Fue aprobado el aumento de las tasas, pero irá a recomponer el salario de los municipales

Fue la exigencia del PJ y Alternativa por Coronel Suárez para ocupar sus bancas y terminar con una crisis institucional que ya llevaba nueve meses, además de lograr que la tasa por servicios sanitarios (agua y cloacas) se mantuviera igual.
Fue un debate arduo, muy duro, en donde la oposición (esta vez integrada sólo por justicialistas) demostró que la de Ricardo Moccero es una pésima administración y que se encuentra en emergencia presupuestaria por su propia imprevisión y por la utilización de recursos públicos con fines políticos.

Cuarenta minutos habían pasado de las 20:00, el pasado jueves, cuando ingresan las secretarias del Concejo Deliberante y algunos instantes más tarde hacen lo propio los ediles y mayores contribuyentes oficialistas, parte del PJ hace lo mismo al igual que la independiente Nancy Augusto y Roberto García.

La realidad indicaba que la UCR no iba a dar quórum, pese a algunos trascendidos que por la tarde indicaban que también tenían intensión de destrabar el conflicto institucional que había llevado, a fines del año pasado, a no dar quórum en la Asamblea, para evitar un exagerado e innecesario aumento de tasas. Tal posicionamiento lo corrobora el titular del Bloque del PJ, el edil Héctor Dalmau, quien vuelve a reunir a sus dirigidos, manteniéndose la decisión de dar quórum, porque el objetivo era beneficiar a los trabajadores municipales.

Ya con quórum, el presidente del Cuerpo, Daniel Muschong, dio inicio a la asamblea de concejales y mayores contribuyentes, que tenía en tratamiento una ordenanza con media sanción que sería modificada por un dictamen surgido de la Comisión de Hacienda y que a diferencia de lo ocurrido el pasado lunes, no incluía aquel aumento del 20% en los servicios sanitarios, tomado como una ?burla? por la oposición y que no permitió sesionar en aquella oportunidad.

No obstante, tampoco era el dictamen que había sido consensuado en su momento entre la oposición y el oficialismo, que rondaba en un 16% de aumento en promedio en todas las demás tasas municipales, exceptuadas la de servicios sanitarios y la Vial. Esta vez se ubicaban entre el 18 y el 28% de incremento, pero con una cláusula que indica que lo obtenido como recursos deberá ser destinado al pago de una seria y justa recomposición salarial para los trabajadores municipales.

La ordenanza, finalmente aprobada por mayoría con el voto afirmativo de los dieciséis mocceristas (entre concejales y mayores contribuyentes), la docena justicialista votó por la negativa, establece que se aumentan el alumbrado cobrado por terceros y el común un 12.5%, el barrido un 19%, la recolección de residuos (si es diaria o alternada) un 28%, la conservación de la vía pública un 27% y un 30% las Marcas y Señales, no alterando las tasas Vial, de servicios sanitarios, Seguridad e Higiene y el riego.

Un debate extraño

El debate tuvo ribetes más bien extraños, porque en lugar de abocarse los concejales en explicar las razones que tenían unos para aprobar la ordenanza y otros de rechazar la misma, se centró en demostrar que el Departamento Ejecutivo de Coronel Suárez se encuentra en emergencia presupuestaria por los desmanejos poco serios de la ?Gestión Moccero?, la falta de previsión y el despilfarro de dinero que hubo en los meses previos a las elecciones legislativas del pasado 28 de junio.

En realidad, quienes asistieron el jueves al recinto del Concejo Deliberante, que fue mucha gente (en su mayoría trabajadores municipales, pero también hubo gente interesada en cuestión pública y representantes políticos), escucharon más bien argumentos para una Rendición de Cuentas que para aprobar o no una ordenanza aumentando las tasas. Esto es así y, de verdad, todos los argumentos vertidos, avalados con documentación, le debería dar vergüenza al oficialismo, que impávido asistió a una muestra descarnada de lo que es la administración municipal de Ricardo Alejo Moccero.

