Se aproximan tiempos de vacas flacas

Se aproximan tiempos de vacas flacas
El Ministerio de Economía bonaerense inició una ronda de encuentros con intendentes y arrancó con Graciela Rosso. Se dan detalles de meses de austeridad en los que se frenarán obras y compras. Cómo afecta a Luján.
La información, con texto y foto, llegó a principios de semana a través de la Dirección de Prensa de la Gobernación bonaerense. La Dirección de Prensa de la comuna sabía que la semana anterior la intendenta Graciela Rosso se había reunido en La Plata con el ministro de Economía Alejandro Arlía, pero nadie ordenó difundir los detalles del encuentro.

Según pudo saber EL CIVISMO, Arlía inició una serie de reuniones para interiorizarse sobre la situación económica de diferentes municipios. Y eligió a Luján para la primera cita.

A diferencia de otras ocasiones, desde Luján se guardó el encuentro de Rosso y su secretario de Economía, Marcelo Forneris, como un pequeño secreto de Estado. ¿Por qué? Porque la reunión no fue para entrecruzar buenas noticias, sino todo lo contrario.

Desde el punto de vista formal, se dijo que Arlía manifestó que "es muy importante para nosotros tener una comunicación fluida con intendentes y representantes de todos los municipios de la provincia, porque son los que mejor conocen sus distritos", y agregó que "mediante estas reuniones pretendemos conocer los problemas de las distintas regiones para trabajar en la solución, así como acentuar las políticas que están bien implementadas".

Sin embargo, la intención de estos encuentros es poner sobre la mesa la compleja situación económica de la provincia, que indefectiblemente tendrá un fuerte rebote en todos los municipios.

Las autoridades locales llegaron al despacho del Ministerio de Economía con la idea de ratificar el pedido de incremento en los giros de la coparticipación que recibe esta ciudad, algo que Rosso mencionó públicamente la semana pasada cuando se reunió en la Casa Municipal con el ministro de Gobierno bonaerense Eduardo Camaño. Y cimentar esa solicitud en la particular demanda de servicios que tiene Luján, uno de los escasos municipios bonaerenses que con su presupuesto tiene que mantener la atención de un hospital.

Con todo, desde Provincia, Rosso y el resto de los jefes comunales reciben la misma respuesta: "hay que planificar para gobernar con los recursos mínimos e indispensables".

Ante ese panorama, comenzaron a contagiarse las caras largas dentro del Departamento Ejecutivo municipal. Un humor que se disimula en estos días sólo porque Rosso está en la Cumbre de Alcaldes en Mar del Plata; su secretario de Economía tampoco estuvo en la comuna ayer y recién retomaría sus tareas el lunes.

Con la billetera provincial cerrada o una imprevisión total sobre los recursos que derrochará (o no) el gobierno nacional, se complica o directamente se suspenden sin plazo de concreción una larga lista de obras y medidas que el gobierno local anunció a los cuatro vientos durante la última campaña electoral. Entre otras, son las siguientes:

- Terapia intensiva para adultos en el Hospital: Rosso dijo que se gastó un millón de pesos que "teníamos como colchón" durante la emergencia por la gripe A. Y con ese dinero se adelantaron algunas mejoras estructurales para que funcione una terapia en ese establecimiento, pero la obra sólo se puede realizar íntegra si se giran los fondos que prometió, entre otros, el ministro de Salud Claudio Zin.

- Plan de pavimentación: está aprobado en el Concejo Deliberante el convenio marco, pero los fondos todavía no comenzaron a llegar. Se presume que habrá problemas para recibirlos y eso demorará el asfaltado de calles en barrios y localidades.

- Ampliación de la red cloacal: un viejo anhelo de los ciudadanos de distintos barrios, ya que hace varios años se frenó la concreción de esta obra, clave para mejorar la calidad de vida. No hay ni siquiera estimación de cuándo se podrá hacer.

- Reparación de la planta depuradora de líquidos cloacales del barrio San Bernardo: en su momento se había calculado que esa obra demandaría un millón y medio de pesos. No se consiguieron en la previa a las elecciones; mucho menos ahora.

- Construcción de una nueva planta depuradora en terrenos del Hospital Interzonal Dr. Domingo Cabred de Open Door: esta obra es esencial para encarar, de una vez por todas, el cierre del basural municipal. Y solucionar el vuelco de los tanques atmosféricos, que se siguen despojando de sus residuos en pozos del predio municipal. Tampoco tiene fecha prevista para su inicio.

- Plan de viviendas sociales: algunas de esas casas se iban a construir en tierras del Hospital Cabred.

- La remodelación integral de la zona ribereña: sin fondos externos, sólo quedaría la opción de seducir a inversores privados para mejorar una de las peores caras que Luján le ofrece al turismo. Con el anunciado concurso de ideas, a la Municipalidad le pueden llover propuestas, pero sin plata hay un abismo de distancia entre la idea y su concreción.

- Construcción y mejora de establecimientos escolares: cómo soñar con estas obras si está complicada la continuidad de un servicio esencial como el de los comedores porque hay atraso en el pago a los proveedores.

SE VIENEN LOS BONOS

Tal es la gravedad de la situación económica de Provincia que el gobierno bonaerense avanza con la idea de emitir bonos por 600 millones de pesos para hacer frente, entre otros compromisos, al pago de deudas con empresas proveedoras del Estado, con las que acumula una mora de hasta cuatro meses.

Según indicaron a DIB fuentes oficiales, la intención es que los proveedores del Estado tomen los bonos para saldar los montos que les adeuda la administración central. "La idea es poder comenzar a emitir los bonos a más tardar a principios de octubre" indicaron los voceros consultados, y señalaron que previamente su aplicación será consensuada con la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (Femape).

Se trata de una iniciativa del ministro Arlía, con la que busca afrontar también otras obligaciones como el pago de salarios, que según indicó esta semana el propio funcionario, sólo está asegurado por otros dos meses si la Provincia no consigue nuevos recursos.

Los salarios provinciales de agosto comenzaron a pagarse el martes, en tiempo y forma, luego de que la Provincia reasignara partidas propias ante la demora en el envío de 240 millones de pesos por parte de la Nación.

Según la estimación oficial, la gestión de Daniel Scioli necesitará conseguir financiamiento por 2.500 millones de pesos para pagar salarios en lo que resta del año, y en ese sentido, será clave la ayuda financiera del gobierno nacional.

No obstante la urgencia, Arlía descartó la vuelta de los patacones pero sostuvo que frente a la crítica situación financiera provincial se postergarán las obras públicas ya previstas pero sin licitar y las compras de bienes y servicios no esenciales. Esos fueron los temas que dialogó con Rosso y Forneris.

Por su parte, Arlía también inició encuentros con legisladores para detallarles el "austero" Presupuesto 2010 que el gobierno provincial buscará aprobar antes del recambio legislativo de diciembre, donde perderá las mayorías en ambas cámaras.

La Provincia ya autorizó la emisión de bonos por 35 millones de dólares -con fecha de vencimiento en 2016- que comenzarán a comercializarse en el mercado local a partir de mayo próximo con el objetivo de financiar la ejecución de proyectos de inversión pública.

Para ello, nueve cajas de previsión social de profesionales de la provincia rubricaron un compromiso de suscripción con la cartera económica para tomar parte de los bonos que se emitirán, informó esta semana la agencia DIB.

Comentá la nota