La apuesta al diálogo: destruir es más sencillo que construir, ni hablar si pensamos en reconstruir.

La idea de apertura a un nuevo tiempo político después del 28 de junio del 2009 para el imaginario colectivo, alimentado por los medios de comunicación, es vivida como tragedia y retransmitida hasta el hartazgo como caída libre de un gobierno que transformo las relaciones de poder desde el 2003 a la fecha.
¿Cuál debe ser a partir de ahora el nuevo rumbo de las fuerzas nacionales y populares?

Nuestra realidad doméstica y mundial nos muestra a la crisis del capitalismo financiero especulativo como un momento histórico sin derecho de autor, pero se ve claramente como los sectores generadores de este caos económico intentan y reintentan acomodar sus intereses sectoriales, particulares por encima de los generales, buscando destruir esta nueva oportunidad que tenemos de reconstruir valores que nos permitan vivir una sociedad mejor y más justa. En este devenir de los acontecimientos debemos desarrollar, aprender y practicar el arte de vivir con diferencias, el arte de cooperar sin perder identidad, de beneficiarnos unos con otros y no a pesar de otros, de poner en juego nuestras diferencias y poderlas capitalizar. Es apuntar a una sociedad más adulta y romper con las actitudes mezquinas.

Desde este lugar es que tenemos que aprovechar esta instancia de convocatoria al dialogo para que a través de intercambio de opiniones con disensos y consensos se pueda encontrar propuestas de conjunto que contengan el germen de posibles soluciones consensuadas. Pero hay un requisito indispensable que no podemos soslayar ni socavar, es el respeto a la democracia, y para ello no podemos permitir la actitud destituyente que tienen aquellos que proponen cambios, escondiendo por debajo sus verdaderas intenciones, con la complicidad de algunos sectores políticos, que pretenden reinstalar el neoliberalismo para retomar la acción hegemónica de sus negocios tradicionales.

La lucha es contra esta forma de pensar que cuando no hace lo que yo quiero caprichosamente lo tiro, cambio por otro cuando a mi se me canta. Esta semilla que pasa de mano en mano a lo largo de nuestra historia, la semilla de la destitución, es ahora en épocas democráticas, con complicidades institucionales, la salida perfecta.

Para triunfar contra estas alternativas hay que reagrupar las fuerzas nacionales y populares que no hayan arriado sus históricas banderas. La unidad de estos sectores es el desafío, porque allí habita nuestra energía porque los enemigos al cambio buscan dividirnos para gobernar. Ese es nuestro objetivo principal. No hay que subestimarlos, debemos ser inteligentes, astutos. Ahora, aprendiendo de nuestra propia experiencia, tenemos que unirnos, forjando el camino que ilumine nuestro proyecto.

En nuestro pago chico estamos llevando una experiencia en este sentido desde el 20 de marzo del 2009, cuando distintos vecinos y fuerzas políticas conformamos el Frente Popular Necochea.

Así también lo entendieron los vecinos del distrito de Necochea. Logramos tener representación institucional y en ese sentido estamos trabajando.

Con distintas expresiones políticas dispusimos múltiples iniciativas y esfuerzos, individuales y grupales, en la búsqueda del perfeccionamiento sostenible y democrático, del debate de ideas, él dialogo y todas aquellas acciones que promocionan el cambio, indagando, caminando y cimentando una sociedad que se piensa a sí misma en forma integrada.

A este desafío aparecerán respuestas heterogéneas al desarrollo colectivo y requerirá plurales esfuerzos y negociaciones entre los diferentes actores, respecto de sus intereses particulares y la conjugación de los generales. Crear y estimular mecanismos que facilitan nuevas prácticas sociales, el ya famoso colectivo, valorando y respetando los espacios institucionales.

Intentamos ir hacia una nueva sociedad y para ello pusimos en marcha una nueva fuerza, con buena gente, que con la prepotencia del trabajo marcha con un único horizonte, construir una Necochea mejor para todos.

Juan Carlos Stranges

Presidente

Partido Frente Grande Necochea

En el FRENTE POPULAR NECOCHEA

Comentá la nota