Con apoyo de firmas, padres de jóvenes le pedirán a Eseverri que escuche sus posturas contra la tala

Están preocupados por la escalada de dureza y posibles talas. Llevarán firmas y un cuaderno con 100 argumentos y reclamos de chicos y grandes.
Muy temprano, el Día de la Primavera de 2009 será diferente al de otros años: padres de los chicos que acampan en el Parque Mitre contra la tala de eucaliptos irán a ver al intendente José Eseverri para pedirle que escuche los argumentos de los chicos a favor de la preservación de las plantas.

La decisión la tomaron varios padres al ver el tono que están tomando las cosas en la protesta contra la tala: desde el momento en que infoeme.com adelantó, este viernes al mediodía, que el Municipio tenía organizada una movida a las 6:00 de este sábado para voltear las plantas a las 7:00, varios jóvenes se pusieron en alerta y por la noche se instalaron con carpas en el lugar.

Los padres ven que sus hijos siguen resueltos a seguir en el lugar, y temen que pasen varias noches de frío o riesgo, y este domingo, luego de una jornada de junta de firma y adhesiones, decidieron intentar ellos, como adultos, una vía de diálogo con el intendente José Eseverri.

El mandatario, luego de que el juez Contencioso Pablo Quaranta denegara un recurso de amparo, adelantó que su decisión es la de voltear las plantas para poder proseguir con el camino de cemento del Parque del Bicentenario.

Los padres pretenden una vía de diálogo para que luego de dos días de reclamo en el lugar, el Intendente escuche a los jóvenes. "Se dice que los jóvenes no se comprometen con nada y ahora que se comprometen con una causa justa no los escuchan", le dijo a infoeme.com una de las madres que este lunes se presentará en el despacho del mandatario a pedir audiencia.

Llevarán planillas de firmas de gente que se opone a la tala, recogidas en los dos días de protesta.

Pero tienen, también, otro material de peso: las primeras adhesiones al reclamo se juntaron en un cuaderno donde la gente que pasaba no solamente firmaba sino que escribía su pensamiento respecto de la tala, argumentaba desde su lugar y pedía que los árboles no se corten.

Son 18 carillas con 100 alegatos que van desde un ingeniero agrónomo que fundamenta lo innecesario de la tala de los árboles con profundo conocimiento del tema hasta frases con letras de niños que apenas puede escribir, pidiendo que las plantas no se derriben.

Ese cuaderno, que este lunes estará en manos de los funcionarios (y cuyas páginas se reproducen en esta nota) es el alegato más fuerte contra la tala desde que el Gobierno anunció que sacaría los árboles.

Comentá la nota