Aprocha denuncia que se pagan precios irrisorios en la campaña algodonera

Aprocha denuncia que se pagan precios irrisorios en la campaña algodonera
La Asociación de Productores Chaqueños emitió un severo documento en el que denuncia que en la campaña algodonera se están pagando precios angustiantes, que no compensan el esfuerzo del agricultor.
Antonio Floroff, presidente; Daniel Karban, vicepresidente, y Rubén Eduardo Billa, secretario, al remarcar la que califican de grave situación, responsabilizan al sector de acopiadores por la suma que están abonando y remarcan inacción del gobierno para evitarlo.

“No queremos referirnos al problema de la sequía ni del picudo, que ahora ya escapan a las decisiones y facultades del gobierno --dice el comunicado--, sino al problema angustiante del precio que se está pagando a los productores en este momento, el que oscila entre $800 y $1.000. Se acordó ante el Ministerio de Trabajo que al cosechero habría que pagarle $550 por tonelada recolectada, y de ninguna manera creemos que ese precio sea excesivo, pero teniendo en cuenta lo que recibe el colono, no quedan dudas de que vamos menos que a medias. Cualquier neófito en la materia puede darse cuenta del precio irrisorio que los acopiadores pagan al productor”.

“Ante todo esto, ¿qué hace el gobierno? Se hace el distraído, como si no tuvieran nada que ver. Nuevamente se abandona al productor a las fauces devoradoras de la riqueza algodonera, que son los viejos conocidos nuestros: Tipoití, Eurnekian, Karagosian, Santana y el resto de las empresas hilanderas, que vuelven a hacer su agosto a costillas del agricultor y del cosechero. Cualquier consumidor sabe que las prendas elaboradas con algodón han subido por lo menos un 50% de sus precios al público; mientras por otra parte vemos que el algodón en bruto baja su precio a la mitad de lo que se pagó el año pasado”.

Propuesta de los productores

“Argentina gasta más de 1.500 millones de dólares en importación de fibra de algodón y prendas terminadas. Proponemos que el Estado nacional aplique un arancel de 50% a la importación, tanto de fibra como de prendas terminadas, y esta medida logrará que el mercado interno suba sus precios a un valor razonable. Y si se nos objeta que eso genera aumentos en los precios de las prendas, respondemos que, por ejemplo, para fabricar un pantalón vaquero de jean se necesitan tres kilos de algodón en bruto, o sea en estos momentos equivalen a $3, y ese pantalón se vende al público a un promedio de $100, de lo que se deduce que del precio que paga nuestro pueblo por un pantalón llega al bolsillo del colono tan sólo el 3%. Esto se arregla con medidas inteligentes, aumentando los aranceles, que incluso no sólo que al Estado le cuesta nada, sino que le genera mayores ingresos”.

“Fijación de precio mínimo y sostén en $2.000 la tonelada, utilizando el fondo algodonero para compensar las diferencias de precios”.

“El gobierno provincial debe asumir su responsabilidad en este tema, porque no olvidemos que auspició y alentó la siembra del algodón, y hoy no puede abandonar al productor a las leyes de la libre competencia. No debe abandonar a los pollos dentro de la jaula de los tigres. También prometió la ley de corresponsabilidad gremial y nada se concretó”.

“Pedimos urgente aplicación de aranceles a la importación de algodón. Compensación de $300 por hectárea sembrada, incluidos quienes hicieron girasol. El año pasado el Estado se llenó los bolsillos con las retenciones. Este año la perinola indica que es él el que tiene que poner. Si pretende ser socio del productor, debe comprender que cuando las vacas no son gordas, tiene que acudir en socorro de su asociado”.

“A propósito de las vacas, la sequía que se avizora como la más grande de los últimos cincuenta años indica que es imprescindible que se otorguen subsidios de $200 por cabeza de ganado, para permitir el acopio de forrajes. Y esto debe ser ya, no cuando los cuervos den cuenta de las osamentas que regarán los campos de cría”.

Comentá la nota