El apoyo a la mafia en Facebook genera polémica en Italia.

Varios grupos de la red social glorifican a capos legendarios; ya hay quienes piden su remoción.
ROMA.- La figura del padrino siempre produjo una misteriosa fascinación. Pero el culto a la mafia que se ha descubierto últimamente en Facebook -la red social más importante del ciberespacio- encendió una luz de alerta en Italia. En este sitio web se multiplican los grupos que glorifican a legendarios capos mafiosos, como Bernardo Provenzano y "Totó" Riina, ambos autores de crímenes horrendos y actualmente en prisiones de máxima seguridad.

Miles de simpatizantes de los ex padrinos de la Cosa Nostra siciliana no sólo envían mensajes con deseos de felicidad a los capos, sino que también exaltan su personalidad, elogian sus sangrientas hazañas y hasta cuestionan las sentencias de la justicia en su contra. No por nada ésta estaría a punto de intervenir. Sospecha, de hecho, que detrás de este fenómeno podría esconderse una nueva y peligrosa estrategia de comunicación de la Cosa Nostra.

"No me extrañaría que se tratara de una operación mediática de la mafia", dice Pietro Grasso, el fiscal nacional antimafia. "Los mafiosos se mueven en el mundo a gran velocidad, son los más rápidos para adaptarse a las novedades", agrega, en declaraciones al diario La Repubblica .

El objetivo de la operación mediática de la Cosa Nostra sería fundamentalmente uno: recobrar consenso, algo que en Sicilia ya no tiene. Y volver a presionar para obtener viejos reclamos: la revisión de los procesos judiciales y la modificación del famoso "41 bis", el artículo que alude a las durísimas condiciones carcelarias a las que están sometidos los capos máximos.

"Feliz año padrino Riina, eres el único capo verdadero, nadie tiene tu carisma", puede leerse en Facebook. "El mundo sería mejor si todos siguieran a la letra el código de l´omertá [el silencio mafioso]". "Bernardo Provenzano, quizás en Navidad comienza tu beatificación, honor al rey", son el tipo de frases que se pueden hallar en Facebook.

Para dar una idea de la entidad del fenómeno, hay más de 3000 personas anotadas en el "Riina fans club", sitio que aglutina a los admiradores del ex jefe supremo de la Cosa Nostra, Salvatore "Totó" Riina, en prisión desde 1993 y culpable de haber ordenado al menos 1000 asesinatos. Además, está el grupo de "Todos aquellos que respetamos a Totó Riina", o el que homenajea a "Riina el grande, el único, el supremo del mundo".

Pero también Bernardo "Binnu" Provenzano, su sucesor, arrestado en 2006, tiene grupos de fans. Uno de ellos con un nombre más que elocuente: "Provenzano santo súbito".

Contracampaña

Ante semejante boom de navegantes del ciberespacio fascinados por sanguinarios jefes del crimen organizado, miles de internautas italianos lanzaron una ruidosa campaña en contra de la mafia online . "No podemos aceptar que haya gente que alimente un fenómeno devastador y que alabe la gesta de carniceros de hombres del Estado", dice el movimiento O nosotros o ellos, que ya recolectó más de 100.000 firmas.

Otro grupo, "A nosotros la mafia nos da asco", juntó a 50.000 suscriptores y también reclamó la intervención de la comisión parlamentaria antimafia. Uno de sus miembros, Gampiero D´Alia, pidió la inmediata remoción de grupos y usuarios "que ofenden la memoria de las víctimas de la mafia y de sus familiares".

En medio del estupor de la opinión pública, hasta los políticos hablaron del tema. "Hay que impedir que las organizaciones criminales puedan encontrar espacio en Facebook y en la Red. La libertad de expresión no tiene nada que ver, hay que destruir a la mafia", clamó Walter Veltroni, líder de la oposición de centroizquierda.

Pero desde el cuartel general de Facebook, en California, se anunció que no habrá censura contra las páginas que rinden culto a los capos. Esta decisión fue bastante criticada en Italia, donde muchos recordaron que la red social, en cambio, sí decidió censurar las fotos de madres que amamantan a sus bebes.

Grasso no se escandalizó. "No estoy de acuerdo con la censura, cancelar no sirve . Contra aquellos que exaltan a los mafiosos hay que desencadenar una gran reacción civil."

Comentá la nota