El aporte entrerriano al Congreso Nacional

En una sesión que estuvo signada por la dura pelea entre el oficialismo y la oposición por el control del Congreso en el nuevo período que se inicia el 10 de diciembre, juraron ayer los diputados que fueron electos el pasado 28 de junio.

En este turno electoral, Entre Ríos renovó cinco de sus nueve representantes en la Cámara de Diputados de la Nación. El resultado electoral favorable a la oposición determinó que tres de ellos sean del Acuerdo Cívico y Social (la alianza entre la UCR y la Coalición Cívica) y dos del Frente Justicialista Entrerriano.

Los tres del Acuerdo son Atilio Benedetti (UCR), Hilma Ré (Coalición Cívica) y Jorge Chemes (representante del sector rural). Los dos del justicialismo: Raúl Barrandeguy y Cristina Cremer de Busti.

En la mirada muchas veces apresurada del periodismo porteño, los tres diputados del Acuerdo por Entre Ríos se llegaron a contar como "agrodiputados" una suerte de emergentes políticos que dejó el fuerte conflicto con el campo, del que esta provincia fue epicentro en 2008. Sin embargo, no integrarán un mismo bloque a partir del 10 de diciembre.

En rigor, y aunque Benedetti sea un empresario ligado a la producción, es ante todo un dirigente del radicalismo, que fue intendente de Larroque, que ocupó cargos partidarios y que, para más datos, aspira a ser el candidato a gobernador de la UCR para 2011.

Hilma Ré, en cambio, carece de una trayectoria política importante y su diputación puede, aquí sí, explicarse como una resultante del conflicto agrario, más allá de que, en el marco del Acuerdo, su postulación se incorpora al segundo lugar de la lista por una fuerza política: la Coalición Cívica.

De origen justicialista, Ré fue dirigente de la Sociedad Rural de Diamante y su nombre -ignoto para la política vernácula- fue impuesto por Elisa Carrió, a propuesta de Patricia Bullrich y a contrapelo de la opinión de los partidos ARI y GEN, que en la provincia componían en ese momento la Coalición Cívica.

En este marco, Chemes resulta ser el único de los tres diputados electos del Acuerdo que fue candidato "por el campo". El ex presidente de Farer no es afiliado a ningún partido, pero integrará la bancada del radicalismo, junto a Benedetti. En cambio, Ré se sumará al bloque de la Coalición Cívica.

Peronismos

En junio, los entrerrianos eligieron a dos diputados que propuso, en unidad precaria, el justicialismo de Entre Ríos: Barrandeguy se sumará a las filas del kirchnerismo y Cremer a las del opositor Peronismo Federal.

Pero si se miran los cambios que se producirán en el nuevo Congreso, el peronismo de Entre Ríos terminará haciendo, con sus nuevos legisladores, un aporte neto al kirchnerismo.

Como la esposa del ex gobernador Jorge Busti es diputada desde 2007 y aún le restan dos años, jurará para los próximos cuatro años luego de renunciar a su actual mandato, que será completado hasta 2011 por el dirigente camionero Antonio Alizegui por corrimiento de la lista que llevó el oficialismo en las elecciones de hace dos años, cuando todavía todos eran kirchneristas y se nominaban Frente Justicialista para la Victoria. Así las cosas, Cremer seguirá donde está y la novedad política será la sumatoria de Alizegui -hombre de Hugo Moyano- y Barrandeguy al bloque del oficialismo.

Bajas

Para completar el balance de pérdidas y ganancias para el oficialismo, hay que tomar en cuenta también las pertenencias políticas de los tres peronistas que se van. Desde el 10 de diciembre el kirchnerismo perderá dos diputados entrerrianos que han demostrado ser muy leales: Raúl Solanas (PJ) y Nelio Calza (Frente Grande) y el Peronismo Federal, uno: la diputada María de los Ángeles Petit (PJ).

Solanas fue electo en 2005, dos años antes de que el peronismo de Entre Ríos fuera a elecciones fracturado, con su hermano Julio Solanas encabezando en los comicios de marzo de 2007 una lista opositora a la de Urribarri-Busti. Sin embargo, Solanas fue el más kirchnerista de los diputados entrerrianos de origen peronista y lo demostró particularmente con su férrea alineación durante el conflicto con el campo.

Calza llegó en diciembre de 2007 a una banca en el Congreso generada por una doble vacante: Blanca Osuna fue electa senadora nacional y José Nogueira intendente de La Paz. El también ex convencional constituyente fue durante el conflicto del campo un soldado del kirchnerismo y en la interna provincial su partido, el Frente Grande, jugó este último tiempo con Urribarri.

Petit ingresó en 2007 para reemplazar, por corrimiento de lista, a José Lauritto, electo diputado en 2005, que desde diciembre de 2007 pasó a ser vicegobernador de la provincia. En estos dos años, Petit marcó distancia del oficialismo con posiciones críticas en el conflicto agrario, donde votó junto a los otros dos diputados nacionales de Entre Ríos alineados con Busti: Cremer y Gustavo Zavallo. Pero además, la dirigente de Concordia, que comparte grupo interno con el ex compañero de fórmula de Solanas, Enrique Cresto, tuvo posiciones propias que la separaron del bustismo y que tendieron a reclamar mayores fondos para la Provincia en la puja de recursos impositivos con la Nación, mucho antes de que Busti se pase –tras la derrota electoral de junio- a la vereda opositora para impulsar el Peronismo Federal.

Restas opositoras

En la oposición terminan sus mandatos dos diputados, el radical Sergio Varisco, que fue electo en las legislativas de 2005, y el ex referente de la Concertación Entrerriana, Emilio Martínez Garbino, electo diputado en 2005, tras haber encabezado en 2003, como candidato a gobernador, la mejor elección del Nuevo Espacio (una coalición de peronistas, radicales, socialistas, intransigentes y seguidores de Elisa Carrió,) que llegó a desequilibrar el tradicional bipartidismo entrerriano de PJ y UCR

Comentá la nota