Aporta la oposición política? Por José "Tito" Martinez

En términos de lenguaje, oponerse es estar en contraposición con algo o alguien, asumir posturas antagónicas, estar en desacuerdo etc. El concepto es lo suficientemente amplio y puede ser aplicado de diversas formas de acuerdo a la circunstancias o necesidades de la coyuntura.
En términos políticos y especialmente en las últimas décadas ser oposición supone una actitud extremadamente aguda, crítica y en muchas ocasiones hasta descalificante. Es importante asumir que estar en desacuerdo, con fundamentos sólidos y claros, puede incluso aportar soluciones a los diversos conflictos sociales o de otra índole que en el terreno de las políticas públicas se planteen. Ser oposición no es solamente criticar las acciones o inacciones de gobierno, ser oposición va mucho más allá de eso, es construir con el consenso, con la crítica e incluso desde el disenso. Es aportar ideas, proyectos y soluciones que puedan ser utilizados de manera provechosa por el gobernante para lograr el objetivo básico y primordial que es el bienestar general de los gobernados.

¿A quien beneficia la postura terca y arrogante de algunas figuras de la escena política ? con toda seguridad que a nadie, porque tales actitudes no solo exaltan los ánimos sino que también afectan sustancialmente la imagen de quien la ostenta o esgrime.

La gente observa con preocupación las peleas entre opositores y oficialistas y termina creyendo que el gobierno verdaderamente no está haciendo nada o está haciendo poco para mejorar su calidad de vida, aunque a grandes rasgos si lo esté haciendo.

Los denominados sectores opositores que actúan de esta manera equivocan su camino, no entienden que en tiempos electorales especialmente, se constituyen en la voz de aquellos que no la tienen lo cual no es un dato menor.

Por sobre todas las cosas es la oportunidad de mostrarse como referentes político -sociales capaces de aportar políticas más acertadas que las del gobernante y ayudar así a proponer soluciones a los tantos problemas de diversa índole que afectan a todo núcleo social.

Siempre creí que la política es y debe ser variable y no sujeta incondicionalmente a las estructuras rígidas que proponen algunas obsoletas doctrinas partidarias tradicionales. Las mismas como sucede en el mundo desarrollado, deben ser permanentemente actualizadas o ayornadas, como se dice hoy.

El mundo moderno asiste inexorablemente a cambios radicales en ese sentido, esto esta evidenciado con las alianzas que se construyen con individuos de diferentes sectores políticos, pensamientos e ideas. Está claro que con esta fórmula se pueden llegar a consensuar criterios de gobernabilidad mucho más efectivos y duraderos . No quiere decir esto que que los viejos conceptos político doctrinarios no hayan sido efectivos, por el contrario. Aportaron en su tiempo muchísimo al nacimiento de nuevas sociedades las que hoy se encuentran desarrolladas o en vías de desarrollo transitando caminos políticos novedosos y creativos.

No cabe dudas que, aunque parezca paradógico, el rol de la oposición es el de construir y no el de destruir como hoy se entiende. Apelar a métodos agresivos que solo contribuyen a desmejorar la calidad del gobierno y la eficacia de su operatividad no ayudan a mejorar ninguna instancia. Esta metodología deteriora la propia imagen de la estructura opositora frente a una sociedad que los observa y espera respuestas inmediatas. Así las cosas podemos observar en estos tiempos electorales que verdaderamente, por lo menos a nivel provincia, se está tomando conciencia de estas cuestiones planteadas y se nota una marcada tendencia a revertir el escenario hostil de las campañas pre electorales, lo que con toda seguridad resultará beneficioso para todo el espectro político y social con miras a que luego de las reñidas elecciones legislativas próximas el elegido o los elegidos gobiernen libremente y la oposición acompañe, no dejando de lado por supuesto su rol opositor pero con ánimo positivo , porque también la critica y el sano disenso ayudan a construir el andamiaje de una patria libre y cada día mas soberana.

Comentá la nota