Además de los concejales oficialistas, entre los mayores contribuyentes, había experimentados hombres del moccerismo capaces de entablar un alto debate discursivo con la oposición, tales como los ex presidentes Julio Rubio y Luis Gariglio, incluso el propio hermano del intendente y ex diputado provincial, Gustavo Domingo Moccero, quien para no ser advertido por el público ubicado en la barra se escondió detrás de una columna y desde allí, casi con burla, gesticulaba ante cada intervención de la oposición. Todos asistieron al ?streaptease? que hizo la oposición de la ?Gestión Moccero? y lo hizo en silencio, en pocas palabras? avalaron con el silencio lo que el PJ les espetaba, no rebatieron ninguna de las expresiones y esto se logra cuando un grupo de personas se exhibe con la verdad, con documentación. No hablaron porque no pudieron defender ninguno de los argumentos presentados. Incluso, al menos a uno que aplaudió junto a la gente una de las intervenciones, les debe haber dado vergüenza pertenecer a esa agrupación política, pero no se animan a decir hasta acá llegué? como otros dignos dirigentes ya han hecho.

La justificación del oficialismo

El único que habló del Bloque del MPV fue su presidente, Néstor Osorio, quien se limitó a exponer las razones técnicas que tenían para aumentar las tasas. En primer lugar, Osorio dijo que "muchas situaciones se fueron dando en estos nueve meses, hubo variantes para llegar a un acuerdo definitivo", dejando en claro que "el Ejecutivo elevó este proyecto porque la necesidad era evidente".

El oficialismo logró el objetivo, aumentó las tasas, pero el costo político fue muy alto. Néstor Osorio fue el único orador del moccerismo

Indicó que "en el acuerdo alcanzado, es considerable el porcentaje que se ha bajado con respecto al proyecto de origen", insistiendo además que "el frentista pagará en más entre 1.50 y 5 pesos, de acuerdo a los servicios que tenga; incluso una vivienda con 55 metros de frente, a pocas cuadras de la Plaza San Martín, pagaría en más tan solo 9 pesos", expresando que "el incremento a aprobar no es superior al 15%".

Parafraseando al Intendente, Osorio dijo que "los servicios son deficitarios porque nunca se pudieron sincerar a partir de un consensuado aumento, recuerdo que en una oportunidad quisimos incrementar las tasas un 66% y como éramos minoría sólo se aprobó un aumento del 44%".

Finalmente, el edil hizo alusión a la transferencia social que implica el pago de una tasa, "que lo ven aquellos que necesitan recurrir al municipio", dijo para explicar luego las fuentes de financiamiento que se tiene en la administración municipal y expresar que "cuando se confecciona el Presupuesto, que fue en octubre de 2008, éste era de 66.3 millones de pesos, compuesto por 19.4 millones de pesos de recursos propios, de los cuales 15 millones provenían de las Tasas, además se presupuestó un aporte por coparticipación provincial de 46 millones de pesos, pensando a ese momento que el inmobiliario rural se iba a cobrar, cuando fruto de la emergencia que vive el campo este recurso no está llegando al municipio".

"El municipio depende casi en un 70% de aportes foráneos, principalmente provincial", dijo Osorio, quien añadió que "desde la oposición siempre nos dijeron que no nos preocupáramos porque la coparticipación siempre iba a llegar, pero en esta oportunidad no ocurre así. Por mes deben ingresar por coparticipación 3.7 millones de pesos, pero en junio se recibió un poco más de 1.2 millones de pesos y menos aún en julio y agosto", aunque expresó que "es verdad que hay sumas devengadas a cobrar, pero lo que no llegó es el dinero en efectivo? el numerario".

Por último, Osorio dijo que "en razón de ese faltante de dinero es que introducimos un segundo artículo, en donde se le reclama a la Presidencia de la Nación cumpla con su obligación de girar recursos a la Provincia, para que ésta cumpla con los municipios y así solucionar los problemas. Además, solicitamos que el fondo solidario provincial, que corresponde a las retenciones sobre la soja, puedan ser utilizados como recursos ordinarios y así poder volcarlos al justo reclamo de los trabajadores municipales".

"Lo advertimos, no vivíamos en una isla"

Desde el Bloque del PJ, el edil Héctor Dalmau estructuró un magnífico discurso, con el cual desnudó la realidad de una administración sumida en la decadencia. En primer lugar, rebatió los conceptos de Osorio, y lo hizo expresando que "sabemos que el Presupuesto de 2009 se incrementó en un 37% en relación al 2008, pasó de 48.1 millones de pesos a 66.3, se presupuestó 18.1 millones de pesos en más y esto fue así porque el incremento de la coparticipación fue del 29%. También es cierto, y no se dice, que a fin de año, a diciembre de 2008, tuvimos que ampliar el Cálculo de Recursos en 10.1 millones de pesos, a consecuencia de la coparticipación en más que se recibió el municipio de Coronel Suárez".

