Apremiado por denuncias, Faggionato sube la apuesta y citará a De Narváez

El magistrado federal de Zárate-Campana tiene pendientes en el Consejo de la Magistratura múltiples causas por presunto mal desempeño. Pero al mismo tiempo, tiene en la mira al principal candidato del peronismo disidente por unas sospechosas llamadas telefónicas que se hicieron desde un celular de su empresa al "rey de la efedrina", Mario Segovia. Esta semana Segovia habría dicho que Faggionato Márquez lo obligó a culpar a De Narváez. Pero el juez no se detiene y ahora, en plena campaña electoral, prevé citar al candidato a diputado a declaración testimonial.
Con un mate con yerba paraguaya, el juez Federal de Zárate-Campana, Federico Faggionato Márquez, se preparaba ayer para redoblar la apuesta y analizaba cómo y cuándo citar al legislador del PJ disidente y candidato a diputado por Unión PRO, Francisco de Narváez, en el marco de la investigación por la ruta de la efedrina. Mientras tanto, los integrantes del Consejo de la Magistratura estudian los dos escritos, uno de 31 y otro de 45 carillas, que presentó el magistrado para defenderse de las casi 1.600 páginas que están plagadas de denuncias en su contra.

El juez volvió a respirar aire fresco el jueves, cuando el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, salió a defenderlo de una nueva acusación. Lo hizo un día después de que el "rey de la efedrina", Mario Segovia, lo acusó de presionarlo para involucrar a De Narváez. Con ese respaldo oficial implícito, el magistrado prepara su próximo paso. Quiere tener más detalles sobre las llamadas que se recibieron en el celular del narcotraficante Segovia desde uno de los teléfonos móviles de la flota del diputado anti K.

Aunque no lo diga en voz alta, Faggionato Márquez se siente entre dos espadas. Por un lado, apremiado por un Consejo de la Magistratura de corte oficialista y por el otro, empujado por lo que cree que es una "maniobra del narcotráfico" para apartarlo de una causa "que tendría más de un nexo político".

El jueves declaró como testigo Danilo Coronel, un empleado de uno de los campos de De Narváez que supuestamente tenía asignado el celular desde el que habrían llamado cuatro veces a Segovia. Pero al juez le quedaron más dudas que certezas.

Ayer, con un mate lavado y tibio, Faggionato Márquez recibió a PERFIL. El magistrado estaba empapado en la causa, tenía cuatro indagatorias, un detenido que se quejaba, un celular y un teléfono que no paraban de sonar.

—¿Qué lectura hace de la denuncia que hizo Segovia?

—Yo ya contesté esto. Nadie está exento de recibir falsas denuncias, menos yo. Soy la opinión más experta en recibir falsas denuncias, mire todas las denuncias que tengo en el Consejo.

—Usted tiene un arsenal de denuncias en su contra en el Consejo.

—Porque persigo al narcotráfico. Yo hago las cosas y cuando encuentro algo, voy para adelante.

Fue el mediático abogado Mariano Cúneo Libarona, defensor de Segovia, quien presentó el pasado miércoles un escrito en la Cámara Federal de San Martín en donde acusa al magistrado por "apremios ilegales" y "coacciones". Según el letrado, el 5 de mayo el juez le habría dicho a Segovia que "si declarás contra De Narváez tenés el zafe, si vos hablás del tema de De Narváez, tenés una posibilidad de zafar".

Ayer Faggionato Márquez casi rompe sus anteojos cuando se enteró de que Cúneo Libarona representó, en al menos dos causas, al Canal América, medio en el que De Narváez es uno de los principales accionistas. "Si es así, es un dato que hay que tener en cuenta", dijo el magistrado.

Al caer la tarde de ayer un cable de la agencia DyN volvió a enturbiar la causa. Decía que Segovia despediría a su abogado y estaría gestionando una audiencia con el juez para aclararle que él nunca lo había acusado de presionarlo para que se involucrara con De Narváez, y que todo eso había sido una maniobra de Cúneo Libarona.

Hasta anoche en el juzgado de Faggionato Márquez sólo había una versión, pero Segovia aún no pidió hablar con el juez. En el estudio de Cúneo Libarona sólo dijeron que "el doctor no va a atender a la prensa".

