hay un convenio por el que nosotros pagamos por adelantado al Instituto para que nos asegure dos años de comercialización de juego y cuando fallamos nos bajan del sistema; ahora está fallando el Instituto por lo que digo que hay un daño económico".

Comentá la nota