Destacó Dalmau que "el año había cerrado bien y conforme a las estimaciones arrojaba, para enfrentar la deuda flotante, algo más de 7 millones de pesos, que se obtiene de la contabilidad municipal. También es cierto que la coparticipación ha sido muy generosa del 2002 a la fecha, ya que siempre fue creciendo, en el orden del 25 y 30% anual, recordemos que en el 2002 fue de tan sólo 8 millones de pesos".

Frente a este panorama tan diferente al exhibido por Néstor Osorio, el edil justicialista dijo que "gozábamos de una época de benevolencia, teníamos a fines del año pasado10 millones de pesos en más, sin pensarlo" y finalmente comparó los primeros semestres de los últimos dos años y fue así que expresó que "enero ? junio de 2009 tuvo un 17% más de coparticipación provincial que enero ? junio de 2008, 21.3 millones de pesos contra 24.9 millones de pesos".

Reflexionó Dalmau que "esto es sólo para ir matizando las consideraciones que haremos y a modo de explicación de por qué hemos estado en desacuerdo durante tantos meses impidiendo un nuevo aumento de tasas. Esto es porque en abril del año pasado ya se habían aumentado las tasas y en forma ilegal, porque se hizo en forma retroactivo al mes de enero de ese año, que permitió tener una recaudación muy buena".

"No se podía aumentar las tasas porque se tenía dinero", expresó Dalmau, añadiendo que "la situación fue cambiando, pero no podíamos permitir el aumento con la presencia de una emergencia agropecuaria que se agravaba por el conflicto del campo con el Gobierno; tampoco se podía aumentar las tasas porque hay una emergencia comercial, en el marco de una recesión y el corte de la cadena de pagos y seguimos soportando las presiones más allá de algunas dietas perdidas".

"Pero, el modelo pujante iba a tener su lado flaco, lo adelantamos desde este bloque, pero nada se hizo nada para prevenir los efectos que hoy se sufren", aseguró Dalmau, quien de inmediato señaló que "el Departamento Ejecutivo expuso durante seis meses una isla de la fantasía, sabíamos que se adelantaba las elecciones porque se venía una situación económica difícil, alertamos el tarifazo. Dijimos que había problemas, alertamos sobre las pinchaduras que hay en la Municipalidad, dijimos ojo con el gasoil, los funcionarios tienen denuncias y documentación de que hay irregularidades en algunas áreas de la comuna".

"Esta Municipalidad se caracterizó siempre por pagar sobreprecios, incluso en la obra pública". Nancy Augusto

"Estuvimos 9 meses diciendo que no al aumento de tasas, como lo decimos ahora, porque la gestión tuvo falencia; se falló en la gestión en el control y las normas de auditoria, pese a haber presentado a la sociedad una catarata de obras", enfatizó Dalmau, quien añadió que "también hay falencias en el control de stock y el Ejecutivo recibió una notificación judicial alertando sobre esta situación y nada se hizo".

Ya dirigiéndose al bloque oficialista, Dalmau expresó que "no se puede votar a cajón cerrado la gestión anual del municipio, porque somos concejales con la obligación de ejercer el control de lo que se gasta, debemos fiscalizar. No se puede estar 14 años aprobando la gestión a cajón cerrado".

"No se está gastando bien"

Héctor Dalmau explicó que "en el municipio no se está gastando bien, muchas actividades se tercerizan, como ser el mantenimiento de parques y plazas, tarea en la que se gastaron 1.1 millones de pesos en tan solo un semestre" y agregó: "Es más, tuvimos la desgracia que no llovió, entonces... ¿qué había que cortar?", recibiendo la ovación de los presentes.

Y siguió: "Por ejemplo, el mantenimiento de espacios verdes y el arreglo de las veredas se terceriza y el trabajo lo cobran monotributistas que es gente allegada al poder, hermanos de delegados; entonces, por eso no alcanza el dinero y nos oponíamos al aumento de tasas, porque considerábamos que ese aumento era inapropiado".