Todas las miras en el juez. El cuerpo de denuncias que tiene Faggionato Márquez en el Consejo de la Magistratura es un compendio que se podría utilizar en las facultades de derecho para enseñar lo que un juez no debe hacer. Abarca desde delitos en los procesos de armado de juicios, estafas, malos tratos, y otras yerbas.

—Se lo acusó de explotar en su propio beneficio un campo del Consejo del Menor donde se sembraba soja.

—Nadie se robó la soja, eso es mentira. Se desapoderó a los usurpadores, se cosechó, se depositó, la causa finalizó, y el dinero de lo recaudado por la soja fue girado al Consejo Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia.

—No es sólo esa acusación, su expediente pesa toneladas; hasta se habla de drogas.

—Es todo mentira. Todo, del uno al diez, mentira. ¿Qué hice con las drogas?, las combatí siempre. No sé a qué se refiere, si yo digo que es todo mentira.

—Hace ruido que 24 horas después de pasar por el Consejo, dominado por una mayoría afín al Gobierno, usted haya decidido citar a De Narváez.

—No es así. El se presentó mucho antes a otro juzgado, él pidió que lo investigaran, y estamos hablando del 20 de abril. Fue él el que introdujo el tema, y lo que yo simplemente hice fue citarlo como testigo. Estamos hablando del teléfono de su flota, no de él.

Faggionato Márquez está convencido de que en algún momento lo van a apartar de la causa, ya sea antes o después de las próximas elecciones legislativas. El magistrado apunta "al poder político". "Si a mí me va mal, mudate de país. Usalo como barómetro", le dijo a PERFIL.

—¿Cuál es la inserción de la política en el tráfico de drogas?

—En el país, del uno al diez, vamos a ponerle cinco.

—¿Y, con esos mismos parámetros, en la megacausa de la efedrina?

—Dos. Lo dijo el juez Zaffaroni y lo dicen otros jueces: no se pueden hacer determinadas cosas sin la convivencia de las fuerzas de seguridad y de determinada clase política. ¿Quién o quiénes de la clase política hacen esto? Eso lo que yo voy a responder en la causa.

—¿Usted dice que hay más nombres de políticos involucrados?

—Hay puntualmente dos, del uno al diez, hay dos. No sabemos qué rol tienen, lo estamos investigando. No le voy a dar el nombre de ninguno, ya le dije que políticos hay. Lo estamos haciendo, no puedo decir cuándo, dónde.

—¿Están ligados al poder político?

—A lo político. El poder en el país está desconcentrado y descentralizado. Cuando se habla de poder se empieza de la municipalidad para arriba. Acá no se trae tanta efedrina sin connivencia, el resto de los adjetivos lo dejamos para la causa.

Una vieja causa, renovada en período electoral

Página/12 publicó que desde un celular, del empresario Francisco de Narváez se hicieron llamadas a Mario Roberto Segovia, denominado el "rey de la efedrina".

La Aduana informó a la Justicia en lo Penal Económico que esas comunicaciones figuraban en un expediente que investigaba el contrabando de CD y DVD.

De Narváez se presentó espontáneamente en las oficinas de Comodoro Py.

El juez Faggionato Marquez citó al candidato de PRO en la causa de la efedrina.

De Narváez entregó un escrito en el que explicó que el celular 15 5-451-2227 de la empresa Nextel pertenecía a un empleado suyo, Danilo Coronel, de una flota de 1100 teléfonos celulares de su establecimiento agropecuario en Luján. "El Colorado" entregó como prueba un film con un interrogatorio realizado a Coronel por su abogado y el jefe de la custodia.

El jueves, Coronel prestó declaraciones testimoniales por el Juzgado Federal de Zárate–Campana. Faggionatto quedó con dudas, luego de la presentación del candidato a legislador y su empleado.

Segovia, a través de su polémico abogado Mariano Cúneo Libarona, denunció ante la Cámara Federal de San Martín, que el juez Faggionato le habría dicho que "zafaba" de la causa si implicaba a De Narváez.

Comentá la nota