El apoderado del PJ apuntó a la falta de pruebas de las impugnaciones

Tras presentar el descargo a los planteos de la oposición, Jorge Landau, desestimó el argumento de que Kirchner no cumple con el requisito de tener domicilio en la provincia; aseguró a lanacion.com que no se puede demostrar que Scioli no vaya asumir
Pocos minutos después de que el descargo del kirchnerismo a las impugnaciones contra las candidaturas testimoniales estuviera ya en manos de la Justicia, Jorge Landau, el apoderado del PJ y encargado de concretar el trámite, aseguró que los planteos de la oposición son "endebles" y desestimó sus argumentos.

Los ejes sobre los que giran las impugnaciones son dos: la suposición de que Néstor Kirchner no cumple con el requisito de tener domicilio en la provincia que pretende representar en el Congreso y que Daniel Scioli no está en condiciones de competir porque se lo impide un artículo de la Constitución Nacional.

En diálogo telefónico con lanacion.com, tras responder la impugnación, Landau rechazó los cuestionamientos a la postulación del ex presidente: "La Constitución exige que [el candidato] tenga dos años de residencia previa y Kirchner vive en la quinta de Olivos desde 2003", planteó. "Los argumentos que aparecen en las impugnaciones son endebles", se despachó.

El domicilio. En este punto, desestimó el argumento de Ricardo Gil Lavedra, el jurista y candidato a diputado que elaboró la impugnación presentada por Encuentro Cívico y Social, según el que la quinta de Olivos no puede ser considerado el domicilio real de Kirchner entre 2003 y 2007 porque el ex presidente vivió allí obligado por estar cumpliendo una "función federal" lo que, siempre según el constitucionalista, convierte la residencia presidencial en "territorio federal".

"Las categoría de territorio federal y de domicilio federal no existen en ningún lado. La quinta de Olivos es una propiedad del Estado Nacional en territorio de la provincia de Buenos Aires, no una embajada de la Nación en la provincia", retrucó Landau.

Para defender la postulación de Scioli, el apoderado apeló al hecho de que Scioli "en ningún momento" dijo que no va a asumir como diputado. "No hay elementos de prueba que indiquen que no va a asumir si fuera electo. Lo único que ha dicho es que, cuando llegue el momento, va a tomar la decisión. Además, está en todo su derecho de competir".

Con esta última frase, Landau desestimó que sobre Scioli pueda pesar la limitación que fija el artículo 73 de la Constitución, según el que los gobernadores "no pueden ser miembros del Congreso por la de su mando".

Los planteos. Por otra parte, precisó que la demanda que presentó ante el juez Blanco consta de cuatro respuestas a cuatro planteos distintos: el de Acuerdo Cívico y Social, que a su vez se divide en uno que cuestiona la candidatura de Kirchner y otro la de Scioli, otro del Partido Demócrata Progresista y una última impugnación presentada por un particular.

Con las presentaciones en su poder, el magistrado deberá resolver si las postulaciones de Kirchner y Scioli a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires son válidas.

Poco futuro. Más allá del descargo de Landau, LA NACION pudo reconstruir que la mayoría de jueces y funcionarios de la Justicia de primera instancia y de la Cámara Nacional Electoral consideran que la impugnación presentada por el Acuerdo Cívico y Social plantea un caso meramente conjetural e hipotético y que si quien impugna la candidatura no puede probar que Scioli haya dicho que no asumirá su banca, no hay caso justiciable.

Comentá la nota