Más apoyo a las grandes que a las Pyme

El presupuesto 2010 prevé 8,5 millones para las pequeñas y medianas empresas y 11,5 millones para tecnológicas y automotrices / La Unicameral analiza flexibilizar algunos requisitos / Entre las firmas grandes, la mayoría de las alcanzadas son multinacionales.
El nuevo proyecto de promoción industrial tiene una asignación presupuestaria de 8,5 millones de pesos, 42,5 por ciento inferior de lo que se destinó este año para apoyar al sector fabril.

La anterior ley de promoción finalizó su vigencia en agosto de 2008, después de cinco años, y en ese período, según datos oficiales, las empresas promocionadas invirtieron 755 millones de pesos e incorporaron a 7.332 trabajadores.

El nuevo proyecto sería tratado en el recinto antes de fin de año y el Gobierno aceptaría hacer algunos cambios, entre ellos el que exige a las empresas una inversión superior al 20 por ciento sobre su activo fijo para poder ingresar a la promoción industrial.

Pero la polémica gira en torno a que el presupuesto provincial para el año próximo prevé más fondos para los convenios especiales firmados con tecnológicas y automotrices multinacionales que para las Pyme.

En el presupuesto, la partida 201 fue dividida en dos subpartidas: la primera contempla la futura ley de promoción y destina 8,7 millones de pesos para el sector Pyme.

La segunda subpartida, fuera de la promoción, incluye los convenios especiales y prevé una partida de 11.590.000 pesos.

Dentro de estos convenios, que varían para cada empresa, hay exenciones impositivas y subsidios a la energía y subsidios de 400 pesos mensuales para cada nuevo empleo, entre otros.

Entre las beneficiadas están las tecnológicas Motorola, Intel, EDS (que fue comprada por HP), Gameloft e Indra y la avícola Avex. En el sector automotriz están Fiat Auto, Iveco, Renault, Volkswagen y el sector de la maquinaria agrícola.

Si bien este año no rigió la ley de promoción industrial, las dos subpartidas para apoyar el sector fabril sumaban 39 millones de pesos y para el año próximo –con ley de promoción incluida– tendrán 22 millones de pesos.

Es decir 16.613.300 millones de pesos menos, lo que representa una disminución del 42,5 por ciento.

El titular de la comisión de Industria, el juecista Eduardo Bischoff, consideró que es positivo que haya una ley de promoción industrial, pero reclamó cambiar lo que considera una "barrera": que para acceder a los beneficios se deba invertir más del 20 por ciento sobre los activos fijos.

Al concurrir a la Legislatura, el ministro de Industria, Roberto Avalle, admitió la alternativa de modificar el artículo que obliga a los aspirantes a invertir.

Con excepción de aquellos que presenten proyectos "de modernización o innovación", el artículo 6° del proyecto exige –a cambio de exenciones impositivas y otros beneficios–que las Pyme realicen inversiones que superen el 20 por ciento del activo fijo.

"Las Pyme tienen entre 40 y 50 por ciento de la capacidad instalada ociosa, por lo cual resulta imposible que puedan aumentar 20 por ciento su inversión", señaló Bischoff, ex ejecutivo de Fiat.

Los beneficios consisten en exenciones en los impuestos a los Ingresos Brutos e Inmobiliario y subsidios durante cinco años por cada nuevo puesto de trabajo. Son 400 pesos para el primer año, que se van reduciendo progresivamente hasta llegar a 200 pesos en el quinto año. Para el caso de las empresas radicadas en el norte u oeste cordobés el subsidio a cada nuevo empleo puede llegar a 600 pesos.

Más allá de los anuncios, los números muestran que durante el primer semestre se ejecutó sólo 38,7 por ciento de lo presupuestado este año en la partida 201 de política y promoción industrial. Para ese rubro se habían destinado 39 millones de pesos y durante el primer semestre se gastaron 4,1 millones de pesos, lo que representa apenas el 10,7 por ciento.

"Esto sucedió en el primer semestre, en plena crisis de la industria, cuando más apoyo se requería", cuestionó la legisladora Nancy Lizzul, también socia de la metalúrgica Jonavan.

Por su parte, la partida 202 –para el fomento de las Pyme y microemprendimientos– tiene presupuestados 7,7 millones de pesos y se ejecutó en el primer semestre 1,9 millón de pesos, lo que implica un 19 por ciento.

Del total de programas, el Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo sólo ejecutó el 28 por ciento al primer semestre.

$ 10 millones disponibles en líneas de crédito del Banco de Córdoba para pequeñas y medianas empresas. Estos fondos son remanentes que no pudieron prestarse por falta de proyectos o falta de cumplimiento de requisitos, según el secretario de Industria de Córdoba, César Martinelli.

Comentá la nota