Aprobaron la creación de una oficina para control de ruidos

Los concejales aprobaron una ordenanza que dispone la creación de una Oficina de Control de ruidos. Estaría bajo el control de la Subsecretaría de Medio Ambiente y velará por la tranquilidad de los vecinos.

Tras varios meses de pedidos insistentes de vecinos que viven en distintos barrios que padecen consecuencias por ruidos molestos generados por boliches y locales nocturnos, finalmente se aprobó un proyecto de ordenanza a partir de la cual se dispone la creación de una Oficina de Control de Ruidos y Vibraciones.

De acuerdo con lo que se establece, esta área tendría que funcionar bajo la órbita de la Subsecretaría de Medio Ambiente.

En la sesión que se aprobó el proyecto, estuvieron los vecinos que conforman la agrupación contra los ruidos molestos, unidos por el silencio, que tras esta situación se sintieron más que conformes ya que esto limitará la práctica irresponsable de muchos locales.

Vale destacar que según el proyecto de ordenanza, la oficina velará por el cumplimiento de las ordenanzas Nº 1.472, 4.203 y 447, referidas a ruidos y vibraciones, así como en toda otra disposición relacionada con el control de ruidos molestos.

Asimismo se tiene previsto desarrollar junto a otras instituciones campañas de información y educación pública acerca de las causas y efecto del ruido, estrategias para su control. Una de las funciones encomendadas por la futura Oficina es impulsar y desarrollar acciones conjuntas con organismos similares de otras jurisdicciones judiciales, tendientes a acordar políticas comunes a dar solución a problemas específicos.

FONDOS

En cuanto a otras cuestiones, la norma deja en claro que se creará un Fondo para el Control del Ruido y Vibraciones, cuya finalidad será solventar las acciones de prevención y control de la contaminación por ruido y vibraciones. Se constituirá por los aportes provenientes de: la afectación del presupuesto anual del municipio; las multas que se cobren por infracciones a las ordenanzas vigentes; las tasas o aranceles percibidos por inspecciones o certificaciones de aptitud acústica; los intereses devengados y las rentas; las donaciones efectuadas por terceros; y los remanentes no utilizados de ejercicios vencidos.

El Fondo será administrado en forma autárquica por la Oficina de Control de Ruido y Vibraciones, estableciendo un porcentaje no menor del 50% del Fondo para el Control de Ruido y Vibraciones deberá destinarse anualmente a la acción preventiva.

Se creará la Comisión de Ruido y Vibraciones destinada a asesorar a la Oficina de Control de Ruido y Vibraciones. Estará integrada por representantes de entidades científicas, técnicas y ambientalistas, y organizaciones no gubernamentales.

Comentá la nota