Apostillas del Congreso con ausencias, caras largas y poca renovación

Estamos todos pero... - El estadio Centenario albergó a más congresales en esta oportunidad, que en la sesión del pasado 9.
Según el registro, asistieron 615 congresales, a pesar que muchas zonas de la provincia están anegadas por las intensas lluvias. La conducción del PJ quiso demostrar que no hay fisuras en el justicialismo.

Sin embargo, el ex intendente de Las Lomitas, Carlos Meza, volvió a pegar el faltazo, e incluso "dicen" congresales del oeste que en su zona, va a mandar a cortar boletas, para demostrarle a la conducción peronista que todavía tiene peso político en la zona.

##

¡Yo no quería! – Antonio Taboada parece que no se quedó tan convencido del nombramiento. Es que no es lo mismo resignar la presidencia del Concejo Deliberante por una diputación. Se pierde el manejo de la "caja" para mantener una amplia estructura.

Es decir, que si antes manejaba el presupuesto del Concejo, de casi un millón al mes, ahora va a pasar a formar parte de la partida de los diputados rasos y la diferencia es grande ¿cómo seguir manteniendo la estructura? Sólo con algún acuerdo que le permita un mayor cupo o mantener algún manejo en el Concejo.

##

De licencia pero presente – Eso dijo "Guacha Colí" Bodilla, intendente de General Belgrano. En su localidad, está "en goce de licencia" y asumió el cargo la presidenta del Concejo Deliberante.

Bobadilla puso más gente en la planta de personal y ahora con la baja de la coparticipación se le armó un lío tremendo.

Venía pagando con recortes el sueldo de los empleados y esa deuda generada la pagaba en cómodas cuotas. Entonces, como era de preverse, estalló el conflicto gremial. En ese contexto pidió licencia al Concejo, que le concedió.

Y ahora la mujer que quedó al frente del municipio deberá ver cómo arregla el desaguisado que dejó "Guacha Colí". Sin embargo, el hombre que pidió licencia por razones de salud ¡pudo venir a los dos Congresos!. En el de ayer se lo vio muy saludable, y es imposible que pase desapercibido por su llamativo "sombrero blanco".

##

Ni con el aval del Papa – El diputado gremialista Hilario Martínez, aquel que dijo que no se podía dar aumentos de salarios, se quedó afuera. Peleó con todas sus armas para estar de nuevo en la lista. El hombre pretendía un tercer período de "vacaciones pagas" en la Legislatura, donde no deja nada para la posteridad.

Usó todas las armas. Mandó mensajes al quinto piso; amenazó con patear el tablero pero no le hicieron caso.

Entonces se fue a Buenos Aires y trajo un aval firmado por nada menos que Moyano, el "Momo" Venegas y Gerardo Martínez, los pesos pesados de la CGT nacional. Y a nivel provincial le hizo firmar avales a cuanto gremio pudo, incluso aquellos que no comulgan con su línea de "conducción cegetista", pero que en un gesto de grandeza igual le firmaron el apoyo.

Pero el hombre ya tenía los días "vacacionales" contados. Se quedó fuera de la lista. Pero más que él, hubo mayor lamento en ciertos "dirigentes" sindicales que lo siguen a todos lados, pero sin aportarle nada. La banca gremial fue para el telefónico Hugo Jara, que festejó alcanzar un viejo anhelo.

##

Los de siempre- Poca gente nueva sumó la lista de diputados peronistas. De los lugares expectantes, son seis las reelecciones: Agustín Samaniego, Gloria Lizzi González, Juan Ignacio Calderón, Manuel Negretti, Inés Beatriz Campuzano y Jorge Román.

Para los congresales, el caso de Eva Velázquez es el único premio a la militancia que espera ser llamada a ocupar espacios de poder. Uno de los que se merecía estar más arriba es el director del Hospital Central, Víctor Cambra, un hombre que ha demostrado sobrada capacidad y solidaridad, haciendo frente a los problemas de salud que a que se enfrenta diariamente nuestro mayor hospital disimulando las falencias incluso con aportes propios, según se dice.

##

La dieta del Beto – Parece que no dio resultado la protesta de hambre del diputado Alberto Sánchez, quien en su interna con el intendente de El Colorado se había atrincherado en las oficinas municipales y a modo de protesta sólo ingería líquidos. Pero ayer, el "Beto" Sánchez fue el encargado de leer la lista manuscrita enviada desde el quinto piso.

Y se le vio "una panza" aún más prominente. Mientras que "Marito" Brignole, exhibe una imagen más parecida a la de Don Quijote. El hombre fuerte de la "Perla del Sur" se ve que sólo confía en su familia, porque él es intendente, la mujer presidenta del Concejo Deliberante, y ahora postula de nuevo al hijo como concejal. Como decían los Benbenutto ¡lo primero es la familia!.

Comentá la nota