Aprobaron norma de corredores inmobiliarios

Los legisladores tuvieron un arduo debate sobre el despacho original.
En la extensa reunión legislativa de ayer se aprobó la Ley que reglamenta el ejercicio profesional de corredores inmobiliarios de la provincia, que había sido aprobado en general en la sesión del 17 de febrero pasado.

El análisis particular de la iniciativa demandó mucho tiempo incluso los legisladores debieron ir a un cuarto intermedio para acordar algunos puntos que fueron modificados del despacho original.

Dicha Ley consta de 42 artículos donde se establece que el colegio de corredores públicos inmobiliarios de la provincia, será un organismo de derecho público no estatal que tendrá el gobierno de la matrícula profesional, será responsable de su organización y funcionamiento.

Es por ello que tendrá las funciones, atribuciones y deberes de ejercer el gobierno de la matrícula profesional y llevar un legajo personal de cada matriculado.

Además de otorgar la habilitación profesional y la credencial profesional; defender los intereses y derechos de los matriculados en relación con su desempeño profesional.

Ejercer la potestad disciplinaria sobre los matriculados, vigilar el cumplimiento de las leyes que regulan la profesión, velar por el decoro y la ética profesional y establecer los derechos de matriculación e inscripción y aranceles referenciales mínimos a percibir por los matriculados en concepto de honorarios y gastos relativos al desempeño de la profesión.

Fijar la clase y monto de la garantía y propender al perfeccionamiento profesional, con el dictado de cursos, seminarios, jornadas y/o congresos.

Además de vincularse a entidades de otra categoría o grado siempre que no se lesione su autonomía de gobiernos y fomentar el espíritu de solidaridad y asistencia recíproca entre sus miembros.

Procurar la formación de una mutual y la concertación de seguros colectivos de previsión para los matriculados y familiares a su cargo; procurar los recursos necesarios para su funcionamiento y cumplimiento de sus fines, pudiendo cobrar cuotas periódicas a los matriculados, adquirir bienes, enajenarlos y administrar su patrimonio.

Intervenir como árbitro en las cuestiones atinentes al ejercicio profesional del corredor público inmobiliarios en la provincia, dictar sus reglamentos internos.

Comentá la nota