Con apoyo riojano, Cristina presentó el proyecto de reforma política

Estuvo acompañada del gobernador Beder Herrera, entre otros dirigentes afines al kirchnerismo. La iniciativa apunta a que los partidos realicen elecciones internas abiertas, obligatorias y simultáneas, para elegir candidatos a cargos electivos nacionales. También regula la publicidad política. La Rioja, en 2011, renueva tres diputaciones y las tres senadurías.
La presidente Cristina Kirchner anunció el proyecto de ley de Reforma Política que incluye como principal modificación la realización de "primarias abiertas, simultáneas y obligatorias" para todos los partidos políticos.

En el proyecto que la jefe de Estado presentó en la Casa de Gobierno se estipula las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para todos los partidos que postulen precandidatos para nominar a cargos electivos nacionales.

"El voto será obligatorio y se podrá emitir un voto para una sola agrupación política", indica el proyecto en el que además se aclara que "se eliminan las lista colectoras y espejos" y que "se votará con el mismo padrón que la elección general".

También se regula la publicidad en radio y televisión bajo criterios de igualdad para todos los partidos políticos, para lograr "una distribución equitativa de espacios en medios audiovisuales".

"Asimismo se prevé la prohibición de publicidad de actos de gobierno desde 15 días antes de la fecha de la elección", como así también el acortamiento de las campañas electorales "a 35 días para la elección general y 30 días para las primarias".

"La publicidad en los medios audiovisuales será de 25 días en la elección general y 20 días en las primarias", agrega el proyecto.

Sobre el tema de los aportes, esta ley buscará que "los aportes y espacios en los medios sea 50% para todos los partidos de manera igualitaria y 50% de acuerdo al resultado de la elección anterior".

Entre otras modificaciones que introduce el proyecto está "la unificación de mesas femeninas y masculinas y la reducción de votantes por mesa", además de "la modernización y digitalización del registro de electores".

Por otra parte, el proyecto indica que se creará "el Registro Permanente de Voluntario de Autoridades de Mesa" y "el cuarto auxiliar de boletas".

Finalmente, se permitirá un mayor control por parte de la Justicia sobre "el mínimo de afiliados" por partidos políticos, que para constituirse ahora necesitarán "afiliaciones permanentes, en lugar de adhesiones".

La última cuestión que se destaca entre las modificaciones es que "no podrán ser candidatos quienes estén procesados por crímenes de lesa humanidad".

Dijo Cristina

"La democracia necesita un sistema de partidos donde el ciudadano se sienta responsable, porque esta es la verdadera transparencia y equidad para todos", dijo la Presidente. También sostuvo que "creemos profundamente en el sistema de partidos políticos, no es una cuestión de tamaño y sobre todo en una época donde la incidencia de los medios de comunicación ha adquirido una importancia magnificada".

Cristina elogió el sistema electoral que rige en Santa Fe, Uruguay y Chile, de donde -aseguró- tomó diversos elementos para avanzar en la propuesta nacional que ahora deberá tratar el Congreso. Del primer distrito, donde gobiernan los socialistas, se basó para crear el sistema de primarias que prevé la iniciativa. De la Banda Oriental ponderó la formulación de las boletas electorales, de las que no brindó mayores detalles. Y del país trasandido, la financiación estatal de las campañas proselitistas audiovisuales.

La elección del sistema uruguayo, que rige en ese país desde 1996, dio por tierra con las especulaciones que se habían hecho acerca de que un sistema no simultáneo con una suerte de colegio electoral como el que usan republicanos y demócratas en Estados Unidos podría darle más chances al sueño de Néstor Kirchner de convertirse en el candidato del peronismo para 2011. Eso sí: el proyecto oficial impedirá que se presenten a las elecciones generales por otro partido aquellos que perdieron la elección interna. Y eso representará para el ex presidente un nuevo desafío a todo o nada.

El punto más polémico de todos los cambios que propondrán los proyectos que el gobierno mandará al Congreso, el que genera las suspicacias respecto de un posible regreso a un fuerte bipartidismo, es el que les exigirá a todos los partidos un piso del 3% de los votos emitidos en la primaria.

Puede suponerse que eso les traerá dolores de cabeza los partidos más chicos y aun a aquellos que basan su poderío en una fuerza regional o provincial. El gobierno defenderá este punto de la misma forma en que lo hará con la obligación que tendrán los partidos de tener un piso de 4 por mil de afiliados para conseguir su inscripción.

Se volverá a hablar de los más de 600 partidos que existen a lo largo del país. Y de la proliferación de los sellos de goma "que se crean para un comicio y desaparecen rápidamente, sin inserción real en la sociedad".

Comentá la nota