"El apoyo del electorado nos obliga mucho más".

El intendente, Gustavo Pulti, resaltó el triunfo obtenido en las elecciones del domingo y habló sobre cómo será gobernar con mayoría en el Concejo Deliberante.

"El hecho de que una parte muy importante del electorado nos haya dado un respaldo nos obliga mucho más," dijo el intendente, Gustavo Pulti, al referirse al triunfo obtenido en las elecciones legislativas del domingo que deja a Acción Marplatense con 12 concejales a partir de diciembre.

Para el jefe comunal el hecho de que la lista de Acción Marplatense -sólo de concejales- haya sacado poco menos del 8% de los votos mientras que la Concertación Vecinal Marplatense -Pezzati, Pulti, Kirchner- llegó al 24.5%, se explica en el hecho de que "la gente que quiso apoyar al gobierno municipal, votó por uno u otro camino".

El intendente, que reconoció la labor del primer candidato electo a concejal, Eduardo Pezzati, también destacó que de las últimas cinco elecciones, "tres fueron ganados por AM". El jefe comunal, que también fue protagonista en los comicios al encabezar la lista a senadores provinciales por la Quinta Sección del Frente para la Victoria, habló con LA CAPITAL sobre las elecciones legislativas, el nuevo Concejo Deliberante y su futuro político.

- Los resultados de las elecciones, ¿fueron los que esperaban?

- Yo pienso que los resultados fueron muy positivos y entiendo que esos resultados para la primera elección de un gobierno que asumió hace un año y medio nos obliga y nos compromete mucho más. Nosotros sentimos y hemos asumido un compromiso muy fuerte de orden ético con los vecinos que consiste en no estar con los brazos cruzados en la función pública, en no disfrutarla en modo personal y en enfrentar los problemas y estar comprometidos con las soluciones, eso tratamos de hacerlo desde el primer día. El hecho de que una parte muy importante del electorado nos haya dado un respaldo nos obliga mucho más. La verdad es que desearía agradecerle a cada una de las personas que nos votó, a cada uno de los marplatenses que participaron aunque no nos hayan votado, y ratificarles uno por uno ese compromiso de trabajar mucho, los 365 días para que todos los marplatenses puedan estar mejor.

- Paso algo particular porque en General Pueyrredon ganó la Concertación Vecinal por encima de Acción Marplatense, ¿qué lectura hacen de esto?

- Pienso que las cosas son más simples de lo que a veces queremos creer. Me parece que no había diferencias entre una cosa y la otra. La gente que quiso apoyar al gobierno votó por uno u otro camino. Muy difícilmente alguien que haya votado a Pezzati en una lista o a mí en otra, haya querido establecer distingos. Lo que se manifiesta en ese 33 o 34% es un apoyo o una renovación del crédito que se nos dio en el 2007 cuando ganamos las elecciones. Se tomó un camino u el otro, seguramente quien votó por la boleta de Acción Marplatense solo, quiso expresar su voluntad de que siga teniendo identidad el partido de la ciudad y el que lo hizo por la otra, también estaba diciéndonos que tenemos que seguir por el camino del compromiso de los vecinos, no me parece que nos hayan enviado otro mensaje. Y teniendo los mismos candidatos y una unidad de criterios con nuestro equipo de trabajo. Yo la verdad que pienso qué lo que se quiso hacer fue renovar el respaldo por el tiempo que nos queda de gobierno y exigirnos una renovación del compromiso de trabajar por todos.

El candidato

- Con el nuevo escenario político, ¿cree que alguno de los acuerdos acordados con la Nación y Provincia pueden estancarse?

- Son protocolos firmados con el Estado Nacional y Provincial que están formalizados, aprobados, en un caso por el Concejo Deliberante de Mar del Plata, que están volcados en la escribanía de Casa de Gobierno, es decir que son acuerdos sólidos y se van a cumplir. Los acuerdos que hicimos fueron basados en defender los intereses de Mar del Plata. Creo que cualquiera podía darse cuenta en ese momento y ahora, de que nosotros no perseguíamos beneficios personales. Era más conveniente en una situación difícil no tomar decisiones como las que tomamos, de todas manera esa era una conveniencia partidaria o personal. Yo creo que hemos procedido correctamente en alcanzar acuerdos con el Estado Nacional y Provincial. El acuerdo que se hizo en educación es realmente una cosa importante. Al menos nosotros lo consideramos así, que no está pensada en función del interés inmediato de esta gestión sino del interés colectivo de los marplatenses. Ese acuerdo le otorga a Mar del Plata 100 millones de pesos por año. Lo mismo ocurre con los acuerdos del Centro de Atenciones Médicas Ambulatorias, mejorar las inversiones en diferentes partes de la ciudad, etc.

El futuro

- Hay aparecieron algunos carteles que dicen: Pulti conducción... ¿qué lectura hace de eso?

