LA APRESURADA JUSTICIA DE BALLESTEROS

A partir de fuertes anuncios de los responsables de seguridad de la municipalidad ( director del área y comisario) distintos medios de comunicación se hicieron eco en forma textual de las declaraciones, poco meditadas, por decirlo de alguna manera, de los señores Ballesteros y Aragonés.
Tal vez con el entusiasmo del cierre y afán de colaboración, medios locales dieron crédito a declaraciones de los conferencistas sin medir que en las mismas había evidentes errores de protocolo ya que se dio por sentada, sin que la justicia emitiera dictamen e incluso sin la toma correspondiente de declaración, de la culpabilidad en varios ilícitos de dos personas de nuestro medio, con todas las consecuencias legales adversas que ello puede acarrear.

De hecho el padre de los jóvenes, asesorado ciertamente por un letrado, ya salió a hacer los pertinentes reclamos civiles y penales.

Seguramente Emilio Ballesteros, autor de un pretencioso plan de inseguridad cero, necesitaba en estas horas resultados para seguir manteniendo el cargo, mas no parece la mejor forma de lograr estabilidad mezclar al propio municipio en una contienda legal por declaraciones extemporáneas y juicios apresurados.

En principio nadie puede decir, con la escaza información que se maneja, que estas personas sean inocentes o culpables y en todo caso se puede presumir ambas cosas, lo que si llama la atención sobremanera que con la detención de ello se resuelvan prácticamente el 100% de los hechos más resonantes del ultimo mes, de tal forma que el algún momento supusimos que hasta podría elucidarse el atentado que sufrimos hace poco tiempo.

Ya que estaban…

No obstante - lo saben los expertos en seguridad - dentro del “gremio” de los profesionales del delito se manejan diferentes rubros; no son lo mismo las bandas que se dedican a robar campos, que las que operan en el sector urbanizado o los comandos que se mueven en robos a empresas de alto nivel, ni mucho menos los rateros de ocasión. Por ello resulta por lo menos sospechoso, valga el término ya que nos referimos a presuntos ilícitos, la diversidad de niveles que habrían manejado estos presuntos (culpables netos para Ballesteros) malvivientes.

Si bien resulta halagüeño la presencia de fiscales y ordenes judiciales de allanamiento, ( tal parece no hubo en realidad tanta seguimiento como se dijo sino una presunta “vendida” de un despechado) creemos que la situación requiere ser tomada con seriedad y meticulosidad y que los medios no solo debemos estar para publicar lo que los funcionarios creen, sino la verdad de los hechos.

Y si creemos en la justicia debemos aceptar que la verdad solo puede develarse mediante el imperio de esta señora de los ojos vendados.

Comentá la nota