Apostillas.

Riesgo en el ascensor. El Vicepresidente estaba por bajar junto con los candidatos a dar la conferencia de prensa, pero hubo un imprevisto.
El ascensor les jugó una mala pasada y los detuvo un rato en un entrepiso. Cuando se abrieron las puertas varios minutos después, siempre listo y con los reflejos preparados, Raúl Baglini empezó a hablar para que el susto quedara entre los candidatos y así salir del paso.

Cartero. Mientras los periodistas trataban de acercarse a Julio Cobos cuando dejó de hablar ante la gente que fue a festejar el triunfo a la puerta del Hotel Aconcagua, un hombre pedía por favor que lo dejaran pasar. "Estoy trabajando por favor; tengo que recoger las cartas que la gente escribe a Cobos; permiso por favor".

Primeros. Llegaron antes que nadie y se quedaron en la planta baja del Hotel Huentala festejando por lo bajo. Nos referimos a los ex concejales de Godoy Cruz: Alejandro Abraham y Omar Palomar. Luego, comenzaron a llegar ex funcionarios, entre ellos: Mario Campo, Gabriel Fidel, Armando Caletti y Mónica Lucero de Nofal.

Robo. Varios ex funcionarios y militantes radicales ocuparon las mesas del bar del hotel.

Algunos, apelando a la campaña de 2007 que convirtió a Celso Jaque en gobernador decían: "Vieron, por no cumplir sus promesas de seguridad y el mapa del delito, esta elección ha sido un robo".

Granaderos. Entusiasmados y felices por el triunfo de Cobos, algunos de sus colaboradores cercanos, cuando ya se sabía que la agrupación del ex gobernador había ganado en lugares que no tenían previsto y con una diferencia de votos que no estaba en sus planes, más relajados se animaron a decir algunas irónicas bromas sobre los desplantes del gobierno nacional: "Esperemos que después de este triunfo nos manden los Granaderos".

Comentá la nota