Aprobaron el Presupuesto 2009

El oficialismo logró los votos necesarios para avalar la estimación de ingresos y egresos para el año próximo. La oposición reiteró sus críticas por la falta de sustento técnico a los números incluidos en la recaudación de jurisdicción municipal. Barriga criticó “nuevos entretejidos políticos”. Oficialismo y aliados plantearon la aprobación como una “excepcionalidad” y un “voto de confianza”.
El Ejecutivo ya cuenta con ansiada aprobación del Presupuesto 2009, que estima ingresos y egresos por 191.054.640 pesos. El oficialismo cosechó varios apoyos, y logró sumar ocho votos, contra tres por la negativa. Además de los radicales Claudio Otano y Laura Alves, votaron favorablemente Darío Rodríguez Duch (ARI), Daniel Pardo (PPR), Darío Barriga (SUR), Silvana Camelli (Peronismo – Crecer con Principios), y los dos concejales del Frente Grande Silvia Paz y Alfredo Martín.

En tanto, los ediles Hugo Cejas, Arabela Carreras (ambos de SUR) y Francisco De Cesare (Partido Socialista) rechazaron el proyecto.

El tratamiento de este proyecto se extendió por dos horas y media, y durante el transcurso de las discusiones se sucedieron los debates, y hasta el oficialismo reconoció que existe una “sobreestimación de ingresos”, así como un incumplimiento de las exigencias derivadas de la ordenanza 1611/06 que estipula la presentación de un Plan de Gobierno que sustente el cálculo de recaudación y egresos por Programas.

Desde el punto de vista político, la sesión dejó también tela para cortar. En su breve intervención, Barriga aseguró que en las últimas horas se concretaron “nuevos entretejidos políticos”, de los cuales que, anticipó, se verán los resultados en los próximos días. No profundizó en el tema, pero la votación de los concejales del Frente Grande causó sorpresa entre algunos referentes del Frente para la Victoria.

Quienes desde la oposición o partidos aliados del gobierno municipal votaron a favor del proyecto admitieron la falta de cumplimiento de la normativa mencionada, y anticiparon trabajar para que “este sea el último presupuesto” que se aprueba con esta falencia.

El debate central estuvo dado por las críticas a la sobreestimación de ingresos, así como la “falta de información” sobre las características de algunos programas a ejecutar. Cejas y Barriga coincidieron en criticar el “bajo nivel técnico” expuesto en el Presupuesto, así como en la defensa que los funcionarios de Economía hicieron de la estimación de ingresos.

En duros términos, ambos legisladores –que a la hora de votación lo hicieron de forma diferenciada- apuntaron que los miembros del Ejecutivo “no estuvieron a la altura de la circunstancia”.

“Parecía que el Presupuesto ni siquiera lo armaron ellos porque no lo podían explicar”, apuntó Cejas en referencia a las reuniones con los funcionarios de Economía.

El edil de SUR, el más crítico en todo el proceso de discusión en Comisiones, solicitó el pase a Comisión de la iniciativa, y más tarde la constitución en Comisión del cuerpo, con el objetivo de proseguir su análisis, pero por mayoría perdió las votaciones correspondientes.

Insistió además en remarcar que la aprobación “le permitirá al Ejecutivo mover partidas por casi 30 millones de pesos”, y consideró que esas transferencias estarán destinadas a cubrir compromisos salariales”.

Por su parte, Barriga explicó que “no se está siendo claro con la gente, porque el no cumplimiento del logro de esos ingresos sobreestimados, significa el no cumplimiento de programas de egresos”.

Para el Presidente del Concejo “al mentir en ingresos estamos mintiendo en los egresos”, y también criticó el “bajo nivel técnico en la secretaría de Hacienda, que tiene a su cargo lograr los fondos para la ejecución de programas”.

El socialista Francisco De Cesare también cargó contra la falta de información sobre el destino de los recursos y los diversos programas incluidos: “Los números de los ingresos no se corresponden con la realidad”, dijo; y recordó que “de un día para otro el Ejecutivo decidió sacar 12 millones de pesos de obras públicas, y 5 millones en sueldos”, en relación a las reformas introducidas en las últimas horas previas al tratamiento del proyecto.

La defensa del proyecto corrió por cuenta de los radicales Otano y Alves, así como de Duch y Pardo, quienes, sin embargo, consideraron “excepcional” la aprobación, teniendo en cuenta el escaso tiempo transcurrido desde la asunción del nuevo Ejecutivo municipal. “Hay que contextualizar la situación”, pidió Pardo para justificar la ausencia del cumplimiento a la ordenanza 1611.

Ambos, al igual que la frentegrandista Silvia Paz –llamativamente Alfredo Martín no hizo uso de la palabra-, quien planteó que se trata de una herramienta de la que debe dotarse al Ejecutivo, pero anticipó un seguimiento en la ejecución: “No confiamos plenamente en el gobierno. Vamos a andar detrás viendo lo que hacen”, señaló en relación a la ejecución presupuestaria del año próximo.

Otano aseguró que la aprobación es una muestra de “confianza y responsabilidad institucional”, y recordó que “el Presupuesto 2008 empezamos a analizarlo tres meses después, porque se presentó tarde. Eso no significó que el presupuesto sea ilegal”.

El edil radical dijo, sobre ese proyecto presentado por el entonces intendente interino, Darío Barriga” que “también teníamos claro que aprobábamos un presupuesto inflado, y eso quedará demostrado a fin de año”, al momento de analizar su ejecución.

Finalmente, al momento de la votación, el oficialismo contó con acompañamientos impensados, y sumó ocho votos, contra tres que manifestaron su rechazo. (ANB)

Comentá la nota