Apostillas de una jornada agitada

Cascón llegó a horario y sólo tres concejales estaban esperándolo en la Sala. Llegó acompañado de 30 funcionarios.
En el recinto no se dispuso espacio para el trabajo para la prensa, que tampoco logró copia del discurso hasta una hora y media después de finalizada su lectura. Duch se quedó sin asiento en la mesa de sesiones. Un movilero "manguéo" el celuar a un concejal para transmitir... y se llevó el teléfono. Detalles y apuntes de una jornada agitada.

El Intendente Marcelo Cascón llegó puntual. Tan puntual que en el recinto de sesiones, sólo había tres concejales y funcionarios del cuerpo daban los últimos retoques a la ubicación de las sillas y los parlantes.

Acompañado por una comitiva de más de 30 funcionarios, el desembarco del Ejecutivo no pasó desapercibido. “Ahí está el déficit mensual de las finanzas”, bromeó un concejal de la oposición observando la procesión.

Con los minutos contados se terminó de instalar el sonido, y se dispuso un parlante en el exterior para que los manifestantes de la UnTER puedan escuchar las palabras del intendente.

Es que fueron más de 200 los maestros que coparon el interior de la sala, mientras que una buena parte de ellos aguardó afuera el final del discurso de Cascón.

Durante el acto de Apertura de Sesiones no se dispuso espacio para el trabajo de la prensa. La cantidad de funcionarios que participaron de la convocatoria así como la gran cantidad de docente, impidió disponer de lugar de trabajo para los periodistas. De esta forma, mezclado entre los miembros del Ejecutivo y los maestros, los hombres y mujeres de prensa debieron ingeniárselas para realizar su labor.

No fue el único inconveniente que sufrieron los periodistas. Tampoco se entregó copia en papel del discurso, lo que generó la imposibilidad de comparar los dichos agregados o improvisados del Intendente con lo estipulado inicialmente. Por mail, una hora y media después de culminada la alocución oficial, la prensa recibió el discurso.

Tal vez a modo de venganza, un conocido movilero radial de la ciudad -que desarrolla gran parte de su tarea periodística en los barrios-, se quedó sin batería en su celular durante la transmisión del discurso de Cascón. Rápido de reflejos pidió al edil del PPR, Daniel Pardo, que le facilite su teléfono personal para continuar con el despacho radial. Pero al terminar su tarea se fue con el aparato del concejal, y debió oficiar de secretaria de Pardo atendiendo los llamados que recibía.

La gran cantidad de asistentes –que queda expresada en la foto que ilustra esta nota- impidió al concejal del ARI, Darío Rodríguez Duch ocupar su lugar en la mesa de sesiones. Duch llegó unos minutos tarde y ya le fue imposible acceder a su silla. (ANB)

Comentá la nota