Apoyo al reclamo de movilidad de los haberes

El vicario general de la Arquidiócesis Mercedes–Luján, obispo Jorge Bruno, recibió la semana pasada a representantes del Grupo de Jubilados Independientes (GJI) de Luján.
En la sede del Arzobispado, Bruno respaldó el reclamo de la organización por la movilidad de los haberes jubilatorios.

Asimismo, el obispo informó a los jubilados que la Iglesia "se había interesado" en el expediente generado tras la presentación de un Recurso de Amparo colectivo suscripto por 800 jubilados y pensionados el l5 de noviembre de 2007 en el Juzgado Federal de Mercedes.

Sin embargo, Bruno –que excusó al arzobispo Agustín Radrizzani, quien no pudo asistir- se mostró escéptico ante la lentitud del trámite, que adjudicó a la sobrecarga de trabajo del Poder Judicial.

En este sentido, refirió que el propio Arzobispado aguarda desde hace años la definición de una causa judicial relacionada con una propiedad ubicada en la calle Padre Salvaire, de Luján.

En tanto, los miembros de GJI explicaron que sólo uno de sus cuatro abogados patrocinantes logró pedir sentencia para el requerimiento colectivo, ya que a los otros tres letrados el Juzgado Federal les requirió la matrícula provincial, una formalidad que a juicio del GJI demora innecesariamente la administración de Justicia en este caso.

Finalmente, los miembros del GJI (Heriberto Basso, Braulio Cabrera, Alberto Aguilera y José Pedro Bonvecchi) acordaron realizar, a la brevedad, una nueva reunión con Bruno en la Basílica Nacional, encuentro del que participarían los abogados patrocinantes de la organización.

Comentá la nota