Aprovecharía el alejamiento de Delich para ensayar esta reforma Giacomino analiza crear una jefatura de gabinete

Se llamaría formalmente Secretaría de Coordinación, pero con facultades ampliadas por sobre el resto de las carteras. Si no se encuentra una persona de prestigio y solvencia, se confirmaría el actual esquema con un relevo para Delich.
El intendente Daniel Giacomino podría crear una “jefatura de gabinete” aunque en las formalidades se denominaría Secretaría de Coordinación, como ya existió durante la administración de Luis Juez, aunque en este nuevo ensayo el objetivo sería colocar un funcionario de prestigio y con atribuciones que colabore con el jefe comunal en la administración de todos los sectores que integran su estructura política.

Esta no es una decisión tomada sino en análisis, ya que también se baraja la posibilidad de seguir con el esquema actual con la designación de un secretario de Educación tras el inminente regreso de su actual titular, Francisco Delich, a la banca que lo espera en la Cámara de Diputados de la Nación.

No obstante, la decisión del jefe comunal sobre las dos opciones es más o menos inminente, ya que la semana que viene es la última de Delich en Educación.

Tanto la llegada como la partida de Delich del equipo de Giacomino ha quedado en un halo de misterio. Está claro que su incorporación le sumó prestigio al gabinete del intendente, pero no eran pocos los que esperaban más de un dirigente de sus quilates. Incluso, se descontaba que su arribo en esa área era poco menos que un pretexto para, desde allí, sumarle a la gestión la capacidad política que, se supone, estaba en condiciones de imprimirle.

Es cierto que el reingreso de Delich a Diputados-eventualmente también a la presidencia de la bancada del Frente Cívico- bloquea el acceso a la cámara del riocuartense Daniel Reiloba que, por su cercanía con Luis Juez, no hubiera sido funcional a Giacomino en el marco de la tensión interna que existe en la multifacética agrupación que lidera el ex intendente.

No obstante esta situación y también que Giacomino necesita de un operador de categoría en Buenos Aires, da la sensación de que en la fugaz incorporación de Delich al gabinete quedó algo inconcluso o, mejor aún, que su presunto aporte, por responsabilidades propias o ajenas, no se concretó.

Jefe de gabinete

La idea de un secretario de Coordinación que cumpla las funciones de “jefe de gabinete” dependerá de la posibilidad de seducción del jefe comunal a una persona que tenga prestigio pero también capacidad de gestión y monitoreo sobre el resto de la gestión, tres condiciones complejas de reunir.

Sin embargo, la necesidad de esa figura es necesaria para Giacomino, que muchas veces se multiplica en gestiones que mal disimulan la falta de aptitud, eventualmente también autonomía, de la mayor parte de los miembros de su gabinete. Algunos quisieron ver en la persona de Delich a ese personaje, pero no fue así.

Incluso, si se consideran las proximidades del primer año de gestión, bueno sería para él y para la ciudad terminar que armar el equipo que debería acompañarlo definitivamente hasta el que termine su mandato.

Los tiempos que se aproximan no son fáciles para nadie que administre el Estado, en particular la Municipalidad de Córdoba, sobrecargada de gastos en personal y subsidios al transporte, sin dejar de considerar la inminencia del fin del actual contrato con Cliba para la limpieza de la ciudad y la migración hacia un nuevo esquema, inevitablemente más costoso si se pretende dar un mínimo salto de calidad en el servicio.

Comentá la nota