El apoyo clave de provincias necesitadas y de la izquierda

El apoyo clave de provincias necesitadas y de la izquierda
Las nuevas alianzas legislativas del kirchnerismo para sumar votos
La aprobación en la Cámara de Diputados del proyecto oficial de reforma política no es sólo una victoria más del Gobierno, tras la derrota electoral del 28 de octubre. La mayoría que el oficialismo logró construir ayer puede interpretarse también como una muestra de lo que vendrá después del 10 de diciembre, cuando el kirchnerismo pierda su predominio en el Congreso.

Como pocas veces, ayer quedó claro que, ante la necesidad de reunir votos ajenos, el oficialismo echa mano de estrategias y alianzas variadas: la afinidad ideológica, fundamento del apoyo de diputados de centroizquierda en votaciones clave, convive con negociaciones con gobernadores necesitados y acuerdos con interlocutores pragmáticos.

Los 136 votos positivos que reflejó el tablero del recinto, poco después de las 19, fueron, antes que nada, el resultado del alineamiento firme de 106 integrantes del bloque del Frente para la Victoria y del apoyo incondicional de 25 aliados que acompañan al oficialismo en todas las votaciones. En ese grupo están los seis santiagueños que responden al gobernador Gerardo Zamora, los tres legisladores del Movimiento Popular Neuquino (MPN), tres sobrevivientes de la Concertación, dos del bloque Renovador de Salta, varios tránsfugas, como Eduardo Borocotó, y algunos oficialistas con bloque propio, como Paola Spátola.

Pero la media sanción de la ley fue fruto también del novedoso respaldo de cinco legisladores que representan a provincias en situación financiera complicada.

Ellos son María Areta, enviada del gobernador de Corrientes, Arturo Colombi; Leonardo Gorbacz, diputado por Tierra del Fuego, y tres diputados del peronismo cordobés, hasta ahora renuentes a votar con el oficialismo: Beatriz Halak, Jorge Montoya y Arturo Heredia.

La correntina sólo continuó el camino trazado por la senadora Dora Sánchez, que reconoció que había respaldado la ley de medios a cambio del desembolso futuro de recursos financieros nacionales para su provincia. Fue luego de un acuerdo entre Colombi y el ex presidente Néstor Kirchner.

Además de los recientes beneficios impositivos para la producción de productos tecnológicos en Tierra del Fuego, en la sesión de ayer Gorbacz logró la creación de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego.

El respaldo del trío cordobés coincide con una fuerte crisis financiera de su provincia y con un reciente acercamiento entre Kirchner y el ex gobernador José Manuel de la Sota, a quien responden políticamente.

Los bloques de centroizquierda, que habían otorgado un respaldo clave en el tratamiento de las leyes de medios audiovisuales, de eliminación del régimen de las AFJP y de nacionalización de Aerolíneas Argentinas, esta vez quedaron al margen del acuerdo con el kirchnerismo.

Todos los integrantes de ese sector, los más cercanos y los más lejanos al Gobierno, denunciaron, casi a coro, que la iniciativa apuntaba a resolver el liderazgo de los partidos mayoritarios, a rearmar el bipartidismo y a trabar la emergencia de nuevas fuerzas.

Ante la imposibilidad de apoyarse en esa alianza, que tan buenos resultados le había dado durante el último año, el oficialismo decidió buscar nuevos interlocutores para convencer. Y no tardó demasiado en encontrarlos. Una experiencia que le servirá para el futuro cercano.

Comentá la nota