Una apuesta que ya estaba en la mira

En octubre de 2008, un informe de El Diario reveló la caída de las utilidades de la Quiniela Pampeana.
Los números eran magros realmente. Según la página oficial de DAFAS, al 31 de agosto sólo había utilidades por 148.000 pesos, destinadas al Ministerio de Bienestar Social.

En realidad aún restaban liquidar el 2º y 3º trimestres del año 2008, que se liquidaron en forma simultánea.

Pero en realidad el primer trimestre del año 2008 de la Quiniela Pampeana arrojó pérdidas. Y como cuando hay pérdida se recurre al fondo de premios prescriptos, este fondo se imputa sólo al Ministerio de Bienestar Social. Pero no sólo sucedió eso: se recurrió a un fondo de 2004 de ganancias de la quiniela.

Esa vez, ante la consulta de El Diario, Tavella adjudicó los malos números al azar. Y además a la existencia de una modificación en los premios pagados: una de esas modificaciones fue el pago a los primeros veinte (la otras fueron el pago a las cuatro cifras y una redoblona). Según la información que maneja el gerente interino Jorge Payeras, esas apuestas se incorporaron por la competencia obligada que establece la clandestina. "Son apuestas que ya tiene la quiniela clandestina", dijo Payeras.

Pero si desde el mes de octubre de 2008 se sabía del impacto de esas apuestas y los resultados fueron magros (el segundo trimestre de 2009 la quiniela pampeana dio pérdida), ¿por qué no se tomaron medidas antes?

Comentá la nota