Apoyos y reparos en San Juan

Mientras algunos diputados confían en que este proyecto frene los monopolios, desde la prensa temen que se generen prácticas desleales.
Sin desconocer los aspectos que generan incertidumbre, legisladores, funcionarios y profesionales de prensa de San Juan evaluaron las ventajas y desventajas de este proyecto de radiodifusión.

El periodista Osvaldo Benmuyal manifestó que la ley "es injusta. Por ejemplo, en vez de 15 licencias ahora los grupos van a tener 10. Una sola persona con 10 licencias me sigue sonando a monopolio".

También expresó dudas sobre el otorgamiento de esas licencias. "¿En base a qué se van a otorgar: a dinero, poder, experiencia, idoneidad?", se preguntó.

El periodista se manifestó preocupado, porque si ocurriera que "las radios que se les otorguen a ONG's no paguen impuestos, mientras que las radios comerciales sí, me parece desleal". Benmuyal la consideró "una ley chavista", porque restringe la música extranjera y limita la difusión en el interior de radios de Buenos Aires.

Por su lado, Luís Alberto Amín, vocero del Gobierno sanjuanino, se mostró "a favor (del proyecto), en gran medida. Pero en lo personal, hay que tratar de no cometer errores y evitar que cada sector defienda sus puntos de vista de manera tan tajante que terminen confundiendo a la gente".

La idea es que haya medios que transmitan "contenidos formativos, en lo cultural. Que sean lo suficientemente interesantes y atractivos", evaluó.

Particularmente, consideró que "en la provincia no es necesaria la creación de medios estatales, porque puede significar gastos que por ahí no se condicen con lo que se pueda llegar a transmitir".

El periodista Antonio Nacusi consideró que "si este proyecto fue pensado para favorecer la democracia y rejuvenecer la ley de radiodifusión, bienvenido. Pero si fue pensado para combatir al Grupo Clarín, no".

Agregó que "si las radios de ONG que se lleguen a crear con esta ley reciben ayuda del Estado para comprar equipos y contratar personal, las radios privadas vamos a quedar en desventaja".

En términos generales, "estoy a favor", dijo la diputada nacional por San Juan Adriana Marino (Producción y Trabajo). "Me parece apropiado que se intente desactivar los monopolios. Pero no me gusta que este proyecto haya surgido por un encono contra Clarín". Además, notó cierto "sesgo de querer controlar la información". Marino alertó que "van a desaparecer cientos de medios y eso va a generar más desempleo".

Desde el oficialismo, el diputado nacional por San Juan, Juan Carlos Gioja, se mostró conforme porque este proyecto va a "romper con los oligopolios en los medios. Va a generar pluralidad, libertad de opinión y democracia informativa, permitiendo que hayan varias empresas y que haya competitividad entre ellas".

El periodista Francisco Bustelo consideró que está "totalmente en contra de esta ley, porque es una respuesta política del Gobierno por la pelea que mantiene con el diario Clarín".

Agregó que "los medios que surjan con esta ley van a tener un claro sentido político". Aunque reconoció que "habrá mayor control sobre monopolios y las licencias van a ser más cortas".

A su vez, recordó que el "equipamiento técnico de los medios que pierdan su licencia pueden ser expropiados por el Estado para otorgárselo a los nuevos medios".

Comentá la nota