La apuesta creativa

Pablo Aimar y Lionel Messi, que se admiran mutuamente y comparten un mismo registro futbolístico, pasado mañana integrarán juntos por primera vez como titulares la formación argentina; Maradona le busca a la Pulga un socio que potencie sus recursos
¿Cómo rodear a Messi de la mejor manera? ¿Quién puede potenciar sus recursos, últimamente adormecidos con la camiseta del seleccionado? ¿Qué hacer para que se sienta futbolísticamente contenido como en Barcelona? ¿Cómo clonar un Xavi o un Iniesta para crear una sociedad de juego con el rosarino? El mal momento del seleccionado resiste un montón de revisiones y cambios, como las siete variantes que hará Maradona para enfrentar a Perú, pero Messi conserva la condición de intocable. Se sigue esperando lo mejor de él.

La última apuesta del técnico del seleccionado es acompañar a Messi con Aimar. Con la inclusión del volante de Benfica reflota la función del enganche que sólo utilizó ocasionalmente ?en los amistosos del seleccionado local ante Panamá y Ghana?, ya que el esquema habitual es el 4-4-2.

En el entorno del seleccionado trascendió que Messi, luego de la frustrante serie con derrotas ante Brasil y Paraguay, le habría hecho saber a Maradona su deseo de jugar con Aimar. Hay una afinidad futbolística entre ambos, una búsqueda compartida, un registro similar en el control de la pelota y la aceleración.

La identificación empezó antes de que el seleccionado los reuniera durante algunos minutos en 10 partidos. Messi, de 22 años, creció admirando a Aimar, que el 3 de noviembre cumplirá 30. Lo tuvo de referente futbolístico. "Siempre dije lo que Pablo significaba para mí. Me encanta cómo juega. Ojalá podamos estar juntos en la selección", dijo Messi, que hace un tiempo le pidió al cordobés intercambiar las camisetas al final de un partido entre Barcelona y Valencia.

La timidez fuera de la canchas es otro rasgo que los une. Aimar tiene un discurso más largo y articulado, siempre teñido de humildad: "Me ruboricé cuando supe lo que Lionel piensa de mí. Sólo tengo palabras de agradecimiento, porque vienen del que es el mejor jugador del mundo. Juega como nadie. Ya nos había pasado a todos cuando tenía 18 o 19 años".

Hasta ahora, la sociedad Aimar-Messi es más una expresión de deseos que una fórmula largamente probada en el campo. La combinación se dio de manera fugaz, esporádica. Sólo quedaron insinuaciones interesantes sin la continuidad necesaria. Messi debutó en el seleccionado con José Pekerman, que ubicó a Riquelme en la función de enganche, al igual que Alfio Basile. Una pubialgia y varias lesiones musculares fueron alejando a Aimar del plantel. Una vez que los problemas físicos dejaron de maltratarlo, y cerrada su etapa en el fútbol español en Valencia y Zaragoza, la actualidad lo muestra en un buen nivel en Portugal. Vuelve al seleccionado después de más de dos años; no era convocado desde la Copa América de Venezuela.

En el trascendente partido con Perú, Aimar y Messi compartirán por primera vez la titularidad. Nunca empezaron juntos un encuentro. Siempre alguno de los dos ingresó desde el banco de los suplentes. La primera vez que el seleccionado los tuvo en escena fue en el cierre de las eliminatorias pasadas, en la derrota ante Uruguay por 1 a 0, en Montevideo. Ese 12 de octubre de 2005, Pekerman los hizo coincidir durante 11 minutos del segundo tiempo.

El período más prolongado (32 minutos) que los tuvo juntos no es el mejor recuerdo: el 0-3 ante Brasil en la final por la Copa América. Aimar ingresó en la media hora final de un partido en el que la Argentina había quedado sentenciada desde mucho tiempo antes. Las experiencias pasadas habían sido breves: 11 minutos de un cotejo, 9 de otro y 18 de uno más.

Las conexiones más destacadas que vienen a la mente se dieron en un amistoso con Argelia (4-3) en Barcelona y en el 4 a 1 frente a Estados Unidos en la Copa América 2007. En el primer encuentro citado hizo un gol Messi y en el otro convirtió Aimar.

El reencuentro de ambos se produce en circunstancias apremiantes para la Argentina. La deuda futbolística se está haciendo pronunciada. En el baile de nombres en que se convirtió el seleccionado, es el turno para que Aimar le siga el paso a Messi.

10 partidos compartieron Aimar y Messi en el seleccionado, entre octubre de 2005 y la Copa América de 2007.

32 minutos es el mayor tiempo que estuvieron juntos en la cancha: fue en el 0-3 ante Brasil por la final de la Copa América 2007.

2 goles convirtieron mientras compartieron la formación: uno de Messi a Argelia y otro de Aimar a los Estados Unidos.

5 triunfos obtuvieron en los 10 cotejos en que coincidieron; perdieron cuatro y empataron el restante.

Comentá la nota