Aprobaron aumentos del boleto de hasta el 40 por ciento.

Desde febrero, viajar en las líneas comunales costará entre 1,10 y 2 pesos. Hubo quejas por la calidad del servicio. El bloque oficialista apoyó la suba.
A partir de febrero, viajar en las líneas comunales de colectivo saldrá lo mismo que ya cuesta hacerlo en las provinciales y nacionales por similares trayectos. Para eso, el Concejo Deliberante convalidó anoche subas que van del 12 al 42 por ciento en el valor del boleto.

Con críticas de la oposición, que cuestionó la oportunidad de las subas y la calidad del servicio, el bloque oficialista fue suficiente para aprobar el nuevo cuadro tarifario que llevará el boleto mínimo de los actuales 0,90 a 1,10 y el más caro -para trayectos superiores a los nueve kilómetros- de 1,40 a 2 pesos.

La suba, de todos modos, aún no tiene una fecha definitiva de aplicación: comenzará a cobrarse recién cuando el intendente Humberto Zúccaro ponga la firma en el decreto que promulgue la nueva ordenanza, lo que sucederá en los primeros días de la semana que viene.

Justamente el propio Zúccaro se había mostrado contrario a los nuevos valores pretendidos por las empresas. En declaraciones periodísticas realizadas el martes de esta semana, tras reunirse con sus concejales para analizar el tema, el jefe comunal había aventurado que el aumento no debía superar 1 peso para el boleto mínimo y 1,80 para el más caro.

Sin embargo, fueron los choferes nucleados en la UTA los que terminaron inclinando la balanza a favor de las empresas, que ataron los aumentos salariales de este año al otorgamiento de las cifras pretendidas sin modificaciones.

Debate

La concejal Rosa Baiz (ex Coalición Cívica, actual Compromiso Cívico con Justicia y Verdad), fue la que tomó la voz de la oposición a las nuevas tarifas. De hecho, la edil coincidió con Zúccaro al afirmar que la franja de a ,8 sería la justa para el boleto.

Asimismo, la edil, que se definió como usuaria habitual de los colectivos de líneas comunales, se quejó por la mala calidad del servicio.

"Acá se habló de los sueldos de los choferes, pero no de los usuarios. Hay horarios que no se respetan, colectivos que no tienen puerta trasera, paradas sin refugios para los pasajeros", enumeró la edil.

"Podemos pasarnos toda la tarde hablando de las falencias de los colectivos", resumió Baiz.

El denarvaísta Diego Ranieli (Unidos por Pilar), también se opuso a las subas. De todos modos sus argumentos no fueron económicos o de servicio sino de oportunidad: "Nos pasamos horas hablando con los vecinos preocupados por el aumento de la luz. No es el momento de llevarles otro aumento más", opinó Ranieli.

Desde el oficialismo, en tanto, fue el presidente de la comisión de Transporte, Roberto Fernández, el encargado de defender los aumentos y cuestionar a la concejal Baiz, a la que acusó de "hablar porque es fácil agarrar un micrófono" pero de haber estado ausente en las reuniones de comisión.

A su turno, el titular de la bancada oficialista, apuntó que el tema de las frecuencias y la calidad del servicio debe ser analizado caso por caso. "Muchas veces acompañamos pedidos de la oposición para poner más frecuencias en algunos horarios y terminaron con los colectivos vacíos", señaló Olivera, que también criticó la suba de la tarifa eléctrica.

El nuevo boleto costará, desde ahora, 1,10 para la primera sección de hasta 3 kilómetros; 1,50 para la segunda, de 3 a 6 kilómetros; 1,75 para la tercera, de 6 a 9 kilómetros y de 2 pesos para la última, por encima de los 9.

Junto con el aumento del boleto, el Concejo votó -en este caso por unanimidad- la obligación de las empresas de instalar máquinas para tarjetas magnéticas en todas las unidades, a fin de paliar el problema de la falta de monedas que el aumento vendrá a agravar.

De todos modos, la implementación de la mejora demandará una serie de adecuaciones administrativas y de estructura por lo que recién entrará en vigencia a partir de mayo.

Convenios con Nación

Convalidan acuerdos por obras clave

El Concejo Deliberante local convalidó anoche, en la primera sesión extraordinaria del año, los acuerdos suscriptos entre el Municipio y organismos del Estado Nacional para la realización de obras clave.

Los acuerdos refrendados por los ediles alcanzan a los que se firmaron para la construcción de un nuevo hospital municipal en la Panamericana; la realización del camino de circunvalación de la ciudad entre la autopista y las rutas 25 y 28 y la reconstrucción del tramo de la ruta 26 que vincula los ramales Pilar y Campana.

De todos modos, ninguno de los convenios especifica montos ni plazos para la concreción de las obras que fueron comprometidas por el Gobierno en diferentes oportunidades.

Comentá la nota