- Habría que preguntarles al que los pegó. Aparecen muchos carteles siempre que establecen expresiones informales que no responden ni a la organización política de AM ni son decisiones mías. Para que quede claro, cualquier lectura que se quiera hacer sobre este tipo de cuestiones no tiene nada que ver con una decisión política mía. Yo estoy gobernando con la cabeza puesta en Mar del Plata, con todo el compromiso con la ciudad y dedicado a resolver el problema de la ciudad. No tengo más ambiciones políticas, no tengo interés en hacer una carrera yéndome a otra parte, no tengo voluntad de escalar. Yo quiero estar acá, cumplir con nuestro gobierno, con los marplatenses y enriquecerme después, posiblemente, haciendo otras cosas. Sé que han sido los amigos de la Bancaria que siempre están cerca, en las buenas y en las malas, y es una expresión, pero no hay intenciones políticas adicionales a las explícitas de poder gobernar la ciudad.

- Más allá de que usted descarta un crecimiento político suyo, ¿hay posibilidades de que Acción Marplatense crezca a nivel provincial como partido?

- No, yo pienso que AM tiene que dedicarse a Mar del Plata de esta forma, tomando compromisos, asumiendo responsabilidades, tomando decisiones maduras, arriesgando, pensando en los marplatenses y sosteniendo una línea de gestión plural que tengan su espacio para poder aportarle a la ciudad, personas que provengan de diferentes sectores, es decir, apostando a gobernar Mar del Plata pensando en un sentido estratégico en el largo plazo y en asumir los desafíos de la coyuntura.

- ¿Qué objetivos tienen planteados desarrollar el año próximo con la nueva conformación del Concejo Deliberante?

- Hay decisiones muy importantes que se han estado tomando que tienen un sentido estratégico. Las que tienen que ver con el financiamiento educativo son un cambio importante y perdurable; la contribución para la salud como una forma de sostener un financiamiento adicional permanente dedicado exclusivamente a los servicios educativos. También es una modificación de índole estratégica que apunta a vehiculizar el dinamismo de un presupuesto más saludable para que llegue a todos los vecinos. Después también hemos planteado algunas cosas que el Concejo no votó como la creación del Consejo de Vecinos para controlar los servicios de transporte. La creación de Consejo de Vecinos para interrelacionar desde las unidades sanitarias con la comunidad que asiste. Ese tipo de iniciativas creo que vamos a poder ponerlas en marcha más rápidamente. Y a su vez entiendo que hay un Concejo Deliberante que aun cuando hay una presencia más importante de AM, ya que hasta ahora éramos 7 de 24, y pasamos a 12 sobre 24, se mantiene un cierto equilibrio porque el 50 por ciento está en manos nuestras y el resto bajo la responsabilidad de la oposición. Esto también está bien porque yo no soy amigo de las mayorías absolutas. Me gusta que exista la responsabilidad común de tener que dialogar y establecer acuerdos.

- Aunque la última palabra va a ser de Acción Marplatense.

- Sí, pero yo pienso que los gobiernos, tengan muchos o pocos concejales, no están exentos de presentar argumentos y justificar sus decisiones. Y la oposición está en su derecho de reclamarlos cuando esto ocurra y es necesario que la sociedad tenga las formas alternativas para poder participar de ese diálogo entre poder y oposición. En Mar del Plata está demostrado a través de varias experiencias que las mayorías automáticas no son buenas ni para los vecinos ni para los gobiernos. Pienso que hay que aprender de esas experiencias e incorporar las modificaciones que hacen falta en las conductas que se tuvieron en otro momento respecto a las que uno desea tener ahora. Porque lo que ha sido más constructivo es el diálogo y la buena relación. Las mayorías automáticas yo las he sufrido siendo oposición minoritaria y me he dado cuenta de que se cometían errores muy importantes y que a veces los gobiernos dejaban de asumir como una obligación propia el hecho de tener que dar explicaciones por sus decisiones y creo que hay que aprender de eso. Efectivamente puede ser que la última palabra quede en manos del gobierno, también me parece bien. Tampoco está tan bien que un gobierno legítimamente elegido como en el 2007, con 7 concejales sobre 24 tenga que esperar hasta junio para que le aprueben el presupuesto. Y no está tan bien que algunas cosas queden después demoradas porque se lo decide mayoritariamente por parte de la oposición. Por eso creo que la mitad de cada uno nos pone en una situación de diálogo y acuerdo. Aparte nosotros no sentimos tener enemigos en la política, somos respetuoso de todos y por sobre todas las cosas, somos personas que no creemos tener la última palabra. Lo que sí tenemos es la responsabilidad de tomar decisiones.

El apoyo a Scioli

- Cómo bonaerense, ¿le sorprendió el triunfo de De Narváez?

- Yo estoy muy agradecido con Scioli que es una persona muy comprometida con Mar del Plata. Cuando hay necesidad de dialogar con él y sus equipos de trabajo, siempre está dispuesto. A mí me hubiera gustado que él obtuviera el respaldo que se merece.

No me sorprendió porque se veía venir una situación muy difícil no sólo ayer, sino desde hace un tiempo. Por eso digo que en un momento tomamos determinadas decisiones y no pensamos en la conveniencia sino en lo que era más importante para la ciudad. De todas manera pienso que no es el fin de nada ni una catástrofe, es una etapa que requiere de todos diálogo y compromiso. Y esa experiencia en términos de una democracia joven como la nuestra no está tan mal.

Nosotros ganamos una elección desde la oposición en el 2001 cuando era intendente Aprile y desde esa experiencia local digo que eso impone necesidades. El triunfo atrae muchas alegrías y muchos compromisos.

Comentá la nota