Aprueban cambios en el sistema electoral

Las normas tuvieron 43 votos favorables de 70 legisladores. El juecismo, ausente, denunció un pacto entre el PJ y un sector de la UCR que estuvo en el recinto.
Con 43 votos a favor, siete en contra, y tres bloques ausentes en queja, la Legislatura aprobó anoche las 23.45 las modificaciones al Código Electoral Provincial, al Régimen Jurídico de los Partidos Políticos, y a la Ley Orgánica Municipal en el marco de la polémica reforma electoral.

La sanción de la normativa que incluye, entre otros aspectos positivos, la eliminación del sistema de sumatorias, la inclusión de la boleta única, el acortamiento de las campañas electorales, y el financiamiento público de los partidos es el resultado de un proceso que comenzó hace más de un año y que siempre estuvo signado por la disputa política. Es que, mientras la oposición consideraba excluyente la necesidad de una reforma de alcance constitucional, con el objetivo de forzar una elección de constituyentes, el oficialismo la dejó para otra oportunidad.

Esa disyuntiva y los intereses políticos que la sostuvieron hasta ayer, obstaculizaron el proceso y cada uno de sus pasos: desde la conformación de una comisión de expertos y la recepción de ésta que hizo la oposición, hasta la escandalosa postergación de la sesión del miércoles por la demora en la presentación de los despachos y por la inclusión de un inciso cuya autoría se le adjudicó a Domingo Carbonetti y que ayer fue retirado.

Juecistas, radicales, dos de los vecinalistas, el ARI, Izquierda Socialista y hasta el bloque de la Concertación Plural que había acordado acompañar al oficialismo, se retiraron escandalizados y prometieron no volver.

Pero ayer a la mañana y hasta pasadas las 15, el PJ procuró recuperar algunos de los aliados perdidos. Prometió eliminar los agregados "tramposos" (un sticker para votar en la boleta única; la limitación de la posibilidad de impugnar a aquellos partidos que no tienen fiscales; y la obligatoriedad del voto para los extranjeros), y negoció con un sector del radicalismo (el mismo que apoyó la designación de Mario Decara en la Defensoría del Pueblo) para que, al menos, participara en la sesión.

Los cambios le significaron al oficialismo la recuperación de los votos de los legisladores de la Concertación Plural (Enrique Asbert y Silvia Rivero), de Modesta Genesio de Stabio (Vecinalismo Independiente) y de Omar Ruiz (ARI).

Con los radicales no les fue tan bien. Porque cuatro miembros de ese bloque se negaron a participar del debate, tal como habían anunciando el miércoles pasado.

Cuando los juecistas, liderados por Miguel Ortiz Pellegrini y Roberto Birri, y los legisladores José Maiocco (Unión Vecinal Federal) y Liliana Olivero (Izquierda Socialista) se enteraron del logro del PJ, convocaron a una conferencia de prensa para denunciar la inclusión de otro artículo a escondidas, y la existencia de un "pacto" entre el PJ y la UCR "que implica el otorgamiento de la primera minoría a los radicales para el año que viene".

Los radicales que participaron en la sesión negaron un acuerdo de esa magnitud y dijeron que su presencia tenía que ver con que habían tenido tiempo para leer los despachos y sentían la necesidad de plantear su posición de rechazo.

Por el oficialismo, fue Dante Heredia quien negó la denuncia y cargó contra "los denunciólogos de siempre", y acusó directamente a Luis Juez.

Todos los legisladores que hablaron, oficialistas y opositores, ponderaron el proceso de discusión, la intervención de la comisión de expertos, y cuestionaron las acusaciones de los que eligieron no estar en la sesión.

Ante los reclamos opositores por los agregados inconsultos, el PJ los fue modificando. 10 minutos después de las 23, Carbonetti dijo que lo del sticker no se había incluido "de manera ardidosa".

Al final, el titular del bloque de Unión por Córdoba, Daniel Passerini, calificó de histórica la reforma.

Comentá la nota