Se aportan 435 millones en soja y se recibirían ocho.

En el Departamento Castellanos el desbalance de aporte y ayuda solidaria es abismal. La Provincia recibiría el dinero que prometió la Presidenta de abril a diciembre, pero así se abonaría al debilitamiento de los pueblos y las ciudades en medio de una crisis puramente nacional.
Luego del anuncio de último momento que el viernes hizo la Presidenta antes de partir rauda a Brasil, las provincias comenzaron a hacer números y Santa Fe no fue la excepción. "En lo cuantitativo, no tenemos certeza sobre cuáles serán los números reales. Según la Comisión Federal de Impuestos, serán 563 millones de pesos para Santa Fe de abril a diciembre de 2009, aunque ya se hicieron cambios sobre esa cifra", señaló Angel Sciara, ministro de Economía del Gobierno de Hermes Binner.

De ese monto, 394 millones de pesos serían para el Tesoro provincial y 169 irían a los municipios y comunas. "Pero no sólo hay incertidumbre sobre la base de cálculo. Hay que tener en cuenta que se trata de una proyección, es decir, que hay que esperar a ver cuánto se recauda concretamente en concepto de retenciones a la soja", añadió. Mientras el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti expresaba, "nadie va a rechazar los recursos", desde LA OPINION nos permitimos hacer un cálculo que da la pauta de la falta de correspondencia de un anuncio inconsistente.

CALCULADORA EN MANO

Tomando uno de los papeles que el año pasado la Sociedad Rural de Rafaela repartió durante aquel tractorazo que partió del Autódromo, nos dedicamos a sacar cuentas. Con precios FOB de la soja de 450 dólares en el mes de abril de 2008, cuando los números eran extraordinarios y habían motivado a Néstor Kirchner a ordenarle al entonces ministro de Economía de la Nación, Martín Lousteau, el desarrollo de un sistema de retenciones móviles, acompañadas por una previsible buena campaña, se comenzaba a revelar el ánimo recaudador del Gobierno, que nada tenía que ver con la promesa de construir hospitales.

Esos números de hace un año surgían de las campañas 2006/2007 en el departamento Castellanos, que promediaba la producción de 769.200 toneladas, con una alícuota aplicada a la venta al exterior del 35 por ciento, con quitas de 157,5 dólares por tonelada, la transferencia total en dólares escalaba a los 121.149.000 dólares. Si a este total lo multiplicamos por el valor aproximado actual del dólar que dejaremos en 3,60 pesos por unidad de la moneda estadounidense, resulta una cifra que ronda los 436 millones de pesos. Teniendo en cuenta que con este Fondo Solidario que propuso desde Olivos la Señora; y tal como ya calcula Sciara, a la Provincia le llegarían 563 millones por la inusual coparticipación del 30 por ciento de las retenciones a la soja, convirtiéndose así en una excusa para continuar con el régimen que está terminando con los productores ante la caída de precios internacionales y los rindes de las cosechas. La Provincia a su vez se quedaría, para la caja general, con 394 millones; y con un resto de 169 millones se iniciaría la redistribución en un estimativo de 19 departamentos del territorio, que otorgaría unos 8,9 millones de pesos. Entonces, si la distribución es equitativa para todos los 46 municipios y comunas, en el departamento Castellanos, el total que manejaría cada mandatario local sería de 193 mil pesos.

Se debe contraponer como primera instancia el aporte de 435 millones, para tener un retorno de nueve millones de pesos para este Departamento, si sólo se tiene en cuenta el cálculo en la soja, a lo cual se podrían añadir otros 32.317.284 millones de dólares en otros cereales y oleaginosas. En segundo término se puede hace una comparación de montos de obras a completar, a iniciar o ya realizadas sobre este extra que entraría, por ejemplo en Rafaela.

Con unos 193 mil pesos poco se puede resolver, si no nos quedamos en la reflexión de "algo es algo". Repasando someramente los números, el problemático fin de la obra de cloacas iniciada en tres frentes que no puede terminarse por la falta de aportes de la Provincia necesita un total de nueve millones de pesos. O sea, con lo que recibe el departamento Castellanos se podría cubrir el costo restante. Si queremos comparar con una obra de menor envergadura, la ampliación de la planta de tratamiento de líquidos cloacales tuvo un presupuesto de algo así como dos millones de pesos. La extensión asfaltada del bulevar Lehmann que se hizo hasta el Autódromo en 2006, con 3,6 kilómetros de extensión tuvo un presupuesto de siete millones de pesos. El plan 200 cuadras, para el asfalto trepó a los diez millones de pesos. Si se quiere un proyecto más ambicioso, el Centro Cívico con el que sueña Binner para el Nodo Rafaela estima una erogación de 40 millones de pesos.

Entonces, caben muchos interrogantes al respecto de esta decisión que seguramente tendrá destinos electoralistas, porque si se quiere reactivar la economía real, mantener los empleos y toda esa "perorata" que desde el atril ella pregona una y otra vez, pero jamás avanza sobre ningún aspecto beneficioso. Sería más sencillo y práctico bajar las retenciones para que no se ahoguen los productores y entonces ese dinero circularía por la ciudad y los pueblos sosteniendo las actividades ligadas al campo, que van desde la venta de insumos agropecuarios, hasta los comercios de ropa, los restaurantes, las concesionarias de autos, los supermercados y toda la lista que se nos pueda ocurrir.

Comentá la nota