Aplican políticas de inclusión a través de la economía social.

La principal herramienta es el monotributo social, que consiste en el pago de un mínimo aporte porque el 50% de ese monto estará subsidiado por el Estado.
Autoridades provinciales y nacionales coordinarán las acciones para dinamizar el ingreso de cuentapropistas al monotributo social, con el propósito de que puedan alcanzar beneficios previsionales y de obra social mediante un aporte mínimo.

Por ello, ayer, encabezó una jornada de capacitación la titular del Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social, Mercedes Lovato, quien estuvo acompañada por el jefe de Gabinete de la provincia, Elías Suárez.

La funcionaria nacional anunció que este año se va a tratar de intensificar el ingreso de cuentapropistas al registro “como una manera de inclusión social para alcanzar beneficios como la posibilidad de facturar, lo que implica el ingreso en el mercado formal del trabajo, con la posibilidad de ser proveedores del Estado. Quienes se incorporen pagarán el 50% de lo que corresponde por monotributo, así es que contarán también con obra social a elección y mientras permanezcan inscriptos en el registro estarán incluidos en régimen previsional”.

Por su parte, Suárez sostuvo que con estas acciones se hacen más eficientes “todas las herramientas que tiendan a la inclusión de los sectores más vulnerables de la sociedad. Estas herramientas como el monotributo social y los recursos que se derivan a través del programa Manos a la Obra y de Microcréditos y otros, conllevan esta visión de optimizar los recursos en un trabajo conjunto entre la Nación y la provincia en beneficio de los sectores más vulnerables”.

Remarcó que estas actividades forman parte del trabajo conjunto entre el gobierno de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y del gobernador, Gerardo Zamora.

Luego, Lovato explicó que el monotributo social es “para la gente que tenga actividad económica, el que será subsidiado por el Estado porque en vez de pagar $115, como pagaría un monotributista en general, pagaría $23,30”. Otra barrera es el pago de ingresos brutos, por eso queremos acordar con Rentas de la Provincia. Ya tenemos en 17 provincias del país la exención al impuesto de ingresos brutos para los monotributistas sociales”, manifestó.

Detalló que este beneficio “no incluye a trabajadores con relación de dependencia, el ejercicio libre de la profesión, el servicio doméstico ni los trabajadores de venta por catálogo, en cambio si pueden tener acceso, por ejemplo, artesanos, minifundistas, gente dedicada a la agricultura familiar, electricistas, plomeros, gasistas, modistas, quienes trabajan en forma grupal, todos los beneficiarios del programa Manos a la Obra, de Microcrédito, Banco de la Buena Fe, y del programa Jefas y Jefes”.

“Lo nuevo también es que cada monotributista social podrá cobrar un aporte social por hijo de $45”, expuso Lovato.

Comentá la nota