Aprestos para la largada

¿Cuál es la foto de la geografía política local a nueve meses de las elecciones? La instantánea muestra tres grandes espacios bien diferenciados entre sí, con particularidades cada uno de ellos e internas varias. Precisamente puertas adentro es donde la discusión está más caliente, y la rosca a la orden del día.
Casi todos, oficialistas, peronistas disidentes, CC y radicales coinciden en un punto en común: todavía falta saber cómo terminarán los acuerdos arriba para ver qué derramará abajo. Básicamente, las dos grandes incógnitas están centradas en si Francisco De Narváez y Felipe Solá se pondrán de acuerdo y compartirán armado del PJ no K; y si el diálogo entre CC y UCR a nivel bonaerense termina en una alianza macro, o con libertad para los distritos.

El oficialismo

El oficialismo kirchnerista de la ciudad asiste hoy a una doble discusión interna. Por un lado, hasta dónde podrá despegarse de los K, y por otro en qué lugar hará jugar el intendente Bruera a su hermano Gabriel para utilizar el efecto apellido y confundir al electorado.

Un sector, el que más se ha impuesto en este año de gestión bruerista, pretende que Gabriel encabece la lista de diputados provinciales, secundado por el ultrakirchnerista Carlos Castagneto. Así dejarían afuera al legislador Raúl Pérez, hoy en incomodísima posición. Pérez es el jefe de la bancada del FpV, no podrá distanciarse mucho de los Kirchner y en La Plata le tienen reservado el cuarto casillero de la nómina de diputados. En este escenario, es altamente pro-bable que Pérez se quede sin fueros luego de diciembre, cuando fenezca su mandato. Pérez tiene un problema: no puede traccionar votos per se, por el bajo nivel de conocimiento entre la ciudadanía. Su apellido, obviamente, tampoco lo ayuda. Actualmente, ha quedado rezagado detrás de Castagneto.

En este escenario, el bruerismo se quedaría sin candidato para encabezar la lista de concejales. Por eso, otro sector pretende que Gabriel baje y el funcionario de Alicia Kirchner sea el 1º de diputados. Quienes adhieren a esta co-

rriente buscan desplazar a Javier Pachiarotti de la presidencia del Concejo. Y quién mejor que el hermano del intendente para sucederlo, conjeturan. En los despachos que rodean al jefe comunal molestó el alto perfil que adquirió Pachiarotti durante su interinato por las vacaciones de Bruera.

El bruerismo buscará diferenciarse de los K, tarea que no le será sencilla. Por eso, una de sus apuestas es colgarse de la boleta oficia-lista y además armar una corta, sin candidatos a diputados nacionales arriba, con el sello del Frente Renovador Platense. Esta última sería la más publicitada.

Néstor Kirchner ya mandó mensajes a La Plata. Ninguno de ellos muy simpáticos. No tolerará gestos de excesiva independencia, ni tantas críticas. Ya le hizo saber a todos los intendentes que no permitirá colectoras. Una de sus amenazas para la capital bonaerense tiene nombre y apellido: Julio Alak, hoy funcionario K. La posibilidad de que el ex intendente arme una lista propia para restarle votos al bruerismo está sobre la mesa de discusión.

Un muestreo realizado por sectores del peronismo disidente en las últimas semanas, sobre 750 casos en casco y periferia ubica a Margarita Stolbizer (18,7%), a Francisco de Narváez (18,2) y a Néstor Kirchner (15%) como los tres principales candidatos con intención de voto para diputado nacional.

El mismo trabajo arroja un altísimo nivel de desconocimiento de los candidatos y dirigentes locales. Y revela que Gabriel Bruera, básicamente por el apellido, tiene el 16% de intención, Castagneto el 14 y Gonzalo Atanasof el 10.

Peronismo disidente

En el local de 7 y 47 mañana se juntarán por primera vez los seis concejales de la Junta Promotora de De Narváez en la ciudad para deli-near un acto del empresario el 25 de febrero, que incluirá la recorrida por dos barrios. De la reunión también participará la dirigencia de Recrear, que ha sellado un acuerdo a nivel bonaerense con este sector del peronismo no K.

El ex gobernador Solá jugó fuerte durante la última semana. Salió a hablar de Macri y prácticamente a lanzarse como candidato. Nunca nombró a De Narváez. En la ciudad, el concejal Oscar Vaudagna se reunió con Jorge Sarghini para eva-luar pasos a seguir en este espacio. “A la larga el acuerdo Solá - De Narváez deberá darse”, aseguran hasta los más talibanes a ambos lados de la vereda.

CC y UCR

En la Coalición Cívica hay menos incertidumbre, pero a la vez diversas negociaciones. La gran incógnita es determinar qué hará el radicalismo. Los dirigentes platenses de la CC aseguran que ya tienen casi todo armado para octubre, con el tridente Oscar Negrelli (ARI), Juan Cocino (GEN) y Karina Himm (PS) para los primeros lugares de la nómina de diputados. María José Garófoli y Gastón Crespo se anotan arriba entre los concejales.

Ahora bien, qué puede pasar si la orden general es acordar CC y UCR en todos los distritos bonaerenses. Aquí cobra vital importancia la interna que el radicalismo realizará entre la segunda y tercera semana de mayo. Habrá confrontación a nivel bonaerense y también en La Plata (¿con tres listas?). El oficialismo ya anunció que llevará a la figura de su presidente Sergio Panella como principal candidato. Se votará en una treintena de escuelas, con un padrón depurado a las apuradas que oscilará las 30 mil personas. Por lo pronto, el Foro de Intendentes de la UCR se reunirá el miércoles en la Junta Central local.

Otro sector del radicalismo rea-vivó la idea, en los últimos días, de convencer al presidente de la UNLP, el arquitecto Gustavo Azpiazu, para que sea candidato. La interna también puede resultar determinante para estas intenciones.

Ultimo dato: la oposición al bruerismo tratará de nacionalizar la campaña, para pegarle todo lo que se pueda al kirchnerismo, mientras que la administración comunal intentará hacer campaña con su gestión.

Comentá la nota