Aprontes finales para las internas, la clave de las elecciones en Uruguay.

Mañana se dirimen los candidatos para las presidenciales de octubre. Esperan una alta participación.
En octubre habrá presidenciales y mañana, cuando en internas partidarias midan fuerza los precandidatos, empezará a perfilarse el tono de la contienda. Por eso, en Uruguay no sólo se habla aquí del aniversario de la muerte de Gardel, recordado estos días como si fuera oriental; de distribución del ingreso como consigna del gobierno y sus candidatos; de la inseguridad y el paco como crítica de la oposición; de Gran Cuñado (sí, también se ve aquí) y del partido Estudiantes-Nacional. Sino que, por coincidencia de tiempos, igual que cruzando el "charco" se apuran spots de TV, los mensajes de internet y la propaganda callejera. El envión final para convencer al incrédulo.

Entre las plazas Libertad e Independencia de la Av. 18 de Julio y cruzando a la Ciudad Vieja en la plaza Matriz, reparten volantes de los candidatos del gobernante Frente Amplio (FA) y de los partidos opositores Nacional (PN, o Blanco) y Colorado. Hay por ley internas partidarias, de las que saldrán los convencionales que definirán la fórmula presidencial. Y hay entusiasmo pues en las dos fuerzas que según las encuestas rivalizarán en octubre, FA y blancos, hay puja por ver quién lleva la delantera.

En la consultora Factum dijeron a Clarín que "la vez pasada votó 44% del padrón ya que Tabaré Vázquez, hoy presidente, era candidato fijo, y los colorados también lo tenían casi definido. Sólo competían en serio los blancos. Pero ahora esperamos hasta 58% de participación pues José Mujica y Danilo Astori en el FA y los blancos Luis Lacalle y Jorge Larrañaga compiten fuerte". Es una cifra histórica, más considerando que el voto es voluntario, no obligatorio como en elecciones generales. Y más aun porque 12% del padrón vive fuera del país, así que en rigor votaría 66% de quienes están efectivamente en Uruguay.

En Interconsult coincidieron: esperan una participación muy alta, un 55%. Según sondeos muy coincidentes, en el FA, que buscará revalidar en octubre su primer gobierno, con un Tabaré de alta aceptación y logros socioeconómicos visibles, Mujica aventaja a Astori y a Marco Carámbula. En Factum señalaron que Mujica, viejo líder de la dura izquierda uruguaya, "recoge 53 a 56% de la intención de voto y Astori, ex ministro de Economía, 35 a 38%". Y en el PN, el ex presidente Lacalle ronda 60% pero en las filas de Larrañaga dicen que darán sorpresa. Entre los colorados el candidato sería Pedro Bordaberry.

Con los porotos contados, los plenarios decidirán el binomio, pero lo que entre los blancos ya parece definido (un acuerdo Lacalle-Larrañaga), en el FA demorará unos días pues hay un compromiso de definir en la Convención. Obvio, una victoria clara del sector Mujica lo impulsa a la candidatura y todo girará entonces a la decisión que tome Astori de acompañarlo.

Si, como en casi todas las elecciones recientes, hay una pulsión al centro del electorado, Astori, según politólogos, sería el acompañante ideal de Mujica. Aunque su gente, como Rafael Michellini dijo a Clarín, cree que "no debe reducirse todo a la fórmula, sino buscar cómo aseguramos el triunfo en octubre. Nos jugamos el gobierno". Si entonces el FA no logra la mitad de los votos habrá ballotage y riesgo para el oficialismo. Para la consultora Equipos Mori, "hoy todo es posible. Que gane el FA en primera o segunda vuelta o lo haga el PN en segunda". Y el director de Factum, Oscar Botinelli, señaló a Clarín: "Si hoy fueran las presidenciales, el FA obtendría 46 a 49%, el PN 39 a 41 y los colorados (que en una eventual segunda vuelta se sumarían al candidato blanco) de 8 a 10%". En todo caso, un escenario de gran disputa que preanuncia una campaña caliente. Como un buen mate.

Comentá la nota