Aprueban el presupuesto: los gastos serán por 286 millones

Lo votó el oficialismo. El proyecto final tiene una ampliación de 33,5 millones de pesos con respecto al original. Quedaron conformados cinco fondos específicos para gastos sociales que generaron polémica
El gobierno municipal podrá gastar 286 millones de pesos durante 2010. Esa es la autorización final que le dio el Concejo Deliberante en la maratónica sesión de anoche.

A pesar de los cambios que el oficialismo introdujo en el proyecto original, muchos de los cuales fueron pedidos por la oposición, el presupuesto obtuvo sólo 11 votos a favor. El resto -los 6 concejales del justicialismo y el interbloque del FreGen y la Coalición Cívica- lo rechazaron.

El bloque oficialista planteó que el presupuesto sufrió un aumento de 33,5 millones de pesos entre la primera y la segunda lectura porque se firmaron convenios con la Nación para la realización de obras públicas. Pero, además, se ratificó que quedó desactivada la posibilidad de aplicar el segundo tramo de impuestazo inmobialario y la nueva tasa a la publicidad y la propaganda.

El aspecto más novedoso -que se había votado hace 15 días pero sin asignación de fondos- es que el Concejo le impuso al Ejecutivo cinco fondos con asignación específica -es decir que sólo pueden usarse para lo que ordena el Legislativo- por 6,6 millones de pesos.

Esas partidas específicas serán ejecutadas por los secretarios y subsecretarios y controladas por los concejales y las instituciones.

Los 6,6 millones se repartirán entre:

l Fondo de Regularización Salarial del Personal Municipal. Es por 2.117.410 pesos y apuntará a blanquear las cifras no remunerativas que cobran empleados y funcionarios.

l Fondo de Seguridad Ciudadana. Tiene asignados 1.195.951 pesos para repartirlos entre Bomberos, Defensa Civil y para la instalación de alarmas comunitarias en los barrios.

l Fondo de Instalación de Servicios Públicos Barriales. Dispondrá de 1.128.564 pesos y se usará para hacer conexiones domiciliarias de redes de gas natural, agua potable y cloacas.

l Fondo de Inclusión Social y Educativa. Con 1.125.919 pesos, esta partida especial se utilizará para financiar instituciones educativas, ONG con sentido social e instituciones de la discapacidad.

l Fondo de Desarrollo Productivo. Con 1.119.508 pesos, apuntará a financiar a micropymes y otras industrias.

A la hora de los discursos, Guillermo Natali, concejal del PJ, planteó que si bien hubo cambios en el presupuesto, no son suficientes. Entre otras razones, porque se mantuvieron pequeños reajustes en tasas secundarias. Ante esa crítica, el oficialismo planteó que el gobierno está cumpliendo con no retocar impuestos centrales como

Comercio e Industria, el Inmobiliario y Patentes.

Con respecto a los fondos específicos, se produjo una discusión: ¿no es una injerencia del Legislativo en el Poder Ejecutivo? ¿No está intentando cogobernar? Esa postura fue planteada por el concejal radical Jorge Cendoya, que dijo: "No le corresponde al Concejo esa tarea. Estamos atentando contra la división de poderes que establece el sistema democrático y republicano".

Por su parte, Víctor Núñez, jefe del bloque del PJ, dijo que la creación de los fondos específicos están indicando que el gobierno de Jure ejecuta con deficiencia las partidas del presupuesto. "Si se le dice al Ejecutivo en qué debe gastar, entonces, no es verdad que esté todo bien, que sea correcto el gasto en salud, en educación y lo social. Algo debe estar haciéndose mal", indicó.

Viviana Pomiglio, del oficialismo, manifestó que los fondos específicos no son una invasión al Ejecutivo sino una reafirmación del rumbo que Jure le fijó a la Municipalidad.

Audiencia de conciliación por la ex aceitera

El Municipio, los vecinos y el dueño de la ex aceitera Río Cuarto, Leonardo Passarini, se vieron las caras ayer en Tribunales, convocados por la jueza en lo civil, Graciela Filiberti.

La magistrada, que debe resolver sobre el amparo presentado por el intendente Juan Jure, convocó a las partes a una audiencia de conciliación para tratar de acordar una salida al conflicto que genera desde hace años el abandono del enorme predio de diez manzanas.

Santiago Pérez, quien representó a los vecinos en la audiencia, manifestó que lo que reclama el barrio es un compromiso por escrito del empresario. "Ya no creemos en Passarini. Muchas veces nos ha dicho que va a limpiar y nosotros no queremos más promesas. Ahora, dijo que va a poner a familias a vivir ahí adentro pero no es la solución", indicó Pérez.

Ayer, después de dos horas de discusión, no se llegó a un acuerdo. Hay cuarto intermedio hasta el próximo lunes, día en que Passarini se comprometió a presentar un plan para poner en condiciones el predio y mantenerlo sin riesgo para los vecinos y el ambiente.

Comentá la nota