"Osorio habla de las bondades de Coronel Suárez, pero también tenemos deudas pendientes, como el basurero y el agua potable, la cual se quiso aumentar cuando aún no sabemos si es apta para el consumo humano", enfatizó Dalmau, quien agregó que "era un cúmulo de cosas que hacia que los concejales de la oposición alertaran, no pusimos palos en la rueda, y a ciegas, porque nunca permitieron que un funcionario viniera a dar explicaciones, queríamos saber qué estaba pasando y no tuvimos una sola posibilidad de obtener información de primera mano".

"Se gastó mal", expresaba Dalmau, al tiempo que decía que "además, tuvimos que asistir el ultimo sábado de la campaña al ?show del colchón?, vimos a los allegados del Intendente repartir colchones" y expresó que "no tuvieron la habilidad ni la prudencia de generar los controles y ahorros necesarios para impedir que todo esto pasara y fue así que de ser el mejor distrito del mundo se pasó sin escalas a la bancarrota, a estar ahogados económica y financieramente".

Dalmau reclamó que "el Presupuesto debe ser participativo y si hay funcionarios que no hacen bien las cosas deben ser advertidos por los concejales", insistiendo con que "hay pinchaduras y si las hubiéramos evitado ese dinero pudo haber ido a recomponer los salarios de los empleados municipales".

"Pero, ¿por qué nos sentamos? ¿por qué damos quórum?, el cual nos duele y tenemos un sabor agridulce, definitivamente porque el poco aumento de tasas va a los trabajadores municipales, que han sido los más postergados en esta gestión de gobierno", dijo con sentimiento Héctor Dalmau.

"Tengo mucho más, pero me avergüenza, como ser aquel psiquiatra que durante varios años cobró 21mil pesos mensuales, estando procesado por la Justicia, como así también documentación de bonificaciones arbitrarias, porque son destinadas a los amigos del poder, discriminando a aquellos que no lo son, que trabajan para el conjunto de la población".

Consideró Dalmau que "debemos entrar a un nuevo tiempo político en Coronel Suárez, porque con autoritarismo y soberbia la situación actual y las nuevas demandas sociales no encontrarán soluciones" y señaló que "se debe hacer una apertura seria y no denostar a aquellos que marcamos los errores, no se puede culpar siempre de los errores a quienes no están de acuerdo con el poder, tenemos que bajar los decibeles y estamos acá para recomponer el orden institucional del Concejo Deliberante y, primero, para darles tranquilidad a los trabajadores municipales".

"No se aprendió nada"

Desde el bloque independiente, Nancy Augusto dijo que "transcurrido todo este tiempo de no quórum hemos logrado rebajas en algunos puntos del proyecto que tenía media sanción", pero indicó que "tengo otro sabor agridulce, porque después de todos estos meses de no dar quórum en diciembre, con los nuevos concejales, el Concejo Deliberante tendrá la misma conformación, por eso cuando estén cerrando el Presupuesto 2010 se que va a pasar, por mayoría de votos se aprobará a libro cerrado, sin que los oficialistas hayan trabajado en la elaboración de esa herramienta y aprobarán el artículo tercero que le permite hacer cualquier cosa al Intendente con el Presupuesto".

"En todo este tiempo, sin dietas, detuvimos durante algunos meses un aumento de tasas que igual se aprobará, aunque lo votemos nosotros en forma negativa", enfatizó Nancy Augusto, quien agregó que "en realidad, no hubo cambios en la elección, la mayoría se seguirá sustentando en este Cuerpo, y la oposición por más fuerza y ganas que le pongamos en realidad no servirá de mucho, por eso tengo un sabor amargo".

Indicó que "logramos la baja sólo en algunos puntos, pero se efectivizará un aumento con el que no estamos de acuerdo y la situación ha empeorado con respecto a cuando plantemos el primer no quórum, pero nos sentamos sabiendo que no podemos sostener una situación de no quórum, en el debate la gente debe advertir quien es quien... y queremos que este aumento sea para los trabajadores municipales, porque son ellos los que están día y noche en el acampe, en la Plaza San Martín, mientras el Intendente está en alguna playa".

