Aprueban la ordenanza tributaria y la venta de tierras al shopping

Tal como estaba previsto, el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia aprobó la Ordenanza Tributaria 2010. Otro de los aspectos relevantes fue la aprobación de la venta de tierras públicas al grupo empresario local que impulsa la construcción de un shopping en el sector de la antigua usina. Representó además la última sesión en la que participó la concejal suplente Adriana Casanova.
Con la ausencia del presidente del cuerpo legislativo, Sergio Bohe, a la que se sumó también la del concejal del PJ, Carlos Rodrigues, la sesión ordinaria de ayer fue presidida por Juan Maldonado.

Lo más trascendente es que se aprobó por mayoría la Ordenanza Tributaria Anual e ingresó, desde el Ejecutivo, el proyecto de autorización de venta de tierras fiscales a favor de la urbanizadora GEA SA, destinado a la construcción del primer shopping de la ciudad, en el sector aledaño al Estadio del Centenario. Fue tratado sobre tablas y recibió el apoyo unánime del cuerpo.

Como jefe del oficialismo, Maldonado fundamentó el proyecto subrayando que además de implicar un importante posicionamiento para Comodoro Rivadavia, será herramienta para el control de una política comercial más equitativa en cuanto a precios y servicios, favoreciendo la calidad de vida en general y alimentaria en particular.

También puso en valor las nuevas oportunidades ancladas en este desarrollo y lo relacionó con el esparcimiento y los estacionamientos que merecerá el Estadio del Centenario cuando se encuentre en pleno funcionamiento.

Desde el radicalismo, Jorge Camarda adelantó su voto positivo celebrando que además de llenar un vacío en la ciudad, el proyecto constituye la inversión de empresarios locales. También resaltó que el emprendimiento surge de una convocatoria lanzada por la Sociedad Cooperativa Popular Limitada en busca de un destino para la Vieja Usina, donde este grupo empresario presentó el proyecto ganador al incluir un museo de energía.

DEBATE POR LA TRIBUTARIA

Diametralmente opuesto fue el tratamiento de la ordenanza tributaria anual, que resultó aprobada por los votos de los seis concejales justicialistas, sumados al de Ana María Bonaguro del Provech y recibió la negativa de la UCR, mientras que Ercira Paredes, del vecinalismo independiente, optó por la abstención.

La fundamentación del bloque oficialista fue conducida por Luis Zaffaroni y Gustavo Reyes, que puntualizaron modificaciones introducidas por el bloque. Resaltaron el caso de las multas que desde ahora se aplicarán como penalidad a la morosidad a través del organismo fiscal; las innovaciones en cuanto a abasto, la verificación técnica vehicular, los generadores de residuos biopatogénicos y el beneficio con un trato distinto a las grandes superficies comerciales de origen local por sobre las foráneas. Otro punto a destacar es el que favorece a jubilados y pensionados con una rebaja en tributos municipales.

Mientras tanto, el radicalismo rechazó el documento, al tildarlo de recaudatorio y fiscalista. Ese bloque subrayó entre otras cosas el aumento en el carnet sanitario, que afecta directamente a un gran sector de trabajadores, y aludió a dichos de la secretaria de Finanzas, Carla Matarese, de que el índice de morosidad en la ciudad se sitúa entre el 40 y el 53%, por lo que "de nada valen estos aumentos que después la gente no puede pagar".

Comentá la nota