Apoyo español a cambios en el FMI y pedido para controlar los capitales

Apoyo español a cambios en el FMI y pedido para controlar los capitales
Fernández y Rodríguez Zapatero expresaron coincidencias para pedir reformular el FMI y el Banco Mundial. Críticas al rol del dólar en el actual concierto financiero mundial
La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, reclamó ayer desde España “reglamentar en serio el movimiento de capitales internacionales”, al referirse a la próxima reunión del Grupo de los 20 (G-20), prevista para el 2 de abril en Londres. “Es necesario un resguardo fundamental para evitar las maniobras de especulación y ataques que muchas veces se hacen sobre las monedas de distintos países para obtener ganancias imposibles de cuantificar”, dijo Cristina.

“Es el dinero electrónico. Alguien aprieta un botón en la computadora y de pronto 4.000 millones de dólares de un país se van inmediatamente a otro lado, a un paraíso fiscal o cualquier otro lado”, expresó.

En una conferencia de prensa junto al presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, Cristina manifestó que la próxima reunión de G-20 deberá avanzar en concreto sobre cuestiones de la economía referidas a la crisis global y atender especialmente la posición de los países emergentes. La mandataria también coincidió con Zapatero en la necesidad de suprimir los “paraísos fiscales”.

Cristina reseñó además los reclamos de Argentina desde 2003 para reformular los organismos multilaterales de crédito y políticos. Y señaló que ahora las políticas comunes “deben ser contracíclicas, diametralmente opuestas a lo que recomendaba el FMI”.

“Siempre se ordenaba un superávit fiscal, excepto para Estados Unidos, que tiene el déficit más grande de la historia y con el dólar, que es la moneda internacional de reserva”, dijo. Agregó que “también hay que volver a discutir eso, si el dólar sigue siendo una moneda de reserva, porque con generación de fondos tóxicos y su fenomenal déficit arrastra a todo el mundo”.

La presidenta consideró que el mundo debe reclamar al Banco Mundial “que desarrolle agresivos planes de infraestructura, en especial en las economías emergentes”, recordando que estos países sufren la crisis que provocaron los más desarrollados. “Los países emergentes contribuyeron a las tres cuartas partes del desarrollo económico del mundo. Hemos sostenido todo el crecimiento”, manifestó.

Bajo la misma tónica, Rodríguez Zapatero abogó ayer por una reestructuración de los organismos financieros internacionales. Acompañado por Cristina y desde el Palacio de la Moncloa , el jefe de Estado español aseveró a la prensa que, en respuesta a la crisis mundial, urge echar las bases del multilateralismo internacional y consenso entre las naciones, lo que propondrá durante la cumbre del G-20.

“Hacen falta tres medidas, y la primera es la reforma del FMI y del Banco Mundial, para que tengan una composición, y por ende una responsabilidad, mucho más equilibrada entre los diferentes países”, precisó.

La segunda medida, según el presidente español, es alcanzar “el compromiso FMI con el fin de concertar un sistema de supervisión último del orden financiero mundial, que todos los países estén dispuestos a respaldar”.

“En tercer lugar, hay que avanzar en la supresión de los paraísos fiscales, y en un corto plazo. La creación de un nuevo orden financiero mundial tiene mucho que ver con los paraísos fiscales. Si avanzáramos en esos tres puntos sería un gran resultado la cumbre de Londres”, subrayó Rodríguez Zapatero.

Hay gran expectativa a nivel mundial por la próxima reunión del G-20. En la misma se esperan avances concretos para paliar la crisis financiera internacional. En el caso particular de la Argentina, el foco del Gobierno está puesto en lograr que el FMI flexibilice las condicionalidades para otorgar créditos a bajo costo.

Comentá la nota