Dejó en claro la edil que "acá se vivió un municipio hasta el 28 de junio, luego... ¿qué pasó? y la respuesta es sencilla, lo que paso fue que el Intendente no fue previsor y en segundo lugar, salió a comprar votos con el presupuesto municipal, y esto es incorrecto".

Augusto, en este momento, comenzó con una serie de gastos poco serios, frente a los problemas que evidencia la comuna en este momento, como ser que "a pesar de ser muy competentes, no puede un Intendente otorgar en el primer semestre 1.6 millones de pesos en subsidios, no es lo correcto. Ni hablar de lo que se gastó en el mantenimiento del arbolado público, que fueron unos 803 mil pesos y en coordinación y gestión de Vialidad, no en el arreglo de caminos, se gastaron 506 mil pesos, lo cual indica que hay más de una pinchadura. El Instituto Cultural gastó 500 mil pesos en seis meses y la verdad es que si se veía la crisis alguna de las cosas debieron cortarse, por ejemplo las pantallas para los jóvenes que, de verdad ignoraban, pero se gastó mucho dinero en esto", quizás porque quienes brindaban el servicio eran amigos del hermano del Intendente.

Siguió Nancy Augusto y dijo que el municipio no se condice con organismos muy onerosos como Relaciones Institucionales o Prensa, que "hasta junio había gastado 450 mil pesos, cuando en todas las unidades sanitarias del distrito, más de una decena, se había invertido poco menos de 300 mil pesos", y siguió, ver nota aparte sobre las bonificaciones.

Para finalizar, Nancy Augusto hizo referencia a la cantidad de trabajadores que tiene el municipio y dejó en claro que son pura responsabilidad del Intendente y dijo que "además hay muchas compras innecesarias, como ser la combi para el Coprodesu y un colectivo que sospechamos se pagó con sobreprecio", pero fue más allá, ya que afirmó sin eufemismos que "esta Municipalidad se caracterizó siempre por pagar sobreprecios, incluso en la obra pública".

Después de algunas otras intervenciones, el tema se puso a votación y resultó aprobada la ordenanza por los 16 votos del oficialismo, aunque el PJ se sentó para dar el quórum, con el objetivo que el dinero a recaudar se destine a la recomposición salarial de los trabajadores municipales.

¿Progreso?

Desde el Bloque del PJ, la edil Alejandra Travería reflexionó que "estamos frente a un escenario del cual no podemos estar ajenos, porque el de los municipales es un reclamo justo" y añadió que "lo que estamos viviendo es consecuencia de una mala administración, en cada sector hay falencias".

Sostuvo además que "mucho se habla de progreso en esta Municipalidad, pero donde hay hambre y donde no se pagan salarios dignos y justos no podemos hablar de progreso" y añadió que "no es plausible el desarrollo en este distrito si se tiene que hacer un campamento para hacerse oír".

Dejó en claro la edil que "el reclamo es algo justo y el Gobierno municipal le ha puesto maquillaje urbano a todo y nos olvidamos de las cuestiones humanas, del salario digno y no puede ser" y añadió que "ese manoseo no es bueno para nadie, siendo minoría podemos lograr muy poco y espero que esto cambie".

"Espero que esto se vaya, se termine, porque es una tiranía este Gobierno y no es bueno para la democracia que los 16 de enfrente tengan una visión diferente y no la puedan expresar, que no puedan opinar con sentido común, que es lo que falta", enfatizó Alejandra Travería, quien añadió que "es bueno que podamos sacarnos la careta y ver las cosas que suceden, dejar de lado el maquillaje y ver las cosas que suceden, mirar con el corazón, ser sensible a las cuestiones sociales".

En este momento se pudieron observar gestos irrespetuosos y fuera de lugar de Gustavo Moccero, que no pudo ser visto por el público porque se escondió detrás de una columna, pero fue algo absolutamente repudiable. No obstante, no pidió la palabra para responder, avaló todo lo expresado, al igual que sus compañeros de banca, con el silencio. ¿Cobardía o complicidad?

¿Y? dónde está la leña?

El concejal justicialista Augusto Berg hizo una serie de denuncias con respecto a bonificaciones y ascensos que recibieron algunos funcionarios y empleados municipales amigos del poder, sobre lo cual se informa detalladamente en nota aparte, pero hay una cuestión que merece ser tenida en cuenta en esta oportunidad.

