Aprueban la cesión de la escollera para cruceros y bares de Alem

Aprueban la cesión de la escollera para cruceros y bares de Alem
Con los votos del bloque de Acción Marplatense y el de la concejal Beresiarte, el Concejo Deliberante consagró la cesión al municipio en medio de discusiones y planteos de la oposición.
El Concejo Deliberante aprobó ayer el convenio que acepta que el municipio asuma el dominio conjunto con la Provincia -por un período de 30 años- de una sección de la escollera Norte del puerto local, con el propósito de establecer una terminal de cruceros y crear un espacio recreativo y un corredor nocturno destinado a los locales de la calle Alem.

La iniciativa fue aprobada con 12 votos de Acción Marplatense (AM) y 1 de Verónica Beresiarte, mientras que el resto de los concejales, 11, no la apoyaron. La aprobación de la edil del Frente para la Victoria se dio después de que AM satisfizo su pedido de incluir una modificación en el artículo 2 del proyecto.

Antes de votar hubo más de cinco horas de discusiones entre el oficialismo y la oposición para dejar cada uno de manifiesto las discrepancias respecto de la idea de radicar sobre el muelle a más de 20 bares y pubs de Alem. Los concejales de AM pusieron énfasis en la idea de poner en valor a la escollera y llegar a un "principio de solución" para los conflictos que se generan en Alem, mientras que el radicalismo atacó la propuesta denunciando una "incompatibilidad" entre los actuales usos del muelle y la eventual presencia de comercios gastronómicos nocturnos. En la acalorada sesión (no sólo por las altas temperaturas sino también por los términos de las discusiones), el bloque de la UCR se opuso al traslado de los bares de Alem pero apoyó la instalación de la terminal de cruceros y la protección de la industria Naval y pesquera.

"Consideramos que el proyecto de la terminal de cruceros es totalmente viable e importante para la industria turística de la ciudad, pero pretender que confluyan en este nuevo proyecto turístico la industria naval, importantísima para nuestra ciudad, y el normal funcionamiento del puerto, sinceramente es descabellado", dijeron algunos ediles de la oposición y agregaron: "Por ello queremos marcarle a la sociedad marplatense y batanense que una cosa es el proyecto de los cruceros y otra muy distinta es llevar la nocturnidad de Alem, con todos los conflictos que esto conlleva al puerto".

Algunas precisiones

En rigor, lo que se aprobó ayer es un convenio firmado por el municipio y la provincia de Buenos Aires en agosto de 2008 por el que el Ministerio de Defensa de la Nación aceptó ceder una parte de la escollera Norte para el desarrollo de una terminal de cruceros y de un espacio recreativo.

Más tarde el texto incorporó la posibilidad de que el muelle sea utilizado para mudar a los bares y pubs de Alem. Y este último punto se convirtió en uno de los reclamos principales de quienes se manifestaron en contra. "No comparto el argumento de que porque la escollera está fea y se la está arreglando, ahora hay que ponerle boliches", dijo Diego Garciarena (Frente Nacional y Popular Marplatense) quien también cuestionó "el privilegio" de los propietarios de los bares que firmaron el acto de intención de traslado porque "a cualquier comerciante le puede interesar estar ahí, pero parece que no va a tener la posibilidad".

Por otra parte, concejales como Carlos Arroyo (Frente es Posible), pusieron en tela de juicio las características que tendrán los boliches que se trasladen: "No sabemos nada, y con todas mis preguntas quiero evitar que alguien termine procesado", advirtió.

Desde el oficialismo, una de las cartas fuertes las jugó Eduardo Pezzati, quien comenzó la sesión leyendo un acta acuerdo que se logró el jueves, en la que las Cámaras de la Industria Pesquera, asociaciones y sindicatos apoyaron la iniciativa. "Hay mucho camino por recorrer aún ya que estamos dando un primer paso con la ratificación de un convenio que nos dará la oportunidad de recuperar un lugar que estaba en muy malas condiciones. Sin perjuicio de esto hay que destacar que la escollera Norte ya está recibiendo mejoras con obras financiadas por la Nación que ya indican cuál es el objetivo que se quiere lograr", argumentó.

Por su parte el presidente del cuerpo Marcelo Artime respondió cuestionamientos de la oposición: "No podemos decir que se haga un estudio de impacto ambiental sobre un convenio, porque ninguna legislación así lo establece. Esto se hace una vez que esté el proyecto, ahí sí se realizará", dijo.

Otro tema que planteó la oposición, fue el impacto que puede tener para la pesca y las especies el movimiento que se podría generar en la escollera. "No podemos disfrazarnos de militantes de Greenpeace cuando en la actualidad ya hay mucho movimiento", dijo en tono risueño Artime quien también criticó a la oposición que "durante 15 años no presentó ninguna propuesta alternativa".

Comentá la nota