La CGT aprobó dejar para mitad de año la reapertura de las paritarias

La CGT aprobó dejar para mitad de año la reapertura de las paritarias
Por la crisis, la cúpula sindical sugiere ahora que cada gremio negocie sumas fijas.
Ni techo ni piso. Ahora la discusión salarial pasa por otro lado. El terremoto de la crisis llegó al seno de la CGT. Ayer en la sede de la calle Azopardo, sesionó el Consejo Directivo de la CGT, que en forma unánime aceptó postergar las paritarias hasta mitad de año, para que cada gremio negocie sumas fijas o porcentajes acotados de aumentos.

Tras la reunión que duró cuatro horas y que encabezó el camionero Hugo Moyano junto a otros 45 gremialistas, el secretario de Prensa de la entidad, Héctor Daer, sostuvo que "la situación es muy heterogénea, y no hay que generalizar la crisis". Y amplió: "La prioridad es cuidar el empleo sobre todo en rubros como mecánico y automotriz y buscar cualquier mecanismo necesario para sostener el poder adquisitivo y el empleo de los trabajadores".

Pese a algunas diferencias internas, en la charla no se habló de porcentajes. A comienzos de año había surgido que la mayoría de los gremios pensaba en un 20% como cifra de referencia de aumento en paritarias, duplicando la expectativa empresaria. Pero la escalada de la crisis le bajó el tono a esa puja y hoy ya se asume que no hay escenario para que los empresarios asuman incrementos semestrales o anuales.

Daer puntualizó que la prioridad es ver cómo la crisis golpea en forma dispar en cada rubro. "No hay despidos masivos, no hay ningún desborde, aunque sí sabemos que hay una mayor rotación en los puestos de trabajo", asumió.

Al mismo tiempo, la palabra "cautela" sonó varias veces. "La paritaria este año no va a ser fácil. Queremos evitar cualquier intervención del Gobierno para fijar aumentos, es momento de negociar y buscar los mecanismos que existan para cuidar el empleo", insistió Daer, cuando fue consultado por la posibilidad de que el ministerio de Trabajo fije una suba por decreto como lo hizo entre 2002 y 2005.

Por lo pronto, ya hay varios gremios que podrían sumarse a la decisión que tomaron sindicatos vinculados con el transporte, la energía y el sector textil que comenzaron a negociar el pago de una suma fija a cambio de postergar la discusión salarial hasta el segundo semestre del año. La mayoría de los dirigentes incluso sostuvo que las sumas fijas pueden variar de acuerdo a cada sector, e incluso las modalidades de pago que pueden ser mensuales, bimensuales o trimestrales.

Al mismo tiempo, en la primer parte de la charla Moyano expuso su visión sobre la crisis y comentó las impresiones que trajo de su viaje por España. "La situación en Europa es mucho más preocupante", se lo escuchó decir, antes de avalar la creación de un Consejo Económico y Social, que tenga como base la discusión de los trabajadores en los proyectos de ley.

Por otro lado, aunque también como correlato de este escenario, se fijó para el próximo 30 de abril una movilización para conmemorar el Día del Trabajador. Según varios caciques sindicales, buscarán dar una muestra de unidad -la CGT tiene hoy una conducción colegiada luego de 4 años de moyanisamo puro en las decisiones-, y también será una forma de marcarle el terreno al Gobierno en un año delicado. Aunque le bajaron el tono, de entrada se descartó movilizar el 1° de mayo, día en que posiblemente el kirchnerismo decida sacar a su tropa a las calles. "Es una movilización de los trabajadores, no es un paro contra nadie", dijeron para despejar dudas.

Comentá la nota