Berg, después de detallar nombres y valores, dijo que "hace dos años se formó en el área de Servicio Públicos una cuadrilla que se iba a dedicar a cortar plantas y a la poda de árboles, cuyo resultado iba al Corralón para que desde Acción Social se repartiera la leña entre las familias carenciadas, para que pasaran un invierno más agradable, pero algo sucedió? no está pasando lo mismo en este momento. Sucede que, hace un mes atrás, me comentan que en el Balneario fueron talados unos 30 eucaliptus, tarea que generó muchísima leña, pero esta vez el servicio fue tercerizado y la leña producida se encuentra en un predio propiedad de la persona que hizo el trabajo y que, justamente, es el hermano de uno de los agentes ascendidos recientemente. Hubiera sido importante que el destino de la leña hubiese sido el Corralón, pero no? lo usufructúa un amigo del poder".

Por otra parte, Berg expresó que "el Intendente se encargó de aclarar por todos los medios posibles que había paralizado toda la obra pública que se hacía con recursos municipales, que sólo seguían las financiadas por la Nación y la Provincia. Pero, la obra de la nueva Delegación Municipal en Pueblo Santa Trinidad sigue su marcha y es municipal, ¿por qué esta diferencia?" y sin ser una respuesta a la pregunta, el concejal Augusto Berg afirmó: "La está construyendo ?DA Construcciones?, la constructora del concejal electo Daniel Abot, espero que no sea por esta razón".

Una sesión ordinaria ?muy caliente?

Los trabajadores municipales, una vez finalizada la asamblea de concejales y mayores contribuyentes, permanecieron en el recinto, porque seguidamente se llevó a cabo una sesión ordinaria, en cuyo orden del día había dos temas que los incluía directamente.

Por un lado, con dos minutas de comunicación, el descuento de los días no trabajados por los municipales que están de huelga y un tercer proyecto, en este caso una resolución, rechazando los aprietes, amenazas e intimidación que han ejercido durante el paro tanto funcionarios como municipales cercanos al poder que están trabajando.

El debate fue largo y muy rico en cuestiones irrefutables para el oficialismo, que llevó a torcerles el brazo y terminar aprobando algo que no querían. Así es, mientras la oposición quería el rechazo del decreto del Intendente descontando las horas no trabajadas, el moccerismo expuso la posibilidad de recuperarlas con trabajo extra. Esto último no era lo que querían los trabajadores municipales, después de mucha discusión fue Susana Previsdómini, con mucho criterio, la que retiró el proyecto oficial y aprobaron por unanimidad el que presentó la oposición en conjunto.

En cuanto a la Resolución, después de algunas introducciones que quiso hacer el edil José Lomartiro, inaceptables para la oposición, también se aprobó por unanimidad; es decir, los propios mocceristas le dijeron a su ?jefe?, el Intendente, que no apriete, amenace ni intimide a los trabajadores municipales en huelga, aceptando de alguna manera que los mismos existieron.

Fue una votación histórica, que merece un desarrollo más extenso y que Nuevo Día lo brindará en nuestra próxima edición.

Un cascarón vacío

El único mayor contribuyente que habló en la asamblea fue el dirigente de Alternativa por Coronel Suárez, Roberto García, quien dijo que "ha sido más que contundente lo expresado por el arco opositor", agregando que "Nancy Augusto en algún momento se había sentado para dar media sanción, creyendo que se iba a destrabar un conflicto y que esos recursos iban a los municipales, pero todo indica que el Ejecutivo no es que no lo ha atendido en su reclamo al municipal, le da la sensación que no se sospecha que hay gente que mueve la comuna y que si para, como lo está haciendo, es el conjunto de la población la que sufre las consecuencias, porque el municipio son los trabajadores no quienes circunstancialmente gobiernan".

Indicó que "Dalmau hablaba respecto a tener para el año próximo un Presupuesto participativo y es verdad, hay que pensar en darle la oportunidad a todos los estamentos sociales y políticos para que se expresen, para que opinen. Esta práctica le dará previsibilidad al Ejecutivo y también a los trabajadores, porque deberá analizarse cada 3 o 4 meses una justa recomposición salarial, así no se viven más momentos aciagos como los actuales".

Terminó diciendo que "esta es una Municipalidad con un cascarón vacío, porque le falta lo principal? su gente".

Comentá la nota